06 de Oct de 2022

Fútbol

Tchouaméni da el primer paso

Los planes han cambiado de golpe para Carlo Ancelotti y su plantilla

Luka Modric celebra con sus compañeros tras marcar el segundo gol ante el Celta, durante el partido de Liga en Primera División que se disputa en el estadio de Balaídos, en Vigo. EFE/Salvador Sas
Luka Modric celebra con sus compañeros tras marcar el segundo gol ante el Celta, durante el partido de Liga en Primera División que se disputa en el estadio de Balaídos, en Vigo.Salvador Sas | EFE

Perder a un futbolista que ha marcado una época, instalado durante años entre los mejores del mundo en su demarcación y con aún mucho por dar a su equipo, es un golpe que puede tener consecuencias inmediatas. La inesperada marcha de Casemiro del Real Madrid no las provocó en Balaídos por el primer paso al frente dado por Aurélien Tchouaméni, quien con todos los focos sobre su figura, firmó su mejor partido desde su llegada.

Los planes han cambiado de golpe para Carlo Ancelotti y su plantilla. La planificación de rotaciones en el centro del campo, la gestión del primer año de un nuevo talento en la plantilla, la llegada de competencia directa para Casemiro. Todo ha cambiado tras la decisión del brasileño de cerrar un ciclo e iniciar una nueva aventura en su carrera con un sueldo casi duplicado.

Lejos de pesar la responsabilidad que ha caído de golpe sobre Tchouaméni, el joven de 22 años respondió a la presión con un gran partido en Balaídos. El primer día que deja muestras de las razones por las que el Real Madrid ha invertido 80 millones de euros en un futbolista de presente y mucho futuro, ya dominador de registros a su edad y que tiene margen de crecimiento para llegar a ejercer un papel tan imprescindible como el que asumía Casemiro.

Hasta entonces tendrá que estar arropado y, sin Toni Kroos, 'Carletto' optó por la pareja francesa con Eduardo Camavinga, el músculo y el físico, para encontrar una buena versión de Aurélien que mejoró notablemente sus registros respecto al dubitativo estreno de la primera jornada en Almería. Ganó confianza desde su labor en la destrucción, el futbolista que más robos de balón realizó con nueve.

Le invitó a dar un paso al frente y correr hacia campo contrario siempre que pudo, como se vio en la rápida transición realizada en el gol de Fede Valverde. Conducción, velocidad, zancada larga y acaba jugada en área contraria. Es un aspecto en el que ya demostró en el fútbol francés que puede aportar más que Casemiro.

Dejó Tchouaméni un 89,7% de acierto en el pase (61 completados de 68), tres de ellos, según datos de BeSoccer, en zonas clave de ataque en acciones que generaron peligro. Total efectividad en driblings, con tres realizados en el mismo número de intentos, y fuerte al choque para salir ganador de cinco de siete duelos.

Fueron los números de un jugador que da el primer paso que se le demanda en un momento de necesidad para paliar el 'luto' por la pérdida de una figura de la talla de Casemiro. Ancelotti sigue reforzando su centro del campo con la figura del uruguayo Valverde como cuarto integrante, descolgándose en fase ofensiva pero sumando trabajo en la medular en la defensiva. Sin el brasileño Rodrygo Goes, con una sobrecarga, y jugando de visitante, jugadores como Marco Asensio o Eden Hazard no han tenido la oportunidad de brillar de inicio.

OTRO ARRANQUE EN FALSO DE HAZARD

Seis goles en dos jornadas de LaLiga, prácticamente calca el inicio materializador del pasado curso, con siete el año en el que Ancelotti al fin consiguió el reto personal de ser campeón. Eso sí, hace doce meses se dejaba dos puntos en la visita al Alavés (3-3) y ahora exhibió fortaleza y pegada en Balaídos (1-4).

La curiosidad llega en lo repartido que ha estado el gol en los primeros partidos ligueros del Real Madrid. Hasta seis jugadores diferentes han marcado: Lucas Vázquez, David Alaba, Luka Modric, Vinícius Junior, Karim Benzema y Fede Valverde.

A ellos no se pudo sumar Eden Hazard por una imagen poco habitual, un fallo desde el punto de penalti. En la temporada definitiva, en la que ya sin molestias ni placa en el tobillo, el belga se marcó el reto de devolver al madridismo todo lo que no ha dado en años, sus dos primeras apariciones han dejado la misma sensación de frialdad.

Karim Benzema, alejado del egoísmo del goleador, tuvo el gran gesto de dejar el segundo penalti del partido a Hazard. Un gol siempre es un impulso para ganar confianza. No había fallado en sus quince últimos lanzamientos, desde que en las filas del Chelsea lo hiciera en abril de 2017 y el arquero del Celta le adivinó el lugar del lanzamiento.