Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Planeta

El Canal de Panamá y su esfuerzo por conservar el medio ambiente

La administración de la vía interoceánica impulsa una serie de iniciativas para promover la preservación de los recursos naturales y reducir la huella de carbono de sus actividades

El Canal de Panamá, que conecta el océano Pacífico con el mar Caribe, es una emblemática empresa comprometida con la conservación de los recursos naturales que se propone compartir sus experiencias sobre desarrollo sostenible y gestión ambiental con el mundo.

La administración de la vía acuática mantiene una política dirigida a cumplir con las mejores prácticas ambientales para minimizar los impactos de las operaciones de la ruta y velar por un uso racional y sustentable de los recursos hídricos.

Las esclusas neopanamx han logrado reducir más de 55 millones de toneladas de dióxido de carbono desde su inauguración a finales de junio de 2016. En combinación con las viejas esclusas, en los últimos tres años, se han reducido 75 millones de toneladas de este gas, que provoca el calentamiento global del planeta. Esto equivale a la captura de más de 150 mil hectáreas de bosque.

El Canal de Panamá es la ruta más corta y tiene una mayor capacidad de cargas, lo que se traduce en una reducción de combustible y, por tanto, de las emisiones de carbono.

La entidad impulsa un programa de reconocimiento para los buques que cumplen con los más altos estándares de desempeño ambiental y a través de esa iniciativa promueve la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en el transporte marítimo.

‘Buscando la sostenibilidad ambiental, en la última década hemos invertido ingentes esfuerzos y recursos hacia operaciones más limpias y bajas en gases que producen el calentamiento global', manifestó Jorge Luis Quijano, administrador del Canal de Panamá.

‘El Canal de Panamá es una maravilla de la ingeniería que ha ayudado al mundo a estar más interconectado y a acelerar el progreso a través del intercambio de mercancías y conocimientos', dijo Leo Heileman, director regional de ONU Medio Ambiente en América Latina y el Caribe, con quien la entidad firmó un acuerdo de colaboración para el intercambio de experiencias y conocimiento, el desarrollo de investigaciones, programas de interés conjunto, y la capacitación del recurso humano.

‘Trabajaremos de cerca para proteger el medio ambiente e impulsar los programas de mitigación y adaptación al cambio climático que garanticen el suministro de agua de la vía interoceánica', añadió el director regional de la organización.

El acuerdo contempla la cooperación entre ambas organizaciones en áreas como la creación y el manejo de incentivos económicos ambientales, la gestión integrada de cuencas, la disponibilidad del recurso hídrico, la calidad del aire, energías renovables, eficiencia energética, movilidad eléctrica, entre otros.

Por mandato constitucional, el Canal de Panamá es responsable de la administración, mantenimiento, uso y conservación de los recursos hídricos de la cuenca hidrográfica de la vía interoceánica, constituidos por el agua de los lagos y sus corrientes tributarias.

La administración canalera impulsa otras iniciativas para promover la conservación del medio ambiente a través de la reducción de las emisiones.

El cambio climático amenaza la disponibilidad de agua de la Cuenca Hidrográfica del Canal de Panamá que abastece a más de la mitad de la población del país.

‘Buscando la sostenibilidad ambiental, en la última década hemos invertido ingentes esfuerzos y recursos hacia operaciones más limpias y bajas en gases que producen el calentamiento global'

JORGE LUIS QUIJANO,

ADMINISTRACIÓN DEL CANAL DE PANAMÁ

Existe evidencia de un incremento mínimo de la temperatura en el área canalera. Y, aunque el incremento parece poco significativo, para el equilibrio del sistema pequeños cambios pueden resultar en impactos importantes al planeta tierra, aseguró Carlos Vargas, vicepresidente de Ambiente, Agua y Energía de la entidad, en una entrevista previa con La Estrella de Panamá.

Otro indicador que muestra el impacto del Cambio Climático está relacionado con una reducción de los caudales del río Chagres, que fluye en la Cuenca Hidrográfica del Canal y que provee no solo agua para los esclusajes de la vía acuática, sino para el suministro a casi dos millones de personas en las ciudades de Panamá, Colón, Corredor Transístmico, Panamá Oeste y áreas de Tocumen.

Para garantizar la disponibilidad y la calidad del agua, el Canal de Panamá trabaja de la mano con las comunidades en las provincias de Panamá, Colón y Panamá Oeste en proyectos de sostenibilidad que incluyen la reforestación y el Programa de Incentivos Económicos Ambientales (PIEA).

Como parte de un programa de reforestación, más de 3.3 millones de árboles se han plantado en la cuenca del Canal y otras partes del país.

La entidad cuenta con el Programa de Incentivos Económicos Ambientales (PIEA) enfocado en la conservación del recurso hídrico basado en el establecimiento de distintos modelos de reforestación, el uso adecuado de la tierra, protección y vigilancia de bosques, capacitaciones, transferencias técnicas requeridas y el mejoramiento de las condiciones económicas de la población con actividades como cultivo de café y silvopastoriles que ha beneficiado a más de 1,700 personas.

Desde que entró en operación en 1914, el Canal ha contribuido directamente a la reducción de 700 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono (CO2). Y se estima que se reducirán 160 millones de toneladas de emisiones de CO2 en los próximos 10 años.