Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Más Deportes

¿Ciudad deportiva o de espectáculos?

H ace poco tuve a bien leer un reportaje interesante del distinguido colega de estediario Luis Burón Barahona que me recordó que donde n...

H ace poco tuve a bien leer un reportaje interesante del distinguido colega de estediario Luis Burón Barahona que me recordó que donde no hay una planificación científica abundan los errores. El título principal leía: “El estadio de nunca acabar. Demorará 6 meses más de lo previsto”. Es la obra principal de la Ciudad Deportiva.

Parte del contenido decía: “Los planos en discordia”. “Lo elaboró la Universidad Tecnológica de Panamá”. Dijo Salustio Díaz, director de Ingeniería y Arquitectura de PanDeportes: “Los planos elaborados por la UTP a medida que se iba excavando se descubren cosas que no estaban en los planos por lo que había constantemente marcha hacia atrás”.

Agregó que el gran show con pinceladas decorativas era la de inaugurar este estadio con la presencia del onceno Real Madrid. De un costo estimado de 19 millones ya va por 24, y podría aumentar. ¿Lo inaugurarán sin terminar?

Otro aspecto que no se conoce, es si hubo un estudio de la demanda expresa para determinar si es cónsono con nuestra realidad futbolística para duplicar la capacidad de asientos a unos 30,000, cuando a duras penas asisten mil fanáticos. Pero hay más, se está construyendo lo que a la ligera se llama Ciudad Deportiva, Irving Saladino, sin haberlo planificado para ser un verdadero Centro de Alto Rendimiento.

No se contempló gimnasios de entrenamiento para las distintas disciplinas deportivas, especialmente de carácter individual.

Más bien tiene visos de una ciudad para grandes espectáculos deportivos, recreativos y artísticos que le hará competencia al Centro de Convenciones Figali, los casinos, etc. El fútbol será el más beneficiado.

Seguro que recordarán que el Pres. de la FEPAT en forma tímida, ya que es uno de los favoritos de PanDeportes en cuanto a viajes de su deporte, denunció que la pista atlética que es parte del estadio Rommel Fernández, no tiene la medida reglamentaria de la IAAF para torneos internacionales.

Nada se ha hecho en materia de capacitación de los recursos humanos, especialmente en el área de la teoría y metodología del entrenamiento deportivo, para la preparación integral de nuestros atletas.

Lo cómico y hasta risible, es que el Art. 25 del inconsulto Decreto Ejecutivo 599, clasifica a los deportistas de alto rendimiento en tres grupos. En el N° 1: dice: “Los que obtengan resultados significativos clasificando en los primeros ocho (8) lugares en juegos olímpicos o campeones mundiales de su deporte”.

Bajo ese criterio que no aclara lo que llaman “resultados significativos”, hasta el momento de hilvanar estas líneas, el único atleta panameño en el Grupo N°1 es Irving Saldino. En el grupo N°2: “los clasificados en los primeros 8 lugares en juegos panamericanos y con potencias continentales y de zonas de su “FI”. Allí no llegamos ni a DIEZ atletas.

Habrá una Ciudad Deportiva millonaria y lujosa que no mejorará nuestro deporte.