Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Fútbol

Brasil se vuelca a las calles para celebrar clasificación

Las banderas y camisetas de las dos selecciones inundaron de color las calles y las playas de la ciudad carioca

Miles de aficionados brasileños tomaron hoy las calles de Río de Janeiro con banderas, camisetas y fuegos artificiales para celebrar la clasificación de la Canarinha a las semifinales del Mundial 2014 tras la victoria de hoy por 2-1 sobre Colombia.

En el Fan Fest que la FIFA montó en la famosa playa de Copacabana se dieron cita miles de aficionados al fútbol para ver en la pantalla gigante del recinto el partido que enfrentó a las dos selecciones y que finalizó con una victoria de la Canarinha, que jugará contra Alemania las semifinales del torneo.

La victoria fue seguida por fiestas, con conciertos musicales y fuegos de artificio, en todas los locales de concentración de los aficionados brasileños, principalmente en los Fan Fest que la FIFA dispuso en las ciudades sede.

La única excepción fue en la ciudad de Belo Horizonte, en donde la fiesta fue cancelada en señal de luto por las dos muertes que se registraron la víspera cuando un viaducto en construcción se desplomó sobre un autobús, dos camiones y un vehículo.

Río de Janeiro se llenó de luz gracias a los fuegos artificiales que surcaron el cielo cuando el árbitro del encuentro, el español Velasco Carballo, pitó el final y la afición brasileña gritaba con una única voz el nombre de su país.

Las banderas y camisetas de las dos selecciones inundaron de color las calles y las playas de la ciudad carioca, paralizada durante el encuentro y en la cual se vivió una jornada de descanso ya que se concedió el día como festivo debido a la participación del equipo brasileño en el Mundial y al juego en el estadio de Maracaná.

Los turistas que paseaban por la calle podían escuchar a los aficionados que disfrutaron del partido frente al televisor en la calidez de su hogar y que, con las ventanas bajadas, celebraron y sufrieron con los lances del juego.

La selección brasileña no se clasificaba para las semifinales del torneo desde el Mundial de Japón y Corea de 2002, ocasión en la que se proclamó campeón, y se medirá a Alemania, combinado que siempre se ha clasificado para la penúltima fase de esta competición en los últimos 16 años.