Rubén 'Tátara' Guevara'Si vamos o no vamos al Mundial, hay que darle continuidad a Christiansen'

Actualizado
  • 16/03/2022 00:00
Creado
  • 16/03/2022 00:00
Con cuatro eliminatorias mundialistas y cinco títulos nacionales, el exjugador y extécnico panameño manifiesta su complacencia por el presente de la selección, y apuesta por la permanencia del técnico
Guevara se enfundó la camiseta como mediocampista de la selección para las eliminatorias de México 86, Italia 90, Estados Unidos 94 y Francia 98.

Rubén 'Tátara' Guevara es uno de los exjugadores insignes al que se le sigue recordando por la caballerosidad y la estela de fútbol técnico, inteligencia y capacidad para el gol con las que grabó su nombre en su paso por la Selección de Panamá como por el Tauro FC, el club en el que es una referencia obligada cuando se quiere hablar de su historia. En su carrera, entre 1993 y 1992, jugó en el León de Huanuco, Perú.

A quienes tuvimos la oportunidad de verlo en una cancha exponiendo a plenitud sus cualidades con la casaca de la selección o la blanquinegra de los taurinos, encontrarlo a las afueras de un estadio camino a jugar es una invitación directa a abordarlo para indagarle sobre su opinión del fútbol nacional y la selección.

Al estadio Maracaná, ubicado en la cinta costera, llega luciendo la camiseta de la selección nacional para jugar en la Liga de los 50 y Más, un torneo de veteranos en el que participa con el equipo Pifia FC, “aquí me mantengo jugando que es lo que me gusta”, expresa.

Deja claro que no está interesado en ocupar nuevamente un rol de técnico o dirigente como lo hizo anteriormente: “Al fútbol lo quiero seguir viendo, ya le di mucho, le estoy dedicando más tiempo a mi familia y estoy bien. Me siento feliz y tranquilo de estar con mi familia y ver los partidos desde afuera, de sufrirlos; en la dirigencia no voy a estar más”. El 'Tátara' Guevara se desempeña laboralmente como jefe de la imprenta de la Caja de Seguro Social.

Con el Tauro FC ganó cinco torneos. Hoy lo sigue desde la tribuna como un seguidor más, acompañado de su esposa Lilibeth.
¿Qué añoras de ese fútbol panameño en el que fuiste figura?

Añoro jugar...fue tanto lo que luchamos por ir a un Mundial, no lo conseguimos, pero bueno las generaciones siguientes lo consiguieron. Siempre añoré jugar en la Selección y jugar en la liga profesionalmente.

Del fútbol que se practica hoy, ¿cuál es el aspecto que más destacas?

Los jugadores que están surgiendo. Nosotros teníamos también bastantes valores, lo que no había era un respaldo, pero se están viendo muchos más jugadores ya sea por el progreso, mejores canchas, organización, etc., y le están dando a Panamá un lugar más alto en el ranking y mayor respeto a su selección.

Hoy al jugador habilidoso se le protege mucho, desde las reglas y el arbitraje. En tu época se golpeaba y se permitía el roce directo, ¿cómo hacías para evitar el contacto defensivo?

Primero darle las gracias a Dios que me dio esa oportunidad de surgir, de poder cuidarme. Había entrenadores que mandaban a golpear, los jugadores en la cancha no respetaban a los árbitros, los árbitros tampoco se hacían respetar. Era muy difícil jugar, no solo en el aspecto de los golpes que te daban los rivales, sino porque igualmente teníamos que mirar cómo podíamos llevar la pelota, cómo podíamos retenerla, por las canchas malas que había, y que no permitían desarrollar el buen juego.

¿Recuerdas el momento en que te enteraste de que ibas a ser jugador del Tauro, cuando te dijeron: ”Tátara está cerrada tu contratación, eres jugador del Tauro”?

Después de jugar con el Unión de San Miguelito en la Copa JVC, antes de la Anaprof, salí de Panamá en 1987 para jugar en el Cojutepeque (El Salvador); al regresar me abordaron 'Chicho' Martans y Paulo Gronchi, quienes querían que yo jugara para el Tauro.

Me acerqué luego a La Pedregaleña, hablé con 'Papá' Gronchi (Giancarlo), me dijo que quería hacer un equipo ganador y que le gustaría que yo jugara en él. Como venía con un pase libre, porque no pertenecía ya a ningún equipo, comencé allí y no jugué para ningún otro equipo nacional. Me comentó que no le gustaba perder un partido, que quería ser campeón y si podía ser campeón todos los años, aunque fuera difícil, lo quería lograr. Siempre lo quiso así.

El Tauro ha sido desde sus inicios un modelo del fútbol nacional por plantilla, organización, capacidad financiera, búsqueda permanente de títulos, etc., ¿por qué no logra protagonismo en Centroamérica como lo han alcanzado los equipos de Costa Rica, Honduras y Guatemala? ¿Qué le hace falta?

