Temas Especiales

12 de Jul de 2020

Fútbol

Yenith Bailey: 'Con métodos antiguos no se puede elevar el fútbol femenino'

La portera que quiere ser arquitecta nos comparte los momentos más destacados de su carrera, cuestiona la igualdad en el fútbol femenino local y expone la importancia de organizar ligas que involucren a las niñas

El 29 de marzo de 2001 nació la panameña Yenith Bailey, una joven que desde temprana edad sintió el llamado del deporte. Su pasión siempre fue hacia el fútbol y aunque al principio inició su carrera como delantera, los caminos la posicionaron en la portería. Con tan solo 19 años, la guardameta ha sido galardonada con el Guante de Oro, tras su participación en el Premundial de la Concacaf (Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol), en 2018. También fue condecorada con el Guante de Oro, premio que la acredita como la mejor arquera del Torneo Clausura 2019, en la primera división femenina del fútbol paraguayo. Alegre y con voz firme, así se mostró Bailey durante la entrevista con La Estrella de Panamá. Compartió su óptica acerca del panorama actual que vive el fútbol femenino en el país y habló sobre la desigualdad en esta importante disciplina deportiva.

Bailey fue condecorada con el Guante de Oro durante su participación en el Premundial de la Concacaf.Ilustración: Jean Piere Barría La Estrella de Panamá

¿Cuándo decidiste que querías ser futbolista?

Mi interés en este deporte nace porque mi hermano jugaba para la Liga Panameña de Fútbol. Cuando tenía tres años comencé a jugar con niños, y no fue fácil. Jugar en mi barrio, y sobre todo con hombres, me ayudó a incrementar mi resistencia. Posteriormente a los 10 años, participé en ligas que se organizaban cerca de mi comunidad. Desde que era una niña le dije a mi mamá que quería brillar y dedicarme al fútbol para ayudarnos a ambas a salir adelante.

¿Cómo llegó Bailey a la portería?

Empecé siendo volante cinco y delantera. A mi hermano, que falleció hace algún tiempo, le gustaba resguardar la portería, y de pequeña me enseñó muchas técnicas. Cuando estuve en mi etapa secundaria también me desempeñé como portera y ahora me dedico de lleno a esta posición.

¿Quién es tu referente?

Keylor Navas me inspira muchísimo, porque salió de un barrio al igual que yo. En entrevistas él ha hablado de las etapas difíciles que atravesó para llegar a donde está y cómo logró superar esos retos; su historia es motivadora.

¿Cómo ha sido el proceso de recuperación después de tu lesión?

La fractura que tuve en el rostro ha sido bastante triste para mí; durante estos meses he llevado un buen descanso y esto me ha ayudado a fortalecerme. Esta no es una opción para decaer, sino para seguir adelante y enfrentar los retos que vengan en el futuro.

Recordemos tu experiencia en el Libertad Limpeño de Paraguay

Ganar el guante de oro ha sido uno de los momentos más lindos. Esta experiencia fue muy significativa para mí, porque me permitió madurar más en este deporte. Durante mi entrenamiento en el equipo, aprendí cosas que aquí en Panamá desconocía.

¿Volverás a jugar con ese equipo?

Ellos me querían renovar el contrato, pero ahora con el coronavirus todo se ha paralizado. En estos momentos tengo varias ofertas y evaluaré a dónde iré posteriormente.

Hablemos de igualdad de oportunidades. ¿Consideras que existe en el fútbol local?

En Panamá no hay igualdad. Vemos que la historia se repite y lo que le ocurría a las jugadoras hace años, le sucede a las que practican esta disciplina actualmente. Puede que se haya avanzado, pero no lo suficiente como para llegar a la posición en la que se encuentran los hombres.

¿Por qué se repite la historia?

No me refiero al tema salarial. Personalmente juego fútbol porque me apasiona, no porque me interese el dinero. Lo que quiero decir es que aún persisten métodos antiguos y así no se puede elevar el fútbol femenino.

¿En qué se ha quedado rezagado el fútbol femenino panameño?

Antes no había categorías infantiles para que las niñas jugaran, ahora las hay, pero son muy pocas. En la selección hay categorías Sub-15, Sub-17 y para buscar quienes las puedan integrar tienen que hacer visitas a los barrios para captar los talentos; esto no pasaría si agruparan a técnicos y se organizara una miniliga de niñas, y luego de esta etapa se procediera a escogerlas para que formen parte de la selección; en eso hay que trabajar.

¿Qué prácticas se pueden aplicar para captar a más talento joven?

Los encargados de seleccionar a las jugadoras hacen visorias a menudo, pero reitero que una buena opción sería llevar a cabo competencias de niñas a las que les guste el fútbol. Estoy segura de que hay muchas a las que les encantaría participar en una liga exclusiva para niñas.

En cuanto a tu carrera, ¿cuál ha sido el reto más grande ?

Desde que inicié, los desafíos han sido muchos, pero puedo mencionar que pude superar la prueba de pasar a un Premundial.

¿Cómo influyen las emociones en la cancha?

Es inevitable entrar nerviosa al cuadro, pero si todas nos alentamos, es más fácil.

Una vez culmine el confinamiento, ¿qué sigue para Bailey?

Estoy enfocada en ganar el Mundial Sub-20 el próximo año. También estoy viendo opciones para estudiar próximamente arquitectura en el extranjero. Seguiré con ambos compromisos: los estudios y el fútbol.

Con respecto a las competencias internacionales, ¿en qué se debe trabajar en cuanto a la Selección para minimizar las derrotas?

Hemos jugado con equipos duros como Costa Rica y Estados Unidos, para vencerlos tenemos que estudiar su táctica de juego. La clave para nosotras como equipo es mantenernos unidas.

¿Cuál es tu mensaje a las niñas que desean adentrarse al fútbol?

Les aconsejo que luchen por sacar sus sueños adelante y que tenga la visión de ser grandes siempre.