Temas Especiales

12 de Jul de 2020

Planeta

Tener alas no las exime de las amenazas del ser humano

El Día Mundial de las Aves Migratorias se celebra dos veces al año, el segundo sábado del mes de mayo y en octubre, para concienciar y sensibilizar a la población sobre la necesidad de cooperar para conservarlas 

Unos 350 refugios silvestres, en riesgo
Los humedales de la Bahía de Panamá ofrecen refugio y alimento a una diversidad de aves playeras. Archivo | La Estrella de Panamá

Cerca del 19% (es decir 1,800) de las 10,000 especies de aves del mundo son migratorias. El motivo no es otro que el de encontrar el lugar más óptimo para su desarrollo, es decir, aquellas áreas con climas suaves y mayor disponibilidad de alimento.

Normalmente suelen elegir zonas para la época de cría o reproducción (marcada en los meses de primavera-verano) y otras para pasar el invierno. Los recorridos de un área hacia otra es lo que se conoce como “Ruta migratoria”. Durante éstos se enfrentan a una gran cantidad de amenazas causadas principalmente por actividades humanas, como la degradación de hábitats, la caza, a tala de los bosques y la contaminación de los ríos y mares.

A fin de crear conciencia y sensibilizar a la población sobre las amenazas a las que se enfrentan las aves migratorias, su importancia ecológica y la necesidad de cooperar para conservarlas, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Medio Ambiente destinó conmemorar dos veces al año, cada segundo sábado de mayo y el primer domingo de octubre el Día Mundial de las Aves Migratorias.

“Las aves migratorias desempeñan un papel de vital importancia en el medio ambiente. Gracias a su existencia en el planeta, se puede lograr un perfecto equilibrio y así evitar la propagación de plagas que afecten la salud de los seres humanos”, detalla la ONU Medio Ambiente.

El hábitat de las aves migratorias, afectado por el consumo humano

El organismo internacional afirma que las distintas actividades diarias realizadas por el hombre como la caza, deforestación, la ganadería y la agricultura masiva, han causado un desequilibrio y alteración de alto porcentaje en los ecosistemas marinos y terrestres de todo el mundo.

“Extensas áreas destruidas por la contaminación con desechos tóxicos ha causado que las aves migratorias vayan desapareciendo de forma paulatina por esta alteración en su entorno”, destaca el organismo.

Según los últimos datos registrados, se sabe que un 90% de las aves mueren por comer plásticos que son encontrados en sus intestinos, como resultado del comportamiento irresponsable de los seres humanos. “Muchas especies de aves en todo el mundo corren el riesgo de extinguirse. Podemos ver con preocupación como un gran número de ellas desaparecen anualmente, lo cual representa un grave peligro para el equilibrio ecológico del planeta Tierra”, subraya ONU Medio Ambiente.

Se estima que ocho millones de toneladas de residuos plásticos entran en los océanos del mundo cada año.

Lamentablemente, las alas no son suficientes para que las aves escapen de tal amenaza. Las aves con estómagos llenos de plástico enredado y asfixiadas por aros y redes de plástico evidencian las consecuencias del daño que el plástico ejerce sobre la vida silvestre, comentó al respecto Jacques Trouvilliez, secretario ejecutivo del Acuerdo sobre la conservación de las aves acuáticas migratorias de África y Eurasia (AEWA, por su siglas en inglés), el cual cubre 235 especies de aves ecológicamente dependientes de humedales en al menos parte de su ciclo anual.

El número de aves migratorias ha disminuido por cambio climático
La cantidad de aves migratorias ha disminuido en los últimos años por el cambio climático.. Archivo | La Estrella de Panamá

“El creciente problema de la contaminación por plástico en nuestro planeta está afectando a las aves marinas de varias formas. La ingesta de plástico puede resultar en envenenamiento e incluso inanición. El plástico que flota en los océanos y ríos o que está varado en orillas y pantanos puede provocar lesiones, impedir la movilidad y hacer que las aves se ahoguen”, afirmó Trouvilliez durante una convención realizada en 2019. Añadió que las “aves marinas se enfrentan a múltiples amenazas, todos podemos aportar nuestro granito de arena para poner fin a esta”.

El número de aves marinas costeras que mueren al año por los efectos del plástico asciende a la cifra de un millón actualmente, y seguirá aumentando. Las investigaciones existentes ponen de manifiesto la importancia del problema: no solo estiman que el 90 % de las aves marinas tendrán plástico en sus entrañas, sino que esta cifra alcanzará el 99 % para el 2050.

Marco Barbieri, asesor científico de la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres (CMS), mencionó que los numerosos efectos adversos del plástico para las especies marinas representan un punto a la orden del día en la agenda global. Sin embargo, poco se sabe todavía sobre el hecho de que las aves migratorias también se ven perjudicadas por la contaminación por plástico. “Los casos de ingestas y enredos conducen a sufrimiento y mortalidad. El Día Mundial de las Aves Migratorias 2019 contribuirá a arrojar luz sobre este grave problema”, señaló Barbieri.

El lema de la campaña para este 9 de mayo día en que se conmemora el Día Mundial de las Aves Migratorias es “Las aves conectan nuestro mundo”, dirigida por las Naciones Unidas, la cual tiene especial relevancia en un momento en el que la mayoría de la población mundial tiene restringido su movimiento a causa de la pandemia de coronavirus (Covid-19).

Panamá punto importante para aves migratorias

Panamá es un sitio Privilegiado. En el año 2018, Panamá se sumó a la conmemoración del Día Mundial de las aves viajeras y contó un estimado de 2,914,357 aves rapaces provenientes de Canadá y Estados Unidos. De esta cifra, 1,111,846 fueron de la especie Gallinazo Cabecirrojo, 950,937 Gavilanes de Swainson y 466,379 Gavilanes Aludos. También fueron contabilizadas 385,195 aves de otras 10 especies de aves rapaces.

El sitio de monitoreo de aves rapaces migratorias está ubicado en el Cerro Ancón. Panamá es reconocida mundialmente como uno de los cinco sitios con migraciones de más de un millón de aves. Los otros cuatro sitios están ubicados en Veracruz en México, Eilat en Israel, Kekoldi en Costa Rica y Batumi en la República de Georgia.

Ambientalistas diseñan planes de resiliencia
La Sociedad Audubon Panamá y BirdLife firmaron un acuerdo para continuar las investigaciones sobre las aves migratorias. Archivo | La Estrella de Panamá

Los mejores sitios para observar aves playeras en la capital son Panamá Viejo, justo detrás del antiguo museo, en los fangales y manglares; y en el Mirador de Aves en la Avenida Paseo del Mar, en la urbanización de Costa del Este ubicada frente a la Bahía de Panamá.

En este sentido, resulta esencial el cuidado, protección y preservación de todas estas especies, sí los seres humanos desean continuar disfrutando de la vida tal cual y la conocemos hasta ahora.