Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Planeta

Uso pacífico de tecnología nuclear para mejorar el cultivo de arroz

Por segundo año consecutivo, la OIEA financia en Divisa, un proyecto para lograr un óptimo rendimiento del rubro de $120,000

Uso pacífico de tecnología nuclear para mejorar el cultivo de arroz
Se busca conocer la cantidad de fertilizante que se debe aplicar para lograr un excelente rendimiento en el cultivo de arroz.

Las autoridades de investigación agropecuaria de Panamá apuestan por el uso pacífico de tecnología nuclear en la agricultura, frente a la necesidad de fomentar las buenas prácticas agrícolas para preservar los recursos naturales y aumentar el rendimiento de la producción de rubros básicos de la dieta alimentaria, como el arroz, señalaron a La Estrella de Panamá los responsables del proyecto.

Se trata de las técnicas isotópicas nucleares, una tecnología que se emplea como un trazador para medir con exactitud qué cantidad del fertilizante aplicado fue absorbida por el cultivo, cuánto fue retenido en el suelo y cuánto se perdió, explicó José Ezequiel Villarreal, encargado del proyecto y jefe del Laboratorio de Fertilidad de Suelos del Centro de Investigación Agropecuaria del IDIAP, en Divisa.

En la entrevista con este diario, el investigador indicó que dicha tecnología está siendo implementada en Divisa, Panamá, por segundo año consecutivo, en el proyecto ‘Aumento del rendimiento del cultivo de arroz mediante el monitoreo de la humedad del suelo y manejo eficiente de nutrientes aplicando técnicas isotópicas nucleares'.

Según Villarreal, el proyecto se realiza con una inversión de $120,000, financiado por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA, por sus siglas en inglés), con el objetivo final de mejorar la recomendación de la cantidad de fertilizante nitrogenado que se debe aplicar para obtener excelentes rendimientos en el cultivo de arroz.

Durante los dos años de investigación se trabajará con isótopos de Nitrógeno 15 y Rubidio 85, los cuales no emiten radiación y se usan como elementos trazadores de los fertilizantes nitrogenados, como por ejemplo la urea y potásicos.

En este país, el arroz es el principal cultivo agrícola, pero su rendimiento medio es sustancialmente menor si se compara con otros países, explicó el investigador.

Los efectos del cambio climático representan una amenaza para los esfuerzos hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, de la sostenibilidad ambiental y la seguridad alimentaria.

El consumo promedio por persona es de alrededor de 80 kilogramos por año.

Por ello, según Villarreal ‘uno de los grandes objetivos del proyecto es demostrar a los productores que las variedades que el IDIAP ha liberado al mercado son altamente productivas si hacemos un uso racional de los fertilizantes y se mantiene el suelo con una humedad adecuada. Nosotros pretendemos aumentar el promedio de rendimiento de 100 qq/ha (quintales por hectárea) a por lo menos 130 qq/ha'.

Añadió que el uso de técnicas isotópicas nucleares en la agricultura ‘no es nada de otro mundo, ya lo demostramos con el primer experimento donde obtuvimos resultados superiores a 140 qq/ha en varias parcelas. Resultados preliminares nos muestran que con dosis entre 75y 100 kg de N/ha se puede lograr aumentos sustantivos en la producción de granos'.

Para el investigador, la ventaja de utilizar los isótopos estables no radiactivos como trazadores es que ellos existen naturalmente, por lo que no son peligrosos para el ambiente. ‘Los isótopos nucleares no se usan para la producción de arroz. Esto es simplemente una tecnología que empleamos para usarla como un trazador y de esa manera determinamos cuánto del fertilizante aplicado fue absorbido por la planta. De esta forma podemos medir si ha mejorado la eficiencia de uso del fertilizante', detalló Villarreal.

El proyecto se desarrolló en Divisa entre agosto y diciembre de 2016, y este año se repetirá en el mismo sitio. En la iniciativa también participan el Ministerio de Desarrollo Agropecuario y la Universidad de Panamá.

‘La tecnología permite medir si ha mejorado la eficiencia de uso del fertilizante',

JOSÉ VILLARREAL

INVESTIGADOR DEL IDIAP