Panamá,25º

07 de Dec de 2019

Salud

La cesárea: ¿un negocio o una necesidad de emergencia?

Los médicos insisten en que esta intervención quirúrgica se realiza solamente cuando el parto por vía vaginal es de alto riesgo. El costo de esta cirugía varía según el tipo de hospital, público o privado

La primera cesárea con éxito registrada en los anales de la medicina se le atribuye a Jacob Nufer —un carnicero de cerdos que vivía en Sigershausen, Suiza— quien en 1500 asistió a su esposa cuya vida corría peligro después de varios días en labor de parto. De seguro Nufer, jamás imaginó que este método sería actualmente uno de los más practicados en el mundo. Pero, ¿cómo se realiza? La cesárea es una intervención quirúrgica en las paredes del abdomen y el útero de la madre para extraer al bebé.

Yisell, de 33 años, pasó por este proceso en dos ocasiones. Comenta que ambas cesáreas surgieron por emergencia, ninguna estaba programada. ‘Con mi hija se practicó cesárea porque tenía el cordón umbilical envuelto en el cuello —también llamado circular de cordón—, y con el niño, quien nació de siete meses, se practicó la incisión porque hubo desprendimiento de placenta. Lo único que me asustaba era la herida, pero en realidad es muy pequeña. Creo que por eso no sentí dolor durante ni después del proceso, solo un poco de incomodidad por los cuidados que uno debe tener', afirma Yisell.

‘Me recetaron un tratamiento por una semana y un spray para sanar, además de un jabón especial para lavar la cicatriz, la que tuve que cuidar por tres meses (tenía prohibido barrer, cocinar, lavar y doblar el cuerpo hacia abajo). Al sexto mes fue que pude hacer ejercicios y otras labores, pero con sumo cuidado para evitar una abertura de la lesión. La verdad no me quejo, me fue bien y sobre todo que mis hijos fueron atendidos a tiempo, gracias a esta intervención', comenta la madre.

Actualmente con el avance de la tecnología, se habla de que la cesárea es un negocio más que una necesidad porque cuesta mucho más que un parto natural; sin embargo, los médicos desmienten estas premisas, puesto que consideran que antes que nada está el bienestar de la madre y el infante. Además de que la decisión de una cesárea se toma cuando el parto lo requiere, aunque no niegan que algunas mujeres optan por la cesárea por decisión propia, aunque eso implique más dolor y una estancia más prolongada en el hospital o clínica, y la recuperación es más lenta que tras el parto vaginal.

Una necesidad cuando supone un riesgo

Según información de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2015, la cesárea puede ser necesaria cuando el parto vaginal suponga un riesgo para la madre o el niño —por ejemplo: parto prolongado, sufrimiento fetal o presentación anómala—. No obstante, también puede ser causa de complicaciones importantes, discapacidad y muerte, sobre todo en entornos que carecen de instalaciones para realizar intervenciones quirúrgicas en condiciones seguras y tratar posibles complicaciones.

El doctor José De Gracia, quien labora en la Caja de Seguro Social y en Consultorios América, coincide en que la cesárea se indica cuando el trabajo de parto es de alto riesgo y puede causar daños al feto o a la madre. ‘Igualmente, cuando existe una desproporción cefalo-pélvica; es decir, que el feto es muy grande para pasar por la pelvis o cuando el feto viene en una posición incorrecta y el parto vaginal en estas condiciones aumenta la morbilidad y la mortalidad del feto', describe el ginecólogo obstetra.

Otras variantes que hacen imposible un parto normal es cuando la embarazada presenta patologías asociadas y que no soportan una labor de parto, así como una ruptura prematura de las membranas, preeclampsia severa o eclampsia, procesos infecciosos uterinos, mala posición de la cabeza fetal, comparte De Gracia.

‘La edad es muy variable y es uno de los factores que ha contribuido al aumento del número de cesáreas, hoy en día las mujeres se embarazan a una edad avanzada de su vida reproductiva, y esta situación conlleva tener más incidencia de embarazos de alto riesgo, por ende, más cesáreas', remarca el galeno.

El ginecólogo obstetra Juan Carlos Vega Malek, del Hospital Nacional, reafirma que esta cirugía es necesaria cuando la paciente presente una urgencia. ‘La cesárea no es cuando los familiares o los pacientes quieran. Lo ideal es un parto natural, pero a veces hay riesgos que lo complican. Los médicos siempre buscamos la seguridad y un buen resultado, tanto para la paciente como para el bebé', añade.

El galeno agrega que es muy importante destacar que quien acompaña al médico en esta cirugía es otro doctor especialista en ginecología. ‘No existe el término ‘asistente quirúrgico', suena como si fuese alguien que solo está ahí para limpiarte el sudor y no es así. Es por ello que considero de suma importancia valorar el trabajo que hacemos', reseña.

De Gracia reitera que una cesárea bien indicada será siempre una necesidad para la salud materna o fetal. ‘La medicina no es un negocio, quien lo vea así se equivoca en un 100%, puede que sea lucrativo para quienes vendan equipos médicos, medicamentos o aquellos que construyen hospitales, pero para el médico no', aclara el doctor.

¿Por qué aumentaron estas incisiones?

