24 de Feb de 2020

Salud

Alimentación bajo la guía de los padres

Los hábitos alimenticios positivos en los niños y las niñas, se crean en el hogar, por medio del ejemplo y sobre todo, con mucha paciencia

El periodo de alimentación que es crucial para los niños y niñas, comprende desde que nacen hasta los seis años de edad. En este periodo, formarán los hábitos alimenticios que llevarán hasta su vida adulta.

Después de la lactancia materna (los protege contra las alergias, enfermedades de la piel, desnutrición, obesidad, diabetes juvenil y deficiencia de micronutrientes), sigue la alimentación complementaria.

‘Empezamos con la introducción de los cereales, los purés de frutas, las papillas, seguimos con las carnes, y al año el niño tiene que estar comiendo, en una textura adecuada, todo lo que se come en una familia’, dijo en entrevista exclusiva con Ego la Dra. Raquel Tejada, médico nutrióloga de la República Dominicana, director médico del Centro de Nutrición Clínica (CNC) en el Instituto Oncológico y miembro del staff médico de la Clínica Corominas, ambas instituciones ubicadas en la ciudad de Santiago de los Caballeros.

Ella estuvo en Panamá, como parte de una gira realizada por Centroamérica, con el propósito de educar a la población sobre la importancia de una correcta formación alimentaria desde la más tierna niñez.

‘En el caso de los alimentos que tienen gran capacidad de producir alergias, como la miel, las nueces y la clara de huevo, lo ideal es postergar su consumo hasta el año. Muchas veces se introducen alimentos a destiempo, lo que puede producir cierta intolerancia. Los niños, conciente o inconcientemente, cada que se exponga a ese alimento va a rechazarlo. También, por desconocimiento, se tiene una percepción errónea de las porciones que los niños requieren’, explicó la doctora. A los dos años, beber dos vasos de leche al día es suficiente.

EDUCAR CON EL EJEMPLO

Durante la conversación, la Dra. Tejada hizo una sencilla pregunta, que encierra mucho más que un cuestionamiento: ¿qué estamos comiendo los padres?.

‘Los niños se guían de nuestro ejemplo. Si mami no come brócoli u otros vegetales, obviamente no le está enseñando a sus hijos a comer. Otro punto es exponer a los niños al dulce, antes de los dos años. Después que ellos lo prueban, es muy difícil que acepten otros sabores. Cuando empezamos a introducir un alimento, tienen que ser tres porciones de éste durante tres días consecutivos. Solamente ese alimento, sin mezclarlo con nada. Esto se hace para ver si existe alguna intolerancia y que el pequeño vaya aceptando el nuevo sabor’.

Una vez han sido expuestos a diferentes tipos de sabores, los padres pueden introducir otros. Así pueden seguir con los licuados hechos a base de carne, vegetales y otros. ‘Lo importante es hacerlo uno a la vez, en pequeñas porciones varias veces al día’, explicó la nutrióloga.

Es fundamental crear una relación sana con los alimentos. Nunca se deben relacionar con premios ni con castigo. ‘Los padres no debemos negociar con los niños. Estamos para guiar’.