La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Béisbol

El trabajo para que Judge sea productivo

Un pelotero de poder indiscutible ha sido transformado en bateador efectivo, gracias a la paciencia y la disposición de mejorar las cosas

Aaron Judge ha cambiado el poder al bate por más precisión en los contactos.

La irrupción de Aaron Judge este año en las Grandes Ligas es una de las razones para que los Yanquis de Nueva York se mantienen con solidez en el primer lugar de la División Este de la Liga Americana.

Podría considerarse que el joven de 25 años está beneficiándose del poco conocimiento que tienen los lanzadores contrarios de sus habilidades como bateador.

Sin embargo, unos cuantos factores han cambiado paulatinamente la percepción de Aaron Judge como el típico gigante fortachón que empuña el madero, teniendo como misión enviar siempre la bola por encima de la barda.

Uno de esos elementos es la presencia de Matt Holliday en la misma caseta.

MEJORANDO Y APRENDIENDO

Aaron Judge se mantiene con un paso para ganar el premio al Novato del Año en la Liga Americana

.341

es el promedio del joven pelotero de los Yanquis de Nueva York, el más elevado del Joven Circuito.

El veterano de 37 años puede considerarse ‘un experto' en cuanto al arte de batear se refiere; ha estado en siete Juegos de Estrellas, fue Campeón Bate de la Liga Nacional y mayor empujador de carreras en 2007, ganó cuatro Bates de Plata y ayudó a los Cardenales de San Luis a ganar la Serie Mundial de 2011.

Los Yanquis contrataron a Holliday para que llenara el espacio del bateador designado dejado por el puertorriqueño Carlos Beltrán, ahora añade a sus funciones un trabajo como mentor especial de Judge.

Los resultados de esta labor comenzaron a apreciarse en los entrenamientos de primavera, aunque pasaron inadvertidos por el enorme poder de sus batazos de cuatro esquinas.

Ahora, Aaron Judge luce como un bateador más completo, y no simplemente el gigantón que se para con un bate de madera como si estuviera pegándole a una piñata.

Es cierto que necesita corregir todavía algunas cosas, principalmente en cuanto al manejo de la caja de bateo frente a los lanzamientos altos, donde se ha encontrado su gusto por los lanzamientos altos, frente a aquellos que se desplazan de la zona de strike hacia abajo.

Judge batea en junio para .391, con cinco jonrones y 12 carreras empujadas; su promedio ofensivo para la temporada es de .341, lo mejor de la Liga Americana con 22 cuadrangulares y 49 carreras remolcadas.

El joven pelotero continúa su proceso de aprendizaje, un curso en el que avanza por ahora con muy buenas calificaciones.