El VAR, en discusión

Actualizado
  • 22/05/2024 00:00
Creado
  • 21/05/2024 16:58
En Inglaterra la Premier League someterá a votación el 6 de junio la eliminación del videoarbitraje, una decisión que podría tener repercusión en su continua implementación en el ámbito internacional

El videoarbitraje que se presentó, hace menos de una década, como una herramienta tecnológica confiable para subsanar errores y omisiones que escapaban al ojo o la percepción de los árbitros debido al tamaño del campo de juego, la velocidad a la que se juega, las mañas de los protagonistas, la presión del ambiente, etc., ha sido puesto en entredicho nada menos que en Inglaterra.

El país al que se define como la cuna del fútbol y que cuenta con la liga profesional más cotizada y preciada, en 15 días juzgará al VAR: el veredicto dirá si se elimina o se mantiene en actividad para la temporada 2024-25, que comenzará a partir del 17 de agosto.

En Harrogate, Norkshire, Inglaterra, el próximo 6 de junio, los representantes de los 20 clubes que integran la Premier League se van a desahogar, en particular los que se consideran que han sido los más perjudicados, de todas las inconsistencias que le aducen al no llenar las expectativas de acierto y justicia en las decisiones. Expondrán ampliamente los argumentos y votarán la iniciativa de su eliminación.

Para lograr el objetivo, a cuya cabeza se posicionó el club Wolverhampton Wanderers, al presentar la propuesta, se requerirá una mayoría de dos tercios de los clubes (14-6). Según la prensa inglesa, no pareciera haber un consenso para alcanzar la mayoría, lo que sí parece es que las disconformidades manifiestas van a conducir a modificaciones en el enfoque a como se venía aplicando.

El mes pasado Suecia se posicionó como el primer país en rechazar la implementación del VAR entre las 30 principales ligas de Europa, por decisión de los aficionados que tienen allí poder sobre los clubes.

El recorrido del VAR

Aunque se hable con regularidad del videoarbitraje, este no es de uso común en todas las ligas: los altos costos de inversión, las adecuaciones en los escenarios, la preparación de los cuerpos arbitrales, entre otros aspectos, no han permitido un uso generalizado. Las principales ligas profesionales y los torneos más relevantes han sido los depositarios. En Centroamérica, incluida en ella Panamá, no está aún al alcance.

En el último congreso de la FIFA celebrado la semana pasada en Bangkok, Tailandia, Arsene Wenger, jefe de desarrollo mundial del fútbol de la FIFA, presentó a los dirigentes el llamado VAR-lite un sistema de repeticiones de video que se considera será asequible para las ligas y competiciones con menor poder económico.

La utilización de la tecnología en el fútbol fue una propuesta surgida en la Asociación Holandesa de Fútbol (KNVB) en 2010. La primera prueba la realizaron en julio de 2016 con el partido amistoso entre sus clubes PSV y FC Eindhoven. Luego, en 2017, la A-League de Australia se convertiría en la primera liga en adoptar un sistema VAR; ese mismo año la Major League Soccer (MLS) de Estados Unidos accedería a la utilización.

Gianni Infantino, como nuevo y renovador presidente de la FIFA, fue un impulsor decidido de la introducción del VAR, implementándolo en el Mundial de Rusia 2018 y el Mundial Femenino de Francia en 2019. La Liga de Campeones de la UEFA lo haría en la versión 2017-18; por efecto de contagio lo irían incorporando las principales ligas europeas.

Los ingleses fueron cautos en la implementación del VAR, esperaron a tomar una decisión después de sopesar la experiencia de las otras ligas, lo probaron en partidos de la Carabao y la FA Cup. Decidieron introducirlo para la temporada 2019-20 de la Premier League. Llevan cinco temporadas usándolo.

