08 de Dic de 2022

Más Deportes

Luis Ramos, el técnico colonense que vivió para las pesas

Luis Ramos sintió pasión por las pesas desde muy joven, pero no fue hasta los Centroamericanos y del Caribe, de 1970, y los Bolivarianos, de 1973, que formó parte de la selección nacional

El deporte de las pesas es una de las disciplinas que más brillo le ha dado a Panamá. Desde que John Field, considerado el padre de la halterofilia, llevó a sus muchachos a la conquista de varias preseas en los Centroamericanos y del Caribe del 38, no han dejado de visitar el podio.

El técnico Luis Ramos (Izq.), junto al presidente de la Federación, Henry Phillips, y el presidente de la Liga de Colón, Arnulfo Castillo.Cedida

No obstante, es uno de los deportes que menos apoyo ha recibido en nuestra historia deportiva, tanto en materia de estructura física y logística, como de sus propios atletas.

A partir de ese primer año de logros y conquistas de 'Chester' Field, Ramón Hermidas, Leopoldo De León, Encarnación 'Chacón' Plata, Luis García, Eduardo Dunn y Clanis Chettingham, también se fue creando una estirpe envidiable para otras disciplinas, como fue la de los entrenadores.

La figura del preparador físico y técnico, del fisioterapeuta, del sicólogo y del amigo, se vio compactada en una sola a partir de Field, y así llegaron los triunfos de la mano de estos esforzados entrenadores.

Uno de estos fue el colonense Luis 'Chichí' Ramos, a quien sorprendió la muerte hace apenas una semana, cuando esperaba ansioso el reinicio de las actividades en medio de la pandemia, para proseguir con la tutoría de sus discípulos.

Es cierto, Ramos presentaba quebrantos de salud desde hace algún tiempo, pero eso jamás lo detuvo para atender a la que fue el gran amor de su vida profesional, las pesas.

Ramos, el mejor de todos

“Le puedo asegurar, con la mayor humildad, que ha sido el mejor entrenador que ha tenido la halterofilia”, nos dijo el técnico capitalino Víctor Vergara.

El profesor Vergara, a quien Ramos le entregó el testigo como el entrenador más longevo que tiene este deporte, también recordó con mucho cariño y respeto a Encarnación 'Chacón' Plata.

“Para muchos, Plata fue el mejor, ya que entrenó a Carlos Chávez e Idelfonso Lee, los únicos medallistas de oro panamericanos”, reflexionó.

En una exclusiva lista en la que por modestia no se incluyó, Vergara señaló que, en efecto, las pesas han tenido muy buenos técnicos, como lo fueron Field, Plata, Omar Revello, Ángel Famiglietti y Ramos.

“Ramos tuvo una ininterrumpida carrera haciendo pesistas, como José Díaz y Matilde Ceballos, quienes asistieron a unas Olimpiadas”, indicó.

El entrenador colonense Luis Ramos (el tercero de pie de izquierda a derecha), con la selección provincial de Colón, en el marco de un torneo nacional en octubre de 1980.Cedida

“Fue el entrenador de más tiempo en el ejercicio y el más viejo en edad (76 años) y siempre su comportamiento fue el de un gran profesional, sin mezquindad, sin falsos egos”, apuntó.

Su cosecha en colegiales

Luis Ramos sintió pasión por las pesas desde muy joven, pero no fue hasta los Centroamericanos y del Caribe, de 1970, y los Bolivarianos, de 1973, que formó parte de la selección nacional.

En 1974 se inició como entrenador en el club Los Olímpicos, donde entrenó a Hugo Lindsay, medalla de bronce en los Centroamericanos y del Caribe de La Habana, en 1982; y a José Arrieta, ganador de medalla en torneos regionales de ese deporte.

El exmedallista panamericano José Díaz recordó que Ramos fue un gran descubridor de talentos en los torneos intercolegiales, que se realizaron a partir de 1975, y de donde salió el propio exatleta.

“En esas competencias participé junto a Jaime López, José Santizo, Carlos Caicedo, Moisés Solís y José Jiménez; todos en alguna ocasión miembros de la Selección Nacional y ganadores de medallas”, precisó Díaz.

“Después en los años 90 surgieron Arnulfo Castillo, actual presidente provincial, y José Milla, ganadores de medallas en Centroamericanos, y Ricardo Orozco, quien participó en unos Panamericanos”, abundó.

Entre los logros obtenidos por Ramos estuvo la clasificación de José Díaz (tres veces) y de Matilde Ceballos (una) a unos Juegos Olímpicos, y el ganar la competición por equipo de los Bolivarianos de Barquisimeto (1981) y Cuenca (1985).

Un técnico con sapiencia

Una persona que estuvo ligada por medio siglo a una actividad debe tener muchas anécdotas y, en este caso, Ramos no fue la excepción. El presidente de la liga de Colón, Arnulfo Castillo, contó dos hechos que vivió con Luis Ramos. Uno, cuando aún era un niño; y el otro, casi diez años después, en su etapa como atleta. “En una competencia le dije a Chichí que me dolía el hombro tras realizar mi segundo intento en la plataforma. Me dijo que no me preocupara, que íbamos a ganar, pero que iba a pedir cinco kilos más”, recordó.

“Frente a mi mirada interrogante, le pidió a la mesa técnica que aumentara el peso, lo que llevó a que el otro competidor pidiera otros siete kilogramos. Cuando me llamaron, Ramos les dijo que no iba, lo que obligó al otro pesista a hacer su intento, pero no pudo y así gané”, añadió.

Este episodio le hizo recordar otro, cuando apenas era un mozalbete de diez años y se registró en un torneo, donde Ramos fue uno de los participantes.

“Recuerdo que acompañé a mi tío a una competencia de power lifting y Ramos lo hizo en la división mediana, siendo el más pequeño entre todos los demás competidores, la mayoría gringos (americanos)”, dijo.

Explicó que Ramos logró aventajar en las primeras pruebas, pero al llegar a la última, pidió más peso y ocurrió lo mismo que cuando Castillo fue atleta. Su contrario pidió más discos en el hierro. Ramos declinó participar y venció al final, al no poder su adversario hacer el levantamiento.

“Eso lo hizo bastante, tanto en los nacionales como en el exterior, y llegamos a ganar competencias sin que el atleta hiciera algún movimiento”, matizó.

Castillo lamentó que con la partida de Ramos se fuera un técnico “con estrategia y mucha experiencia”, a quien nunca se le puso un asistente para que recogiera todos estos conocimientos.