Temas Especiales

15 de Apr de 2021

Salud

Manejar la mesada

Las mesadas les enseñan a los niños los principios básicos de economía y el manejo de dinero. Por ejemplo, algunos padres encuentran que...

Las mesadas les enseñan a los niños los principios básicos de economía y el manejo de dinero. Por ejemplo, algunos padres encuentran que sus niños piden muchas cosas cuando van de compras. Al brindarles una mesada en lugar de sentir la presión de comprarle algo, pueden permitirle al niño decidir qué comprar, si tienen una mesada. ‘Tienes tu mesada, así que tú sabes qué haces con el dinero’. De esta manera, el niño empieza a aprender que el dinero es un recurso limitado.

¿Deberían recibir su mesada sólo si hacen sus tareas? Este es un alcance que parece ser muy atractivo, pero que a menudo se le considera un error.

No se recomienda generar una relación tarea-mesada, ya que aleja del auténtico objetivo de aprender a manejar el dinero que los niños por otra parte tendrían que aprender. Las tareas deberían considerarse como una responsabilidad familiar que no debería asociarse con el dinero. El propósito de una mesada es enseñar habilidades del manejo del dinero, esto no debe perderse si se relaciona estrictamente con las tareas, y si la mesada no es regular y consistente.

Como un compromiso se paga una mesada básica, y le permite a su hijo hacer más dinero si ellos completan tareas adicionales para la semana.

Por supuesto, no permita que su hijo compre todo lo que quiera inmediatamente si tiene el dinero. Un concepto importante es enseñar el manejo de la economía.

A algunos padres se les hace difícil cargar siempre con el dinero del niño al hacer las compras. En ese caso, sería más fácil utilizar una cuenta de ahorros del niño. Con una ésta, las mesadas semanales se ‘depositan’ simulando una cuenta bancaria. Por consiguiente, su hijo puede hacer un cheque de niño cuando hace un ‘retiro’ y puede directamente darle el dinero.

Un beneficio extra de este alcance es que su niño puede aprender los pasos básicos de la capacidad de registrar y practicar matemáticas.

Recuerde que los niños aprenden a prueba y error. No tenga demasiado miedo de que sus hijos vayan a gastar inapropiadamente el dinero. Es mucho mejor que ellos cometan ahora errores, cuando están jóvenes, que después en la vida: para eso es que son las mesadas.

Lamentablemente, estas habilidades para manejar el dinero no se enseñan en las escuelas, así que le toca a usted la tarea de ayudar a sus hijos a aprender sobre el uso del dinero y ¡el valor de los ahorros!