Las quejas puntuales

Dos hechos alcanzaron resonancia en Inglaterra el año pasado: en septiembre se le anuló un gol a Luis Díaz del Liverpool, por un fuera de lugar que no existía, incidiendo en la derrota de los reds ante Tottenham por 2-1. El 4 de noviembre, el Arsenal perdió 1-0 ante Newcastle, por un gol en que no quedó claro si el balón había salido antes. El entrenador del Mikel Arteta protestó airadamente. Ambos incidentes tenían repercusiones en la pelea por el liderato de la Premier League 2023-24, torneo que concluyó el domingo pasado.

Los argumentos del club Wolverhampton Wanderers para pedir la semana pasada la eliminación, hechos públicos, sostienen que: “después de cinco temporadas con el VAR en la Premier League, es hora de un debate constructivo y crítico sobre su futuro. Nuestra posición es que el precio que estamos pagando por un pequeño aumento en la precisión va en contra del espíritu de nuestro juego y, por tanto, deberíamos eliminarlo a partir de la temporada 2024-25”.

A esta exposición le suman que provoca frustración y confusión dentro de los estadios por los largos controles y la mala comunicación. Se extralimita su propósito original de corregir errores claros y obvios, ya que ahora analizan excesivamente decisiones subjetivas y compromete la fluidez e integridad del juego. Aducen disminución de la responsabilidad de los árbitros en el campo debido a la seguridad proporcionada por el VAR, lo que lleva a una erosión de la autoridad en el campo. Entre los jugadores existe la crítica de que la emoción de celebrar un gol se ha reducido por el hecho de la posibilidad de que el VAR lo anule.

Experiencias distintas

En Estados Unidos, un país acostumbrado a utilizar el apoyo de la tecnología en los deportes, la utilización del VAR no ha generado polémicas de las dimensiones como en la liga española, otra en la que se cuestiona. Su MLS fue una de las primeras ligas en adoptarlo, se enfocan en que sea fluido y comprensible para los fanáticos.

Se apoyan menos en el monitor y cuando lo hacen tratan de que sea breve. Evitan la aglomeración de jugadores en torno al árbitro, contribuyendo a hacer menos prolongadas las pausas. Siguiendo el ejemplo de la NFL, le agregaron que posterior a la revisión anuncian por los altoparlantes la decisión al estadio.

En Sudamérica, donde la tensión con las barras tiende a ser volátil y generar actos de violencia, con la imparcialidad de los árbitros cuestionada, por ejemplo, en la Argentina, no deja de provocar ruido. Sin embargo, en los torneos que están bajo el paraguas de la Conmebol, como la Copa Libertadores de América y las eliminatorias mundialistas, el órgano rector del fútbol de la región ha buscado que las decisiones tengan mayor claridad y transparencia. Los audios y videos de las principales decisiones tomadas se publican en la página de YouTube de la Conmebol para una comprensión amplia de los medios de comunicación y de los aficionados. Una medida acertada.

Desde la FIFA, que aboga por la implementación de la tecnología, no le han querido aumentar dimensión al impacto que tendría si los ingleses decidieran eliminar el VAR. Infantino mencionó mejoras al sistema y anunció ajustes: “los entrenadores de cada equipo podrán solicitar asistencia al VAR en dos ocasiones y los jugadores podrán pedirle a su entrenador que solicite una revisión. Si después de la revisión se cambia la decisión inicial tomada por el árbitro, el equipo que promovió la consulta mantendrá ambas oportunidades para solicitar la revisión”.

Sobre la proyección universal del VAR a que sea accesible a países y ligas con menos recursos, se mostró confiado al señalar: “Queremos desarrollar y mejorar el videoarbitraje. Se ha creado una tecnología más básica, con menos cámaras, sin oficiales de partido”.

La asamblea general de los clubes de la Premier League decidirá el 6 de junio si aceptan la petición de los Wolves de eliminar el VAR para la próxima temporada; de aprobarlo quedarán condicionados a demostrar que el fútbol es mejor sin VAR, un desafío nada fácil de ganar si se ve que el pasado no es que fue del todo diáfano.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus