Temas Especiales

14 de May de 2021

Salud

Inmunoterapia y detección temprana, claves para frenar el cáncer de cabeza y cuello

En Panamá se presentan alrededor de 75 casos y 26 defunciones al año, por esta afección. La causa principal es la excesiva ingesta de alcohol, el tabaco y la infección por el virus del papiloma humano, que incide principalmente en la población joven

Aproximadamente 700 mil casos de cáncer de cabeza y cuello ocurren a nivel mundial, ocasionando unas 330 mil muertes al año.Shutterstock

En el mundo hay diversos tipos de cáncer que afectan tanto al hombre como a la mujer. Tal es el caso del cáncer de cabeza y cuello, el sexto tipo de cáncer más común en el mundo y que representan el 6% de todos los tumores. Pero, ¿cómo se origina este tipo de carcinoma?

Ignacio Véliz, médico oncólogo en el Instituto Oncológico Nacional (ION), dijo a este medio que los cánceres de cabeza y cuello se clasifican según el tamaño y el lugar en el que se originan.

“Son carcinomas de células escamosas que recubren el interior de la boca, la cavidad nasal, glándulas salivales, los senos paranasales, laringe, garganta (orofaringe) y partes del oído. La persona debe estar alerta a síntomas como la garganta irritada de forma persistente, dificultad para tragar, llagas en la boca que no se curan, una voz ronca, y la hinchazón persistente del cuello debido a los ganglios linfáticos inflamados”.

Según Véliz, este cáncer de células escamosas generalmente se encuentra asociado al consumo de cigarrillos, la ingesta de alcohol y la exposición al virus del papiloma humano (VPH), el mismo virus que causa cáncer de cuello uterino, especialmente en la población joven.

En general, los tumores de cabeza y cuello causados por el VPH tienen un mejor pronóstico, que aquellos que no fueron causados por este virus. Se denomina pronóstico a la probabilidad de recuperación y los métodos de prevención son precisamente evitar fumar y tomar bebidas alcohólicas, como así también vacunar a los niños y a los jóvenes contra el VPH.

El virus de Epstein–Barr es otra enfermedad que se asocia al cáncer que se origina en el área de la nasofaringe, así como también la infección por herpes virus y los pacientes que tienen infección por hepatitis C, tienen una mayor incidencia de padecer cáncer de cabeza y cuello.

“La detección temprana y la inmunoterapia son clave para pacientes con cáncer de cabeza y cuello, una enfermedad que une al mundo cada 27 de julio a fin de crear conciencia sobre la importancia de la prevención”, insiste el médico.

Raúl Giglio, médico oncólogo y jefe de oncología de la Unidad de Tumores de Cabeza y Cuello del Instituto Ángel Roffo, en Buenos Aires, Argentina, resaltó que el rápido y correcto diagnóstico, así como el tratamiento inicial son lo más importante: “las posibilidades de curación de la enfermedad son mayores cuando la demora es menor.

“Los estadios iniciales tienen una tasa de curación entre el 80-90%, pero en los avanzados las posibilidades son mucho menores. El enfoque multidisciplinario en el manejo de estos tumores es esencial y debe ser la norma”, señaló el especialista.

“La persona debe estar alerta a síntomas como la garganta irritada de forma persistente, dificultad para tragar, llagas en la boca que no se curan, una voz ronca, y la hinchazón persistente del cuello debido a los ganglios linfáticos inflamados”
IGNACIO VÉLIZ,
MÉDICO ONCÓLOGO EN EL INSTITUTO ONCOLÓGICO NACIONAL .

De acuerdo con los datos de la Agencia Internacional de Investigación de Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Panamá se presentaron 76 casos de cáncer de labio o cavidad oral y 56 casos de cáncer de laringe en 2018, con una incidencia mayormente en hombres respecto a mujeres.

“Generalmente la cantidad de pacientes varones con cáncer de cuello y cabeza puede ser dos o tres veces mayor que las mujeres. De esos 76 casos, fallecen anualmente en el país unos 26 pacientes, en su mayoría hombres”, afirmó Véliz.

