Temas Especiales

20 de Ene de 2022

Más Deportes

Arianis Martínez, la nadadora colonense que piensa en París 2024

La más joven de cinco hermanos, estará en el Mundial de Piscina Corta en Abu Dabi representando a Panamá junto a Emily Santos, Andrei Villarreal y Julio Rodríguez. El mismo se celebrará entre el 13 y el 18 de diciembre próximo, supervisado por la Federación Internacional de Natación (FINA)

Arianis Martínez, la nadadora colonense que piensa en París 2024
Martínez nada varios estilos, pero se ha especializado en el Dorso, con el que clasificó al mundial de Abu Dabi.Cedida

La atleta colonense Arianis Martínez espera cumplir su meta de llegar a las olimpiadas de 2024. La ruta es larga, pero lleva dos de sus 18 años preparándose, así es que esperar no es problema.

Es consciente de que solo hay dos formas de llegar a París, por lo que ha tomado el Mundial de Piscina Corta en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos), como punto de partida.

“Poder participar en una competencia de gran nivel como lo es el mundial, es un logro y un gran paso para lo que es mi recorrido en la natación”, señaló.

“Me llena de mucho orgullo y alegría haber cumplido esa primera meta, para demostrar todo mi potencial y cumplir el objetivo de París 2024”, añadió.

Arianis Martínez, la nadadora colonense que piensa en París 2024
La nadadora colonense ha cosechado varias medallas en torneos internacionales juveniles.Cedida

Arianis, la más joven de cinco hermanos, estará en el mundial representando a Panamá junto a Emily Santos, Andrei Villarreal y Julio Rodríguez.

El mismo se celebrará entre el 13 y el 18 de diciembre próximo, supervisado por la Federación Internacional de Natación (FINA).

De la cuna al agua

Arianis relaciona su primer contacto con la piscina a los dos años y medio, cuando con una mano agarraba su biberón y con la otra su salvavidas.

“Es que desde esa época empecé a nadar y cuando me reconocí como nadadora, fue cuando asistí a mis primeras competencias internacionales, en Honduras en 2015”, indicó.

Su madre, Genoveva de Martínez, corrobora este hecho. “Desde esa edad empezó a nadar en la piscina de Gatún, y a los cuatro años a competir”, dijo.

Recordó que una de esas primeras competencias fue el 'Chapuzón Beldagans Plus', que se efectuaba en la piscina municipal de Bethania, en la ciudad capital.

“Desde pequeña fue buena en Dorso y Libre”, apuntó.

Sus padres la llevaban, junto a los miembros del club Alligators, a los eventos en la capital y en el interior, porque las piscinas en Colón no contaban ni cuentan con partidores.

Actualmente, la provincia tiene cuatro instalaciones, una de ellas en la comunidad de Espinar y otra en la Policía de Davis, ambas de 50 metros, pero con poca profundidad.

Las otras son las de Margarita, la única con partidores y de 25 yardas, y la de más reciente construcción en las afuera de la ciudad (Cativá), de 25 metros.

En el caso de la instalación de Margarita, los partidores se obtuvieron por gestión del club con la Federación, que les proporcionó el dinero para construirlas.

París, un plan trazado

Arianis ha estado en los Codicader (primaria, premedia y media), en Camex (2016), en los Sudamericanos de la Juventud en Chile (2017), y en el Cccan de Aruba (2018).

Esto indica que tiene algún tipo de experiencia en las arenas internacionales, pero hablar de un mundial o de unos juegos olímpicos, es otra cosa.

Estar en los juegos de París fue una meta que trazó con su padre, Ulises Martínez, unos meses antes de que éste falleciera en 2020, y hasta ahora, los objetivos se han cumplido.

“París es una meta a largo plazo, porque a corto y mediano plazo están los torneos internacionales, los mundiales y el ciclo olímpico”, detalló.