Actualmente existen múltiples razones por las que han aumentado los partos por cesáreas a nivel mundial. Entre ellas, las nuevas tecnologías en las técnicas quirúrgicas, las cuales reducen el riesgo que puede presentar en un parto vaginal; mejores técnicas y medicamentos anestésicos; la aparición de antibióticos para disminuir las complicaciones por infecciones, desarrollo de mejores suturas y medicamentos, así como soluciones antihemorrágicas y de presión, asevera De Gracia.

Definitivamente la cesárea y otras intervenciones basadas en la evidencia científica han logrado disminuir la mortalidad materna y neonatal en todo el mundo. Entre ellos el manejo activo del tercer periodo del parto, uso de oxitócicos, antibióticos, el parto hospitalario y la atención del parto por el profesional más capacitado disponible, resalta el galeno.

Definitivamente decidir cómo culminará el parto, muchas veces no lo sabemos. Todo dependerá del cuidado y del estado de ánimo de la embarazada, cometa.

Realidad mundial

El porcentaje de partos por cesáreas ha sufrido un incremento a nivel mundial, por lo que no es un fenómeno exclusivo de Panamá ni de Latinoamérica. De ahí que la OMS, la Federación Internacional de Ginecologia y Obstetricia (FIGO), la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología (Flasog) y la Sociedad Panameña de Obstetricia y Ginecología (SPOG) reconocen esta situación y hacen esfuerzos dirigidos a disminuir este aumento mundial de los partos por cesáreas.

‘La cesárea no es cuando los familiares o los pacientes quieran. Lo ideal es un parto natural, pero a veces hay riesgos que lo complican. Los médicos siempre buscamos la seguridad y un buen resultado, tanto para la paciente como para el bebé',

JUAN CARLOS VEGA MALEK

GINECÓLOGO OBSTETRA

Desde 1985, los profesionales de la salud de todo el mundo han considerado que la tasa ideal de cesárea debe oscilar entre el 10% y el 15%. También desde entonces, las cesáreas son cada vez más frecuentes, tanto en países desarrollados como en países en desarrollo. ‘La cesárea, cuando está justificada desde el punto de vista médico, es eficaz para prevenir la morbimortalidad materna y perinatal', declara la OMS en un informe de 2015.

Según un informe publicado en 2018 por la revista médica británica Lancet , América Latina es la región del mundo donde se practican más cesáreas (44.3% de los nacimientos), lo que consideran como la ‘epidemia' mundial de este tipo de partos, sólo recomendados en caso de necesidad médica.

El número de nacimientos por cesárea en el planeta prácticamente se duplicó en 15 años, de 12% a 21% entre 2000 y 2015, y superó el 40% en 15 países, la mayoría de América Latina y el Caribe, indica el informe.

Actualmente, se estima entre 10% y 15% la proporción de cesáreas necesarias por motivos médicos. Pero el 60% de los 169 países estudiados se sitúan por encima de esta cifra y un 25% por debajo, según el estudio basado en cifras de la OMS y la Unicef.

‘El fuerte aumento de cesáreas —especialmente entre las clases acomodadas y sin motivos médicos— suponen un problema debido a los riesgos asociados para la madre y el bebé', subraya la coordinadora del informe, Marleen Temmermann, de la Universidad Aga Khan de Kenia y de la Universidad de Gante en Bélgica.

Además, el estudio subraya que están surgiendo pruebas de que los bebés nacidos por cesárea no se exponen a los mismos procesos hormonales, físicos ni bacterianos que los nacidos por vía natural, un hecho que podría alterar su salud.

Cuánto cuesta parir en un hospital público o uno privado

Con el fin de limitar el abuso de cesáreas, el Congreso Mundial de Ginecología recomienda aplicar una tarifa única para todos los partos, obligar a los hospitales a publicar sus estadísticas, informar mejor a las mujeres y mejorar la formación sobre partos naturales.

CESÁREAS EN HOSPITALES PÚBLICOS

En 2016, unos 10,983 nacimientos fueron por parto normal, mientras que 3, 546 se hicieron a través de cesárea en el Hospital Santo Tomás.

2017

se contabilizaron 11,138 partos naturales y 3,575, por cesárea.

100

cesáreas se practican por mes en el Complejo Hospitalario Metropolitano Dr. A. Arias Madrid.

El doctor Juan Carlos Vega Malek comenta que desde hace varios años ha unificado las tarifas de parto por cesárea y natural. ‘Los casos que he atendido siempre vienen con prescripción médica y trato siempre de verlos como un beneficio para la paciente y no como una remuneración económica', advierte.

De acuerdo con el Departamento de Ginecología y Obstetricia del Hospital Santo Tomás, el procedimiento médico, por casos de parto vaginal, se cobra $52.50 y por cesárea, $92.50. Ahora si viene acompañada de salping tiene un costo de $112.50.

Mientras que un parto natural en un hospital privado oscila entre $700 y $1,300, según la habitación. Y una cesárea, entre $1,225 y $2,000 y más, dependiendo del sitio y el tipo de habitación que ofrecen.

Vega comenta que en estos casos hay que tomar en cuenta que la atención de un hospital público no es igual que en uno privado.

La OMS propone utilizar el sistema de clasificación de Robson como estándar global para evaluar y comparar la tasas de cesárea, y hacer un seguimiento al respecto en los establecimientos sanitarios a lo largo del tiempo y entre ellos.

Para facilitar la adopción de la clasificación de Robson por parte de los establecimientos sanitarios, la OMS desarrollará guías de uso, implementación e interpretación, que incluirán la estandarización de términos y definiciones.