19 de Ago de 2022

Deportes

Contratación en la NFL bajo la lupa

Dos cargos graves en un solo día fueron más que un simple golpecito para la NFL. Dejan entrever un problema que persiste en la liga: jug...

Dos cargos graves en un solo día fueron más que un simple golpecito para la NFL. Dejan entrever un problema que persiste en la liga: jugadores que terminan enredándose en casos penales.

El tight end Aaron Hernández de los Patriots fue arrestado el miércoles en Massachusetts, acusado de asesinar a su amigo Odin Lloyd. Ese mismo día, el linebacker novato Ausar Walcott de los Browns fue acusado de intento de homicidio en Nueva Jersey.

Posteriormente en la jornada, los equipos dieron de baja a los dos jugadores. La liga informó el jueves que cualquier club que quiera contratar a Hernández tendrá que entrevistarse primero con el comisionado Roger Goodell.

Ahora la pregunta es si el veterano tight end de ascendencia puertorriqueña y el novato debieron haber ingresado a la liga en un principio.

"Es difícil; siempre es algo en que hay que comparar varias cosas contra otras", dijo Tony Dungy, que ganó un Super Bowl como entrenador de los Colts y ha fungido como mentor de varios jugadores desde que salió de la NFL.

Entre esos pupilos figuró Michael Vick después de que el quarterback estuvo en la cárcel por organizar peleas de perros.

"La liga tiene un departamento de seguridad que envía información, y cada equipo es distinto en términos de qué tanto hace su departamento de búsqueda de prospectos y en qué áreas están más concentrados", agregó.

"Es realmente una cuestión de lo que haces con la información y lo que tu organización siente que es importante. Una cosa que uno debe tener en mente es que muchas de las cosas (negativas) que ocurren llegan cuando ellos (los jugadores) tienen 15 ó 17 ó 19 años de edad", afirmó.

De acuerdo con las estadísticas del FBI mencionadas por la liga, la incidencia de jugadores de la NFL que han sido arrestados es mucho menor que la del público en general.

La tasa anual de detenciones de jugadores de la liga es de aproximadamente el 2% de unos 3.000 atletas que pasan por ella cada año, lo cual incluye las audiciones y los minicampamentos. Eso es aproximadamente la mitad de la tasa de arrestos entre la población estadounidense en general, dice la liga.

La NFL hace notar que la disparidad es aún mayor cuando en el grupo sólo se incluyen los hombres estadounidenses de entre 20 y 34 años.

Pero Jeff Benedict, autor de varios libros sobre atletas y delitos _incluido "Pros and Cons, The Criminals Who Play In The NFL" ("Pros y contras: los criminales que juegan en la NFL"), cree que las estadísticas del FBI son una mala manera de medir el problema.

"El peligro de hacer comparaciones con el público en general es, si uno ve a estas personas y sus antecedentes, ¿cuántos de esos señores (del público) que han sido arrestados en las cifras del FBI han ido a la universidad, ganan mucho dinero como los jugadores de la NFL, y viven en vecindarios de buen nivel y seguros?", se pregunta Benedict. "La cuestión es por qué cualquiera de estos señores (los jugadores) están haciendo esto (los delitos) cuando tienen todas estas cosas buenas en sus vidas".

El periódico San Diego Union-Tribune, que ha llevado un registro de los arrestos en la NFL por causas "más graves que multas por exceso de velocidad" y que se remonta al año 2000, menciona 36 este año, incluidos Hernández y Walcott, así como tres jugadores que recibieron cargos en dos ocasiones.

En comparación, la NBA dice que seis de sus basquetbolistas han sido arrestados desde el 1 de julio pasado, y las Grandes Ligas informan que están al tanto de tres casos de peloteros detenidos este año por una causa más grave que conducir a exceso de velocidad: dos por manejar con más alcohol en la sangre del permitido y un cargo menor de drogas.

Benedict está de acuerdo en que los equipos investigan a fondo a los prospectos y saben lo que obtienen _o rechazan_ en sus salas de reclutamiento en lo que se refiere a habilidades en el terreno, velocidad y problemas de salud.

"Lo más difícil que deben enfrentar el día del reclutamiento es la cuestión del carácter", señaló. "Es lo que les quita el sueño".