La OMS registró para 2018 más de un millón de casos de cáncer de cabeza y cuello. Divididos en 354,864 casos de cáncer de labio o cavidad bucal; 177,422 de cáncer de laringe; 129,079 de cáncer de nasofaringe; 92,887 de orofaringe; 80,608 de hipofaringe y 52,799 casos de cáncer de glándulas salivales.

Otros factores de riesgo

Según el galeno panameño, los pacientes HIV positivos también tienen una mayor susceptibilidad a desarrollar cáncer de cabeza y cuello. De acuerdo con estudios recientes, algunos trabajos de alto riesgo como la manufactura de plásticos o la inhalación de fibras de asbesto (un grupo de minerales de origen natural que se encuentran en el medio ambiente), que provocan fibrosis pulmonar, son algunos de los factores causantes de cáncer de cuello y cabeza.

“Estudios también asocian el cáncer de cabeza y cuello con patrones en la dieta, como el consumo de carnes altamente procesadas. De hecho, hasta los enjuagues bucales –sobre todo los que tienen alto contenido en alcohol– provocan cáncer en la cavidad oral si son utilizados por más de 35 años”, explicó Véliz.

Sin embargo, la ingesta de abundantes frutas y vegetales, buena actividad física y llevar una vida sexual responsable disminuyen el riesgo de cáncer de cabeza y cuello.

El Instituto Nacional del Cáncer (NIH, de Estados Unidos) resalta que en oncología utilizan el término “cabeza y cuello” de forma general para referirse a las áreas de esta región que son más susceptibles al cáncer como las anteriormente mencionadas, por lo que no incluyen los cánceres que se originan en el cerebro, el ojo, el esófago (conducto de alimentación), la glándula tiroides, cuero cabelludo, piel, huesos o sangre.

Inmunoterapia como vía para tratar la enfermedad

Una característica que define al cáncer es la multiplicación rápida de células anormales que se extienden más allá de sus límites y que pueden llegar a invadir otras partes del cuerpo o propagarse a otros órganos, en un proceso que se conoce como metástasis.

La inmunoterapia es un tratamiento que trabaja en conjunto con el sistema inmunitario de los pacientes para reforzarlo y que él mismo pueda encontrar y atacar las células cancerosas. En las últimas décadas, se ha convertido en una parte importante del tratamiento de algunos tipos de cáncer, cambiando positivamente las expectativas de vida de los pacientes.

Camilo Moreno, director médico de Merck Sharp & Dohme (MSD) para Centroamérica y el Caribe, explica que la inmunoterapia ha cambiado positivamente la expectativa de vida de los pacientes con cáncer de cabeza y cuello.

Actualmente en Panamá este carcinoma se trata con radioterapias, quimioterapias y con cirugía.Shutterstock

“Nuestro objetivo es asegurar que el cáncer no solo se trate, sino que también se cure, así como ofrecer más alternativas de tratamiento para esta enfermedad, brindando a los pacientes una mejor calidad de vida”.

De hecho, la Dirección Nacional de Farmacia y Drogas en Panamá aprobó el pembrolizumab para tratar ciertos tipos de cáncer de cabeza y cuello, lo que reducirá la frecuencia de asistencia de pacientes que reciben este tratamiento a centros de salud, minimizando así su exposición.

Actualmente en Panamá este carcinoma se trata con radioterapias, quimioterapias y con cirugía. Según Véliz, a medida que avancen los tratamientos con inmunoterapias para tratar este tipo de cáncer, así mismo se irán incorporando en el país.

Aproximadamente unos 700 mil casos de cáncer de cabeza y cuello se dan a nivel mundial ocasionado unas 330 mil muertes al año. “Es una enfermedad que tiende a ser agresiva cuando se detecta en etapas muy avanzadas y lastimosamente la supervivencia de las personas alcanza solo 15 meses, de ahí la importancia de visitar al médico ante cualquier anomalía”, puntualizó