Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Economía

¿Cómo opera DMG?

PANAMÁ. Cada país lo llama de diferentes formas. La célula, pirámide, la red, sistema ponzi, pero todas con el mismo esquema económico...

PANAMÁ. Cada país lo llama de diferentes formas. La célula, pirámide, la red, sistema ponzi, pero todas con el mismo esquema económico disfrazado como “red marketing”, el cual promete que, con una inversión mínima, su dinero se incremente entre 70% y 150% en pocas semanas.

En Panamá, DMG invita al público a entregarle dinero a cambio de una rentabilidad, que es otorgada mediante una tarjeta prepagada. Con esta tarjeta el cliente puede comprar artículos a menor costo en algunas empresas adjuntas a la corporación. (Ver cuadro)

La primera persona, conocida como captador inicial, debe firmar un contrato de 6 meses, en donde suministra toda información personal, desde nombre completo hasta números de cuenta bancarias.

El captador inicial a su vez, debe recomendar a otras 23 personas, en un plazo de 20 días después de firmar el contrato, y así a formar parte del negocio.

Pero para ello, la persona debe invertir un mínimo de dinero requerido, que va desde de 500 dólares hasta 50 mil dólares.

A cada uno de los “inversionistas” se le explica que su dinero se utilizará en un 80% en publicidad personalizada (de boca a boca) y otro 20% para promocionar sus productos en medios de comunicación.

En pocas semanas el primer captador recibe un desembolso de su inversión de entre 70% al 150% que es producto del aporte inicial de sus 23 recomendados.

Por ejemplo, si una persona deposita 3 mil dólares, en cinco meses recibe 2,400 dólares, es decir una rentabilidad de 80%.

En ese momento, todo va de maravilla. Además del dinero, la persona puede incluso comprar artículos que van desde una simple aguja hasta un automóvil. Entre más personas inviertan, más crece la pirámide. Es ahí el éxito del negocio.

En esta primera tanda de distribución, el sistema procura pagar y satisfacer las necesidades del inversor, con la intención de lograr su total confianza en el negocio y como reacción lógica, el inversionista regresa por segunda ocasión con más dinero y con otros 23 recomendados.

Sin embargo, la “red tejida” se convierte más bien en una mortal telaraña cuando luego de un período, tanto las empresas asociadas como los promotores desaparecen llevando consigo millones de dólares invertidos por cada uno de la famosa red. Como ha ocurrido en otros casos.

Como una pirámide necesita aumentar cada vez más el flujo de inversores, estas empresas se establecen en otros lugares con otros nombres e incluso extienden sus tentáculos hasta otros países.

Pero a pesar de que DMG asegura no ser una pirámide, las autoridades colombianas han levantado una investigación porque en varias ocasiones se les ha decomisado miles de dólares en efectivo, que la empresa no ha podido justificar.

¿EXISTEN ALIADOS?

En Panamá, DMG también conocida como Comercializadora Virtual, asegura que algunos comercios locales son sus aliados. Pero hay quienes niegan trabajar con la red. Tal es el caso de la cadena de gimnasios Power Club. Un vocero que prefirió el anonimato dijo a La Estrella desconocer algún tipo de “deal” con DMG.

También El Machetazo, Grupo Rey y el supermercado Xtra, niegan alguna vinculación.

Pedro Sánchez, vocero del almacén Conway, fue la única persona contactada por La Estrella que quiso dar su nombre, y también negó algún tipo de relación con la citada compañía. Mientras tanto, los almacenes Felix B. Maduro, El Chocho, El Campeón, Saks y Dorian's al igual que el Super 99 aclararon que el único negocio que existe con la Comercializadora Virtual, es que ésta les compra cupones a sus empresas, y DMG se encarga de ubicarlos.

SE DEFIENDEN

La Estrella hizo innumerables llamadas telefónica a las sedes de DMG ubicadas en El Dorado y Plaza Edison y en todas las ocasiones se nos dijo que el presidente y fundador de la empresa, David Murcia Guzmán, se encontraba fuera de la oficina y que sólo atendía por citas, pero tampoco pudimos lograr una.

La intención era hablar personalmente con Murcia para conocer de su propia voz, si lo ocurrido en Colombia puede repetirse en Panamá.

Coincidencialmente ayer, en diálogo exclusivo con W Radio de Colombia, David Murcia dijo que no permitirá que el gobierno cierre su empresa porque legalmente no es posible y retó a las autoridades a que demuestren con investigaciones serias, si ha cometido algún delito al ofrecer bienes y servicios a través de la comercializadora.

El gerente y dueño de la empresa responsabilizó al gobierno y al grupo financiero AVAL de lo que pueda pasar a su empresa que, afirmó, no le ha quedado mal a sus usuarios y ofreció devolver los dineros invertidos a quien lo desee.

Sin embargo, Murcia no cree que los usuarios pidan la devolución de sus dineros porque hasta la fecha no le ha incumplido a nadie y por el contrario, cada día recibe más voces de apoyo.

“Que nos explique el presidente Uribe por qué yo tengo que devolver el dinero. No es que yo voy a hacer algo arbitrario y ya... No, señor presidente. Eso no es así. Porque si usted va a hacer cosas arbitrarias pues permítame decirle que yo también haré cosas arbitrarias y pondré a toda la gente en contra del gobierno”.

Murcia aclaró que no es una amenaza, pero pidió que se le respeten sus derechos legales.

En un extenso reportaje, publicado en Colombia, el representante legal de la firma acusó al hijo del presidente Uribe, Jerónimo Uribe, de haber elaborado un programa para el “Body Chanel”, una de las empresas del grupo DMG, pero minutos después el hijo del mandatario se comunicó con la W para desmentir su vinculación y aclaró que el programa se hizo a través de un tercero llamado Daniel Arango.

Murcia, desde Panamá denunció que la caída de la pirámide DRFE es una estrategia con el objetivo de desprestigiar a la empresa DMG, que ya había sido denunciada a través de Internet.