No solo no lo ha logrado el Tauro. Me parece que hay que traer a la liga buenos jugadores extranjeros, de calidad, para que te den un nivel. Así los jugadores nacionales los van a querer superar o imitar, entonces eso sube el nivel de tu equipo.

Eso pasa, por ejemplo, con los equipos de Costa Rica. Ellos traen extranjeros, buenos extranjeros, que le suben el nivel de su equipo y de su liga; aparte de eso, creo que el jugador panameño tiene que mostrarse, ser más humilde, disciplinado, dedicarse al fútbol utilizando la tecnología porque tienen una herramienta que antes no se tenía.

En Panamá para que alcancen una mayor fortaleza los clubes, los dirigentes tienen que luchar por que cada equipo tenga su estadio para que se profesionalice el fútbol nacional. Deben aspirar a tener uno, no tiene que ser tan grande, puede ser un estadio para dos mil o tres mil personas, pero eso sí, con buena cancha para que el fútbol surja. Los jugadores entonces sienten que si están de visita o juegan en casa, se marca una diferencia también con la afición.

¿Te gusta el formato actual de la LPF?

Me gusta que le están dando bastante participación al interior del país, antes no se veía por la idiosincrasia del interior que era más beisbolera; se le está dando más prioridad a provincias. En nuestra época cuando se hacían los campeonatos juveniles y de mayores, Herrera era una de las provincias que estaba arriba, de allí salieron muchos jugadores. Deben aprovechar porque en el interior hay valores, además evita que se centralice tanto la actividad futbolera aquí en Panamá.

¿Por sus cualidades, qué jugadores de la LPF te llaman la atención?

No le he dado seguimiento a todos, pero sí observo mucho a los jugadores del Tauro. Hay uno, 'Clikiti' (Cristian Quintero), que me alegró verlo en el partido amistoso que jugó la selección nacional contra Perú; demostró capacidad, valentía y no se aminora, es joven, tiene mucho futuro, ojalá logre por él, por su familia y por Panamá, jugar en el exterior y que pueda realizar sus metas.

La selección nacional se juega en esta ventana clasificatoria el cupo directo o el repechaje, ¿qué requiere la selección, aparte de exponer buen juego, para estar entre los cuatro?

Aparte de buen fútbol nosotros tenemos que hacernos valer en nuestra casa. Ganar nuestros partidos acá ante Honduras y Canadá, y si le sacamos un punto a Estados Unidos allá, podemos aspirar a pasar directo. Si no, aspirar al repechaje para ir al Mundial con esta generación joven, que es lo que más me ha agradado.

¿Hay que darse por bien servido con alcanzar el repechaje?

Cuando iba a empezar la eliminatoria y se cambió el formato, no sabíamos cómo el técnico iba a manejar la selección, con muchos jóvenes. Me decía, estamos en relevo generacional; sinceramente, yo no daba que íbamos a estar donde estamos hoy. Gracias a Dios estamos donde estamos con jugadores jóvenes, si no vamos a este Mundial tenemos una selección para dos o tres eliminatorias más, pero tengo confianza que aunque sea por repechaje vamos a ir al Mundial.

Thomas Christiansen le dio a la selección una nueva dinámica de juego y la refrescó, ¿se le debería dar continuidad a su proceso renovándole el contrato ya o hay que basarse para ello en los resultados finales de si se clasifica o no?

Pienso que hay que darle continuidad independientemente de los resultados finales; lo que él ha hecho es algo muy grande con una selección joven; trae jugadores y los jugadores le responden. Vayamos o no al Mundial, hay que darle continuidad a Christiansen, es un técnico que ha trabajado, se ve en los resultados y en la forma en que el equipo juega. Deberíamos darle continuidad.

A esta Selección de Honduras que se recibe el 24 de marzo, por sus malos resultados, ¿la ves más accesible a como se presentaba en el partido anterior en San Pedro Sula o es un rival que por su necesidad de sumar puntos para evitar el sótano se hace aún más peligroso?

Definitivamente se hace más peligroso, no tiene nada que perder. Nosotros tenemos cómo ganarles, pero tenemos que ser conscientes de que el partido va a ser muy difícil y estar muy concentrados en la cancha; tengo la confianza, por los jugadores que tenemos, que le vamos a ganar. No sabemos qué selección va a traer 'Bolillo' Gómez, pero, de todas maneras, los jugadores que traiga vienen a mostrarse. Va a ser un partido difícil, pero tenemos con qué ganarles.

El presidente José Raúl Mulino celebró la mañana de este jueves 18 de julio su primera conferencia de prensa matutina en el Palacio de Las Garzas. Mulino...

Lo Nuevo
comments powered by Disqus