Temas Especiales

07 de May de 2021

Más Deportes

Los principios éticos del COI

El crecimiento y modernización del COI hizo obligante que su máximo dirigente, su presidente, no siguiera el estilo del quinto president...

El crecimiento y modernización del COI hizo obligante que su máximo dirigente, su presidente, no siguiera el estilo del quinto presidente, Avery Brundage, (1952-1972), de gobernar el COI desde una oficina en Chicago, Estados Unidos, y el sexto, Lord Kilanin, (1972-1980), desde su país Irlanda. Después de los “JO” de 1980 en Moscú, que se caracterizó por un boicot, promovido por el presidente de “USA”, James Carter, Lord Kilanin renunció y fue elegido Juan A. Samaranch como 7º presidente, en 1980, en Moscú.

Al tomar posesión, Samaranch comenzó a trabajar en una nueva dirección para el Movimiento Olímpico, que estaba un tanto debilitado por dificultades políticas. Así empezó una especie de peregrinaje por el mundo estableciendo contactos con jefe de estados y líderes deportivos para defender la causa olímpica. Aseguró el status del COI como una organización internacional no gubernamental, y al mismo tiempo reestructurar las finanzas del COI. Hay que mencionar a Richard Dick Pound que fue un factor importante en ese proceso.

Samaranch optó por el patrocinio global de derechos de TV y otros programas de patrocinio. Y para dar un mayor atractivo a los “JO”, se dispuso a que los mejores atletas del mundo, compitieran en los “JO”, que gradualmente permitió la aceptación de atletas profesionales. Para todo esto, Samaranch oriundo de España, se MUDÓ a Lausana, Suiza, sede del COI, para dirigir , las operaciones diarias del COI, y no por control remoto.

Con unas finanzas creciente y consistente desde el gran éxito económico de los 23º “JO”, de Los Angeles 2004, Solidaridad Olímpica del COI empezó a brindar más apoyo económico a los CON, en especial a los más pobres, del área N°4 de sus Programas Mundiales para su administración , y así fortalecer su independencia de gobiernos y poder pagar el alquiler de una oficina, utilidades y al personal administrativo. En cuanto al Comité Olímpico de Panamá, después de ser desalojado de su “galera” en la Piscina Adán Gordón en 1991, porque el presidente Melitón Sánchez insistía en el respeto total de la autonomía del COP, primero se mudaron a una oficina en la esquina de la calle de dicha piscina, y en 1992, a una oficina en la Avenida México. En 1998 se mudó a una oficina digna de un COP, en la Urbanización Dos Mares. Actualmente funciona en el Edificio Fenacota, pagando un alquiler de $1,500.00 al mes. Un COP ya no se puede dirigir en el tiempo libre del presidente, sino requiere una atención continuada y de horas. Como el titular Miguel Sanchiz, ha dicho en voz alta que “no puedo desatender mi trabajo porque no soy “jubilado”, dedica poco tiempo al COP, lo mismo que el Sec. General, Franz. Como el vicepresidente Fernando Samaniego no tenía un empleo fijo o permanente, y estaba en las oficinas del COP desde las 8:00 a.m., optaron nombrarlo de Director Ejecutivo del COP con salario mensual de $1,500.00. La designación es LEGAL y no viola ninguna ley escrita. No obstante, por encima de lo legal, en el Movimiento Olímpico, impera lo moral y ético. En otras palabras, Samaniego puede ocupar perfectamente ese cargo administrativo, pero lo ético y moral, así lo hizo el Sr. Tomas Sithole al aceptar el cargo administrativo del COI, como Director del Dep. del Int. de Cooperación y Desarrollo, RENUNCIÓ su cargo de miembro directivo del COI, de Pres. del CON de Zimbabwe, Sec. General de ANOCA por principios éticos, y sobre todo, evitar posibles conflictos de intereses. Esto lo debió hacer Samaniego. Mi oposición a ese precedente funesto en los 62 años de aval del COI al COP mi hizo ingresar la lista de ENEMIGOS de Sanchiz. Reitero que debe renunciar como vicepresidente, al tenor del Punto 1.6 de las Normas 28 y 29 de la Carta Olímpica y Art. 9º de los estatutos del COP.