Temas Especiales

13 de Jul de 2020

Salud

Fibromialgia, el dolor que coexiste con otras afecciones

Esta dolencia afecta al 7% de la población Mundial. En Panamá no hay pruebas de laboratorio que puedan detectarla, por lo que le corresponde al médico reconocer los síntomas y excluir otras afecciones

Este 12 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Fibromialgia y el Síndrome de la Fatiga Crónica, coincidiendo con el natalicio de Florence Nightingale (1820), enfermera, escritora y estadista italiano-británica –considerada precursora de la enfermería profesional moderna y creadora del primer modelo conceptual de enfermería–, que quedaría postrada en su cama a causa de esta enfermedad.

La enfermedad ocasiona un cuadro de dolor musculoesquelético crónico y generalizado de origen desconocido.Shutterstock

Pero, ¿cómo afecta la fibromialgia? Se trata de una enfermedad caracterizada por un cuadro de dolor musculoesquelético crónico y generalizado de origen desconocido, donde no existen otras enfermedades o alteraciones que lo expliquen.

Fue reconocida como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1992 y constituye un problema sanitario que afecta hasta al 7% de la población mundial.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

De acuerdo con el doctor Christopher Aakare, de la Clínica de Fibromialgia y Cansancio Crónico de Mayo Clinic, en Rochester, Minnesota, no hay un análisis que, por sí solo, diagnostique la fibromialgia. Sin embargo, este padecimiento ya no se diagnostica por exclusión; es decir, ya no hay que descartar todas las demás afecciones que pueden provocar síntomas similares para detectarla. Ahora se diagnostica por síntomas específicos y se entiende que puede coexistir con otros trastornos de dolor crónico, como a menudo ocurre.

“En Panamá se desconoce la cantidad exacta de personas con esta condición. De acuerdo con información de la Caja de Seguro Social, la fibromialgia es un síndrome de sensibilización central, definido como un estado en el que el sistema nervioso central amplifica los estímulos recibidos”.

“La fibromialgia es un trastorno que se caracteriza por sentir dolor en todo el cuerpo. El dolor de la fibromialgia es generalizado y amplifica cualquier fuente de dolor que exista, como la artritis. Los investigadores creen que ese dolor generalizado y amplificado ocurre porque la fibromialgia afecta la forma en la que el cerebro procesa las señales de dolor”, explica el médico en un artículo enviado a La Estrella de Panamá.

Fibromialgia, el dolor que coexiste con otras afecciones

Según el galeno, el dolor de la fibromialgia no es igual en todos los que padecen el trastorno. En algunas personas, la piel puede ser extremadamente sensible a cualquier presión suave; en otras, las articulaciones de los dedos pueden ser muy sensibles, aunque no se pongan rojas ni se hinchen y, por último, están quienes tienen mucha sensibilidad en los músculos de la espalda dorsal y el cuello.

Pese a que se conocen sus síntomas (dolor en ligamentos, huesos, músculos, articulaciones, dolor de cabeza crónico, insomnio, ansiedad, cansancio persistente) y que existen sospechas de que su origen es neurológico, aún no se han logrado determinar causas demostrables, señala el médico.

La práctica regular de actividad física, es obligatoria para los pacientes.Shutterstock

“Antes, para diagnosticar la fibromialgia, los proveedores de atención médica presionaban firmemente sobre 18 puntos específicos del cuerpo para ver cuántos de ellos eran dolorosos en esa persona. El diagnóstico requería que hubiesen 11 o más puntos dolorosos. Luego, para explicar los síntomas, los proveedores de atención médica debían descartar otras afecciones que producen dolor, como lesiones, neuropatía, artritis y trastornos del tejido conectivo. Ahora, en cambio, es muy claro que una persona puede tener una afección que le provoca dolor crónico y también fibromialgia”, reconoce Aakare.

La OMS afirma que esta enfermedad tiende a ser más común entre mujeres de 20 y 50 años de edad, sin embargo, también pueden padecerla los hombres y los niños, pero en menor escala.

