La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Más Deportes

Un ‘Mundial' con grandes ausencias

Estrellas como Usain Bolt prefirieron no competir en el torneo bajo techo en Portland, para concentrarse en los Juegos Olímpicos

El centro atlético de Portland acoge el campeonato del mundo de atletismo bajo techo, donde están ausentes las grandes figuras de este deporte.

Veintinueve años después de su inauguración en Indianápolis, en 1987, los Mundiales de atletismo en pista cubierta regresan a los Estados Unidos para acometer la primera batalla del año olímpico en el Centro de Convenciones de Portland.

No estará presente la gran estrella del atletismo actual, el jamaicano Usain Bolt, para cuya imponente masa corporal los 60 metros lisos son un tramo demasiado corto, pero sí otros jefes de área como el combinero Ashton Eaton, la velocista Dafne Schippers, la fondista Genzebe Dibaba, el pertiguista Renaud Lavillenie o la lanzadora de peso Valery Adams.

Schippers se enfrenta a la oportunidad de recuperar el título de 60 metros para la raza blanca, después de 17 años.

Desde Maebashi 1999, cuando la griega Ekaterini Thanou, luego suspendida por dopaje, se erigió en reina del esprint batiendo a la ya legendaria Gail Devers, todas las reinas de la velocidad han sido de raza negra.

‘Tendremos algunos de estos atletas en los Juegos Olímpicos en Rio de Janeiro'--RON ALLISEENTRENADOR DEL EQUIPO DE ESTADOS UNIDOS

La antigua heptatleta holandesa, de 23 años, ha demostrado una sólida puesta a punto en la actual campaña bajo techo, reflejada en esa mejor marca mundial del año (7.00), que comparte con la estadounidense Barbara Pierre. Cerca de 600 atletas de 148 países dirimirán la lucha por los 26 títulos en juego en un país, Estados Unidos, que ha sido sede de campeonatos mundiales de atletismo en todas las superficies: aire libre, pista cubierta, ruta y campo a través.

Los Mundiales ‘de bolsillo' prometen algunas novedades destinadas a alimentar el fuego del espectáculo aun cuando muchos de los grandes ases, sobre todo europeos, han preferido ahorrarse el largo viaje a Oregón para seguir preparando en casa la gran cita veraniega, los Juegos Olímpicos de Río.

El francés Renaud Lavillenie, campeón olímpico y plusmarquista mundial, y el estadounidense Shawnacy Barber ya han superado este año el muro de los seis metros, aunque en este caso el récord mundial, en poder del primero, está muy caro (6,16 metros).

La pértiga femenina ofrece opciones más consistentes de récord, a juzgar por el estado de forma de Jennifer Suhr. La estadounidense, campeona olímpica, ya lo ha batido este año con un salto de 5,03 metros, dejando atrás el de la rusa Yelena Isinbáyeva (5,01), y el apoyo de su público puede ayudarle a romperlo de nuevo.

Batir un récord mundial en Portland lleva aparejado un premio en metálico que suma en total 90 mil dólares: 50 mil por la plusmarca y 40 mil por la victoria.

Los cambios afectan especialmente a los concursos de peso, longitud y triple, en los que, después de cinco rondas, los cuatro primeros de la clasificación dispondrán de un sexto intento para el último asalto a las medallas, con el público y las cámaras centrados en su esfuerzo sobre la pista.

Los Mundiales de Portland constituyen la primera gran competición internacional de atletismo en la que no habrá rusos.