Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Más Deportes

Es inminente la llegada de ‘Mo’ a mil ponches

PANAMÁ. El chorrerano Mariano Rivera, de los Yanquis de Nueva York, sigue acumulando logros en esta temporada.

PANAMÁ. El chorrerano Mariano Rivera, de los Yanquis de Nueva York, sigue acumulando logros en esta temporada.

Luego de haberse convertido en el primer latino en pasar los 500 salvamentos (segundo en la historia de las mayores), y de haber roto un récord de combinación de victorias y salvamentos con su eterno compañero Andy Pettitte, el apagafuegos de Puerto Caimito podría llegar este mismo fin de semana a los mil ponches en su lustra carrera.

Rivera, quien se ha destacado por ser uno de los más importantes cerradores en la historia de las Grandes Ligas, podría resaltar aún más su ya laureada producción con los Yanquis con este logro.

Además de ser considerado como el mejor apagafuegos en los libros de las mayores por varios analistas internacionales por sus importantes rescates en partidos de postemporada y Serie Mundial, al romper la barrera de las diez decenas, se transformaría en el noveno lanzador con más de 300 salvamentos en su haber en pasar dicha cifra.

CONSTRUYENDO SU LEGADO

El “Expreso de Puerto Caimito” inició su carrera como abridos. En su segunda campaña, en 1996, fue usado como relevo, acumulando la mayor cantidad de episodios en sus 15 años en las mayores, 107.2.

Fue en esta temporada que el chorrerano sumó 130 ponches, el que se mantiene todavía como su récord.

En ese año, Rivera promediaba un ponche cada tres bateadores enfrentados.

En la campaña siguiente, el panameño tuvo su primer año como cerrador del equipo. Poco a poco fue ajustándose a su nuevo rol, y ha pesar que paulatinamente fue bajando su promedio de ponches por bateadores enfrentados, seguía sumando muchos guillotinados.

El 2005 fue el último año, hasta ahora, en el que el chorrerano promedió más de cuatro bateadores por cada ponche, porque a partir de ahí, e incuyendo su trabajo en esta temporada, el derecho acumula un chocolate por cada tres rivales.