La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Tecnología

Somos un país de servicios

¿En que debe invertir un país que basa su economía en los servicios?, esa es la pregunta que debemos hacernos

Somos un país de servicios

Siempre que hablamos de Panamá y su modelo económico, la respuesta que en un momento u otro sale a relucir es ‘Panamá es un país de servicios', está tan automatizada que ni pensamos en su significado.

¿En que debe invertir un país que basa su economía en los servicios?, esa es la pregunta que debemos hacernos.

Antes de responderla sería bueno aclarar que una cosa es que uno preste la casa para la fiesta y otra muy distinta es hacer parte de la misma.

Cuando uno le pregunta a las personas que saben mucho sobre economía en Panamá ( yo personalmente le he preguntado a varios, de todas las tendencias), el consenso parece ser que existen dos mundos, en el primero Panamá es un lugar donde pasa mucha mercancía, de todo el mundo, donde se mueven millones de dólares; en el otro se encuentra la economía interna que es muy diferente y maneja otras escalas.

Cuando un país decide dedicarse a los servicios, debe tener claro que los mismos son prestados a personas y por personas, decir que somos un país de servicios es equivalente a decir que somos un país dedicado al negocio de las personas.

Si nuestro sistema económico se basa en personas, creo que para responder la pregunta inicial, las inversiones deberían ser en rubros que hagan felices a la personas, cosa como educación, salud, transporte público y en fin, eso que permite que las personas que van a brindar los servicios se desarrollen y aquellas que van a recibirlos desean seguirlos comprando.

Creo que esta no es la primera vez que escribo sobre este tema, tampoco creo que será la última; debemos insistir todo lo que se pueda en el hecho de lograr que la inversión en educación y cultura (binomio indisoluble) tengan la prioridad que se merecen.

Si Panamá de verdad desea ser un país de servicios, y no ser un convidado de piedra en el ecosistema, debe entender que si invierte en puertos, tiene una parte del asunto resuelto, pero solo invirtiendo en la gente, su educación, su desarrollo cultural, su bienestar, podrá decir que efectivamente tiene capital humano y material, para brindar verdaderos servicios de talla mundial.