Temas Especiales

28 de May de 2020

Deportes

Julio Dely criticó al árbitro

SAN JOSÉ, COSTA RICA. Panamá vive la resaca de un sorteo que lo envió a jugar el repechaje por el último cupo a la Copa Oro ante Guatema...

SAN JOSÉ, COSTA RICA. Panamá vive la resaca de un sorteo que lo envió a jugar el repechaje por el último cupo a la Copa Oro ante Guatemala.

El técnico Julio Dely Valdés lamentó la mala fortuna y junto a sus pupilos se trasladó en la mañana de ayer a la cancha para realizar trabajos regenerativos con miras al duelo de repechaje ante los chapines.

Una vez concluidos los entrenamientos, Julio Dely recibió a la prensa y habló de los errores del árbitro mexicano Roberto García.

‘No quiero que me regalen nada, tampoco que me quiten’, mencionó Dely Valdés refiriéndose a los dos penaltis a favor de Panamá que no sancionó García en el duelo ante Honduras.

El dueño del banquillo nacional recordó palabras del técnico uruguayo Óscar Washington Tabárez, a quien considera su amigo.

‘Tabárez mencionaba que tú trabajas y entrenas, pero la suerte no se entrena’, agregó refiriéndose al sorteo.

Los 11 titulares de Panamá que disputaron el partido ante Honduras trabajaron durante media hora ayer y luego se trasladaron al hotel, donde hicieron hidroterapia en la piscina.

Dely Valdés sabe la responsabilidad de rescatar el último cupo cuando enfrente a Guatemala, el próximo viernes.

‘No podemos confiarnos ante Guatemala, nos hemos enfrentado dos veces en amistosos y ganamos, pero no podemos confiarnos’, dijo Dely Valdés.

El técnico cuestionó el arbitraje del torneo y pidió a sus jugadores no estar pendientes del árbitro.

UN SORTEO MISTERIOSO

El árbitro mexicano Roberto García hacía sonar su silbato indicando que finalizaba el encuentro entre Panamá y Honduras.

El empate ante Honduras (1-1) envió al seleccionado nacional a un sorteo con El Salvador para saber cuál seleccionado avanzaba a las semifinales del torneo y quién tenía que disputar el repechaje por el quinto y último cupo a la Copa Oro.

Los catrachos se clasificaban como el mejor del grupo B, mientras que Guatemala esperaba con quién disputar el repechaje.

El estratega Julio Dely Valdés y sus pupilos se marchaban al hotel Wyndham, mientras que directivos de la Fepafut aguardaban en el Estadio Nacional para participar del sorteo.

Antes de marcharse a su cuartel, Dely Valdés se lamentaba del mal arbitraje del azteca y consideraba que sus seleccionados merecían más que estar en un repechaje.

Un salón, ubicado en la parte baja del coloso de La Sabana de San José, reunía a fotógrafos, directivos y periodistas de todo el istmo centroamericano para saber quién sería el afortunado.

El reloj de las muñecas de los presentes marcaba las 10:40 p.m. (11:40 p.m. de Panamá) y aparecían las dos ánforas. En cada una de ellas se ubicaban dos balotas. En la primera, un papelito con el nombre de El Salvador y otro con el de Panamá.

En la otra ánfora, otras dos balotas, una de ellas escondía el número 2 y la otra el número 3.

Julio Adrián Padilla, directivo de El Salvador, ingresó al recinto. Posteriormente lo hizo Rolando González, por parte de Panamá.

La temperatura de 18 grados centígrados que se registraba la noche del martes pareció subir a unos 40 grados cuando Eduardo Lee, presidente de la Federación Costarricense de Fútbol, metió su mano en una ánfora y empezó a darle vueltas a las balotas que tenían los nombres de los equipos.

Lee abrió una de las balotas donde se leía el nombre de Panamá. Se pasó a la siguiente ánfora, mientras el panameño ‘Rolo’ González soltó una sonrisa El dirigente tico sacó la segunda balota con el número 3. La suerte estaba echada.

ENVIADO ESPECIAL