Temas Especiales

21 de Oct de 2020

Fútbol

Los exiliados del Madrid

Zidane no los quería. Hace rato había prescindido de dos de ellos, pese a continuar en el equipo. El tercero retornaba de un préstamo cargado de éxitos y notables actuaciones, pero a Zidane continuaba sin interesarle. Ya se fueron los tres. Estas son las breves historias de Gareth Bale, James Rodríguez y Sergio Reguilón

Gales. Golf. Real Madrid. 

A nivel futbolístico, la rápida adaptación de James ha sido deslumbrante.EFE

En ese orden

Es oficial: después de muchos intentos fallidos, Gareth Bale se marcha del Real Madrid, cedido por un año al Tottenham. La temporada anterior habían intentado mandarlo a China, sin éxito. Diversas lesiones, la falta de liderazgo luego de la partida de Cristiano Ronaldo, una aparente falta de compromiso y una actitud distante o algo apática, terminaron por apartarlo del club. Todos recordamos su foto con una pequeña bandera de Gales con la inscripción 'Gales. Golf. Real Madrid. En ese orden'. En esa broma aparente, Bale mostraba sus intereses primordiales, poniendo su pasión por el golf sobre el Real Madrid e irritando de paso a la dirigencia e hinchada del club. Esos son los gestos que no ayudaron en absoluto a cimentar su posición con los merengues.

Ahora, el galés, que mantiene contrato con el Real Madrid hasta 2022, regresa en condición de préstamo a su viejo hogar del Tottenham, equipo en el que se convirtió en una estrella entre 2007 y 2013. El préstamo es por un año y el Madrid, que ansiaba liberarse de Bale a toda costa, tendrá que pagar la mitad del salario del jugador, es decir aproximadamente 15 millones de euros por una temporada. Era la única manera. Nadie quería o podía hacerse cargo de los monstruosos 30 millones anuales que cobra Bale.

Ahora vuelve al Tottenham, con una veteranía de 31 años, y dispuesto a ponerse a las órdenes de José Mourinho. Sin duda el estilo del Tottenham va a favorecerlo. Un juego más vertical, con mayores espacios y un eficaz uso de los contragolpes, beneficiará al zurdo atacante galés.

Quizás el mayor (no creo que el único) riesgo de Bale, resida en la estructura salarial de su nuevo club. Daniel Levy, presidente del Tottenham desde 2001, se caracteriza por una administración sólida y austera, que algunos prefieren tildar de tacaña.

Un par de detalles servirán para ilustrar este concepto. De los 10 jugadores mejor pagados de toda la Premier League, solo hay uno del Tottenham, su goleador Harry Kane. Y ocupa el décimo puesto. De hecho, el mejor pagado del Tottenham es su entrenador Mourinho, con 17 millones de euros anuales (algo similar a lo que ocurre en el Atlético de Madrid con el Cholo Simeone). Pero ahora Bale cobrará 15 millones (más los 15 que le pagará el Madrid), es decir, menos que Mourinho, pero más que Harry Kane.

¿A dónde voy con esto? Me refiero a que el elevado salario de Bale va a romper el estricto equilibrio salarial del Tottenham. Y si en unos meses su rendimiento no es óptimo, otros jugadores comenzarán a exigir aumentos. Ya ocurrió con Alexis Sánchez en el Manchester United con resultados desastrosos.

Pero a nivel futbolístico, el retorno a la Premier League podría significar un renacimiento de Bale. Su juego seguramente podrá adaptarse con facilidad a lo que requiere la Premier. La posibilidad de un ataque, acompañando a Harry Kane y Heung-Min Son, es intrigante, por decir lo menos.

James Rodríguez ya se adaptó

Reguilón sigue queriendo triunfar en el Real Madrid.EFE

A nivel futbolístico, la rápida adaptación de James ha sido deslumbrante. Muchos pensaban (me incluyo) que el talento parsimonioso y elegante de James encontraría dificultades para destacar en una liga más cercana al vértigo que a la pausa. Pero James pasó por encima de todas las posibles dificultades con enorme celeridad. No tiene ni un mes en Inglaterra, y ya ha cautivado a muchos. Jugó los dos partidos del Everton en la Premier League, sumando dos victorias y un despliegue que le garantizó la admiración general. Desde el comienzo mostró una actitud humilde, solicitando un poquito de paciencia para adaptarse a un nuevo medio y a un nuevo estilo futbolístico, en el que todos están comprometidos en atacar y defender. Pero la verdad, James no ha necesitado tiempo ni paciencia, desarrollando su juego desde el primer minuto en la cancha. Mucho de esta adaptación tiene que ver con Carlo Ancelotti, entrenador actual del Everton y que ya tuvo a James en el Real Madrid. La confianza absoluta de Ancelotti y la inteligente utilización de sus talentos, han resultado en una admirable adaptación a toda velocidad.

Sergio Reguilón, segundo exilio

Reguilón no quería irse. Acababa de finalizar su préstamo al Sevilla, equipo donde fue titular indiscutible en la victoria de la Europa League. Además, fue convocado a la selección española por su elevado rendimiento. Aprovechando el prestigio, producto de sus grandes actuaciones, el Madrid decidió vender al canterano. La razón primordial es que Zidane confía más en su compatriota Mendy y en Marcelo para cubrir el lateral izquierdo. Su venta, también al Tottenham, ayuda a cubrir algún bache financiero producto de la crisis de la covid-19, pero al mismo tiempo el Madrid se guarda una opción de recuperar al jugador. Lo ha vendido por 30 millones, pero podría recuperarlo en los próximos dos años si paga 40. Al jugador le conviene la movida, pues tendrá tiempo de juego en un grande de Inglaterra y bajo la dirección de Mourinho. Además, duplicará su salario.

Reguilón sigue queriendo triunfar en el Real Madrid. Pero le va a tocar esperar. Quizá tendrá que aguardar a que Marcelo se jubile o a que Zidane se vaya. Pero por ahora, seguirá creciendo lejos de su club de origen. Condiciones le sobran y sed de triunfos también.