Temas Especiales

13 de Jun de 2021

Salud

Los tabúes y prejuicios comunes sobre la sexualidad femenina

Falsas creencias socioculturales y el miedo a hablar de ello han dificultado históricamente que la mujer disfrute plenamente de su sexualidad, dicen expertos

Pese a los mitos, prejuicios y estereotipos sobre la sexualidad femenina, el tema es de suma importancia para la salud integral.Pixabay

La sexualidad en general ha estado marcada históricamente por los tabúes. Aún hoy existen muchos prejuicios y mitos sobre el placer y el deseo de las mujeres, algo que los expertos consideran que se debe a la falta de conocimiento que todavía se tiene en torno al cuerpo femenino. De hecho, insisten en que estas concepciones también están marcadas por el machismo, una barrera que las mujeres aún deben superar.

“La falsa creencia de que las mujeres no tienen apetito sexual como los hombres, que solo pueden llegar al orgasmo mediante el coito, que la masturbación solo se relaciona con hombres solteros, que el orgasmo femenino debe ocurrir mediante la penetración, que las mujeres pierden apetito sexual con la menopausia, en fin... todo surge por el desconocimiento de nuestro cuerpo y porque siempre se ha visto la sexualidad de las mujeres como parte de su función reproductiva y no del placer”, explica el psicólogo y psicoterpaeuta de parejas Eliécer Pérez Rivera.

Alejandra Martínez de la Torre, psicóloga clínica, señaló al Instituto Modelo de Cardiología de Argentina que durante años se impuso un modelo que tendía a cercenar el placer de la mujer en la relación sexual –intentando crear una relación directa entre mujer, sexo y reproducción–, ese paradigma posteriormente fue reemplazado por un concepto de liberación que consistía en igualar condiciones entre ambos géneros o reducirlas a la idea de encuentros casuales o vínculos basados en lo sexual.

“Existen diferencias en la psicología de la mujer con respecto a la del varón, como la tendencia a entablar relaciones interpersonales, a tener más en cuenta las emociones propias, así como las ajenas, a prestar más atención al contexto, al proceso, a los detalles, y no únicamente al logro del objetivo”, dijo de la Torre.

“Por todo esto –añadió–, convertir la relación sexual en la mujer como un proceso simple, automático y aislado supone una tarea más difícil que para el hombre”.

Para Profamilia, una organización colombiana que promueve el respeto y el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos, “el cuerpo es la dimensión física a través de la cual existen los seres humanos. Es una herramienta para manifestar los sentidos, las emociones y el placer. El cuerpo siente, tiene necesidades, exige amor propio y es el lugar que permite la reproducción de la especie”.

Igualmente, la organización explicó que la sexualidad en general es la unión de lo biológico, lo social, lo psicológico y lo cultural. Es todo aquello que tiene que ver con el comportamiento, las actitudes y los sentimientos de la persona; forma parte fundamental de la personalidad del individuo y está orientada por la razón, la voluntad y las demás dimensiones y valores del ser humano.

Según expertos, hay diferencias en la psicología femenina con respecto a la del sexo masculino.Pixabay

Miedos y realidades

En cuanto a los miedos sexuales femeninos frecuentes, Georgina Burgos, psicóloga y sexóloga explicó al diario El País que muchas veces esto se debe a una falta de confianza en la eficacia del estímulo recibido; quizás incluso basada en fundamentos reales. “La persona se observa para evaluar si el progreso hacia el orgasmo es el adecuado, y con ello, deja de fluir y no logra abandonarse al placer. En otras ocasiones puede ser debido a que ella se siente incómoda ante la mirada del otro y se bloquea. Y en este caso, la respuesta sexual también deja de fluir”, mencionó.

Por su parte, la sexóloga Ana Fernández declaró en el mismo diario que “hemos ido tomando conciencia de nuestros límites y aprendiendo que nadie nos debe forzar a hacer algo que no nos guste”.

Además, detalló que si una persona “te pide algo que tú no quieres hacer, lo razonable es decir que no. Y si te intenta forzar a ello, ya no es una cuestión solo de que no te quiera (y por tanto, lo mejor es alejarse de esa persona), sino de que su intención es reprobable y en algunos casos, incluso, denunciable”, confesó la experta. En este sentido, lo más importante es poner límites a todo aquello que desagrade o moleste.

Experiencias y placeres

Según los expertos, a fin de dejar los mitos atrás han surgido las tiendas de artículos sexuales que venden un sin fin de juguetes eróticos para el plano de la intimidad.

Según Pérez, el tema de la masturbación de las mujeres está cada vez más presente y debe seguir tocándose en conversaciones familiares, en reuniones de trabajo, en medios de comunicación y en todos aquellos lugares donde tradicionalmente el placer femenino permanecía oculto y en secretismo.

Según el experto, esto ayudaría a que la mujer pueda ser responsable de su propio placer, sin depender necesariamente de otra persona, y así pueda vivir su sexualidad con mayor autoestima y confianza.

“El éxito de los juguetes eróticos ha contribuido a que las personas poco a poco no se escandalicen cuando se habla o escuchen hablar de masturbación o del placer sexual femenino”, detalló Pérez.

Según Marielena, quien forma parte del equipo de Scarlet Rose Internacional, una sex shop que lleva en Panamá alrededor de diez años, los productos más vendidos son los vibradores con control remoto a larga distancia, vibradores de estimulación doble 'rabbits', bombas eréctiles, dildos realistas con y sin vibración, iniciadores anales y accesorios 'fetish', todos ideales para experimentar en pareja o a solas.

De hecho, la lencería erótica también tiene gran salida debido a las nuevas colecciones que constantemente están llegando.

En la sexualidad existen matices entre hombres y mujeres que trascienden los condicionantes genéticos y biológicos.Pixabay

“Ahora con la pandemia la tecnología nos ha brindado la opción de educar y enseñar a través de una pantalla. Aún el tema de la covid-19 no está resuelto completamente, pero no por eso vamos a frenar nuestras ganas de mantener a nuestra comunidad informada con temas de interés referente al sexo, relaciones de pareja y estilos de vida, por lo que estamos brindando talleres sobre temas relacionados con la sexualidad y así frenar los tabúes y prejuicios que actualmente existen”, enfatizó.

En este contexto, el psicólogo Pérez recomienda educarse en torno a una sana sexualidad, ya que urge dejar atrás las falsas creencias y los mitos que hasta hoy se han perpetuado en el imaginario colectivo.