Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Salud

'La violencia sexual existe sin ser detectada'

Profesionales exponen cómo las actitudes abusivas dentro de las relaciones sexuales pueden afectar la convivencia en pareja hasta llegar a la ruptura. Además aconsejan qué se debe hacer ante estos casos

Palabras denigrantes, agresiones físicas y otras acciones pueden considerarse abuso. Existen diversas formas en que la violencia destruye la convivencia en las relaciones íntimas. En ocasiones muchas personas no se percatan de que están inmersas en una situación violenta y lo justifican, de acuerdo con expertos en el tema.

  • La_violencia_sexual_existe_sin_ser_detectada-3
    .Shutterstock
  • La_violencia_sexual_existe_sin_ser_detectada-2
    .Archivo | La Estrella de Panamá
  • La_violencia_sexual_existe_sin_ser_detectada-1
    Los individuos que poseen un comportamiento controlador no identifican su agresión.Shutterstock

“Muchos casos de violencia se generan cuando una de las partes se niega a tener coito. Hay que entender que si tu esposo o esposa no se siente preparado(a) para ejecutar actos a los cuales no está acostumbrado(a), lo correcto es respetar la decisión. Mi recomendación es dialogar para llegar a un acuerdo. De ninguna manera se justifica la intimidación e imposición en las relaciones”, expone Elsa Rivera, especialista en sexualidad.

Rivera asegura que experimentar nuevas prácticas en la intimidad no está mal, al contrario, puede resultar beneficioso para salir de la rutina que abruma en la actualidad a muchas parejas “Hoy vemos que está de moda 50 sombras de Gray, lo cierto es que cada uno disfruta del sexo a su manera y es evidente que hay a quienes les genera placer este tipo de actos. Otros optan por intimar de una forma más pasiva. Todo es cuestión de gustos”, indica.

Rivera reconoce que la violencia sexual existe entre muchas parejas sin ser detectada. “Ya sea mujer u hombre, lo importante es que se entienda que no es obligatorio intimar si se está casado. Si la pareja obliga a realizar actos sin el consentimiento de la otra parte, eso es violencia. Sencillamente las relaciones sexuales deben ser consensuadas”.

Otro caso común, señala la especialista, ocurre cuando muchas personas acceden a participar de las actividades sexuales, sólo para complacer a la pareja, aunque les cause insatisfacción e inseguridad. “Psicológicamente el individuo se afecta y esto le puede perjudicar en las relaciones interpersonales y sus quehaceres diarios. Es difícil que uno mismo se fuerce a hacer acciones que le incomoden. Antes de querer a otra persona, lo ideal es quererse primero a sí mismo”, remarca.

El psicólogo Sergio Velásquez coincide con Rivera en que estos comportamientos pueden ser crónicos y afectar gravemente a quienes se encuentran en este círculo vicioso.

“Cuando el individuo no obtiene lo que desea de su pareja, simplemente explota fuera de los límites. Esta actitud compulsiva lastimosamente es aceptada en ocasiones por la otra persona y luego estos actos se tornan en una costumbre y, evidentemente, es perjudicial para la salud física y mental”, explica.

Agrega que comúnmente los que tienden a tener un comportamiento controlador y agresivo no identifican su manera de proceder. “Sin duda esto acaba con el amor y la confianza en cualquier relación. Lo mejor ante estos casos es buscar ayuda con un especialista para tratar al paciente e indicarle cómo superar estos sucesos”.

Campaña en contra del abuso a la mujer

SOCIEDAD

La nueva campaña regional de ONU Mujeres se presentó este mes y busca contribuir a posicionar el tema de la violencia hacia las mujeres y en particular de la violencia sexual como un asunto que debe ser abordado por la sociedad en su conjunto. El movimiento apunta a que una de las causas de la violencia se debe a la ausencia de empatía de los hombres y pone en evidencia que la sociedad en su conjunto, a través de sus normas sociales, minimiza el daño producido en las mujeres y niñas víctimas de violencia y en muchos casos se justifican los actos violentos, revictimizando a las personas afectadas y contribuyendo con el ciclo de violencia de la cual son objeto. La pieza central de la campaña es un video basado en la idea de que una de las pocas veces que un hombre piensa en el miedo a ser violado, es cuando se imagina que puede entrar a la cárcel, mientras que las mujeres pueden enfrentarlo todos los días. Tiene como público objetivo la sociedad en general, con el fin de concienciar acerca de la problemática, así como a los hombres, buscan generar empatía de manera que sean parte de la solución. Para la creación de esta campaña el organismo se basó en las cifras que se registran en América Latina y el Caribe, donde al menos 1 de cada tres mujeres ha sufrido violencia física y/o sexual en algún momento de sus vidas.

.

DISTINTAS CLASES DE VIOLENCIA

En algunas actitudes se encuentran signos de violencia:

  • Física: esta es la forma más evidente de violencia. La que se emplea contra el cuerpo produciendo dolor, daño o riesgo de hacerlo y cualquier otra forma de maltrato agresión que afecte la integridad física.
  • Psicológica: causa daño emocional, disminución de la autoestima y perjudica el pleno desarrollo personal.
  • Sexual: cualquier acción que implique la vulneración en todas sus formas, con o sin acceso genital, del derecho a decidir voluntariamente acerca de la vida sexual o reproductiva a través de amenazas, coerción, uso de la fuerza o intimidación, incluyendo la violación dentro del matrimonio o de otras relaciones vinculares o de parentesco, exista o no convivencia, así como la prostitución forzada, explotación, esclavitud, acoso y abuso sexual.
  • Simbólica: la que, a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos transmita y reproduzca dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación en la sociedad.