“En cuanto al síndrome de la fatiga crónica, se trata de una enfermedad que genera fatiga persistente y dificultades cognitivas sin una base aparente, pero que interfiere en la vida cotidiana de quien la padece”, aclara la OMS.

Aakare explica que aparte del dolor, la fibromialgia también produce otros síntomas, como síndrome del colon irritable, cistitis intersticial y alteración en la capacidad de concentrarse, de prestar atención y de enfocarse mentalmente.

En Panamá se desconoce la cantidad exacta de personas con esta condición. La Caja de Seguro Social (CSS) define la fibromialgia como un síndrome de sensibilización central, determinado como un estado en el que el sistema nervioso central amplifica los estímulos recibidos.

Aunque la causa es desconocida, se ha sugerido que un estrés continuo y exógeno puede desencadenar el síndrome de fibromialgia. “Esta puede ser primaria, que no está relacionada a otro trastorno; o secundaria a otra enfermedad, como lo podrían ser: artritis autoinmune o enfermedades del tejido conectivo”, menciona la CSS en su portal web.

Apoyo local

En Panamá opera la Asociación de Fibromialgia (Asofibro), que ofrece talleres a familiares y médicos, así como estrategias de divulgación y concienciación en colegios, clínicas, universidades y áreas laborales para visibilizar la enfermedad y evitar que se juzgue a un paciente porque presenta dolores crónicos de forma generalizada.

En el país “el diagnóstico es principalmente clínico, se utilizan los datos de la historia familiar y del examen físico que incluye: la evaluación de los puntos sensibles o dolorosos”, detalla la CSS.

Debido a la incomprensión de la sociedad y a la falta de actuación de las autoridades sanitarias, anualmente diferentes organizaciones se unen para promover, sensibilizar y crear conciencia en torno a la enfermedad.

Estilo de vida

Si bien no existe una cura para la fibromialgia, algunos tratamientos personalizados permiten reducir el dolor y llevar una vida normal.

Se recomienda la práctica de ejercicios de relajación para reducir el estrés.

“La persona tiene que hacer cambios en su estilo de vida; esos cambios influyen en el pronóstico y evolución de la enfermedad. La actividad física regulada es el primer tratamiento para la fibromialgia, con ella el cuerpo mejora la tolerancia al dolor, ya que se liberan endorfinas que ayudan a mejorar la parte anímica, además de favorecer el manejo del estrés”, detalla.

Otro requerimiento es una dieta balanceada con los nutrientes necesarios, expresó la doctora Ayra Mohabbat, de Mayo Clinic.

La especialista en fibromialgia añade que el tratamiento es muy complejo, ya que no se resuelve con analgésicos o antiinflamatorios, puesto que no existe una inflamación como tal; además, el efecto aliviador que producirían, es limitado.

Las terapias complementarias han ayudado a algunas personas con los síntomas. Sin embargo, los investigadores necesitan hacer más estudios para mostrar cuáles son efectivas. Estas terapias incluyen: masajes terapéuticos, terapias del movimiento, quiropraxia y acupuntura”, comenta.

Una pionera comprometida

una historia

Florence Nightingale nació en Florencia, Italia, el 12 de mayo de 1820, y luego se radicaría en Reino Unido. Se destacó en las matemáticas, y al graduarse, utilizó sus conocimientos de estadística en la epidemiología. Esto le permitiría ser la primera mujer en ingresar en la Royal Statistical Society y ser miembro honorario de la American Statistical Association. Logró sentar las bases de la enfermería como profesión, al establecer, en 1860, una escuela de enfermería en el hospital Saint Thomas de Londres. Durante la guerra de Crimea, Florence es trasladada allí, junto con un grupo de enfermeras entrenadas por ella. Mientras permanecía atendiendo a los soldados heridos, apareció un artículo en The Times (1855) que hablaba de esta noble mujer, en el cual se decía que cuando los oficiales médicos se habían retirado y quedaban solo el silencio, la soledad y el dolor de los enfermos, se podía observar a Florence hacer rondas con una pequeña lámpara, sin nadie más que la acompañara.