En esa línea, en abril pasado participó en el abierto de natación de República Dominicana, y en agosto en el interclubes 'Delfín de Oro' de Cali, los cuales permitieron mejorar sus marcas personales.

Después llegó el torneo clasificatorio para el mundial de Abu Dabi en Girardot, Colombia, donde obtuvo su pase en los 50 metros Dorso, con un tiempo de 30.99 segundos.

“El requisito para las nadadoras que nos disputábamos los dos cupos, era tener arriba de 600 puntos y al final obtuve 659, por lo que me llevé uno de ellos”, comentó.

Su clasificación la convirtió en el primer nadador colonense (hombre o mujer), que logra estar en una competición de tan alto nivel.

Para dicha cita, Martínez se concentró por un mes en la ciudad de Bogotá, y ahora reparte sus prácticas entre las piscinas de Margarita y Adán Gordón, en la capital, donde es supervisada por los instructores Rodolfo y Antonio Villacís.

“Para tener un buen rendimiento se necesita cumplir con una parte en altura, que hice en Bogotá; y ahora cumplo la segunda acá en Panamá”, explicó.

A esto se une el hecho de que Arianis está en su último año de bachillerato y que, por suerte, no ha sido un problema, porque las clases las ha tomado en forma virtual.

Hecho sin precedente

Estar en un mundial es algo soñado, pero llegar a unas Olimpiadas es la máxima aspiración de todo atleta, además de que sería un hecho sin precedentes en la historia deportiva de la Costa Atlántica.

De asistir, estaría emulando a la saltadora de longitud, Nathalee Aranda, quien en Tokio 2020 (21) se convirtió en la primera fémina colonense en hacerlo.

En otras épocas, los pesistas José Díaz y Matilde Ceballos, y los velocistas Florencio Aguilar y Alfonso Peters, entre otros, estuvieron presentes en unos juegos olímpicos.

No obstante, es consciente de que la misión no es fácil, mucho menos ahora que no cuenta con el apoyo de su padre, y que el mayor apoyo económico proviene de su familia.

Pandeportes la tiene incluida en el programa de 'estímulo deportivo', del cual se siente agradecida, pero los 200 balboas mensuales que recibe, no son suficientes para los gastos de una atleta de alto rendimiento.

Arianis viaja todas las semanas a la capital a entrenar, lo que acarrea gastos en pasaje y alimentación, fuera de los costos que tiene en medicinas, suplementos e implementos deportivos.

Los tiempos, importantes

Si bien París no está a la vuelta de la esquina, la atleta tiene presente que es importante tener muy buenos tiempos, para poder aspirar a un cupo.

También podría ir con una invitación (wild card), pero en principio eso no está en sus planes, ya que está centrada en ser perseverante, tal y como lo ha sido la húngara Katinka Hosszú, su modelo a seguir.

Hosszú es una de las nadadoras más laureadas de la historia: tres veces campeona olímpica, 26 veces campeona mundial y 35 veces campeona de Europa.

“Todavía no han sacado las tablas de las marcas, pero deben de estar alrededor de 1:01 minutos para los 100 metros Dorso, y hago en estos momentos 1:07.73 minutos”, sostuvo.

Es posible que los tiempos para París 2024 sean mucho más rigurosos, que los registrados en Tokio.

Veamos algunas consideraciones al respecto.

La prueba en Tokio fue ganada por la australiana Kaylee McKeown, con tiempo de 57.47 segundos, mientras que las otras competidoras también hicieron un tiempo menor al minuto.

Hubo cinco series eliminatorias, donde las participantes en las tres primeras marcaron un minuto o un poco más en los cronómetros, por lo que no pasaron a la siguiente etapa.

Al menos tres latinoamericanas participaron y ninguna pudo superar el primer corte, lo que indica lo difícil y exigente de la prueba.

Nada de esto es nuevo para Arianis, por ello está centrada en cumplir cada objetivo con el mismo afán y compromiso que lo ha hecho hasta ahora, con el fin de que París 2024 no sea solo una quimera.