Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Economía

Lula busca mayor participación estatal

BRASIL. Alentado por medidas de emergencia que ayudaron a Brasil a salir de una breve recesión, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva ...

BRASIL. Alentado por medidas de emergencia que ayudaron a Brasil a salir de una breve recesión, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva está interviniendo más agresivamente en la economía y apostando a un gobierno fuerte.

Mientras muchos gobiernos planean estrategias de salida de las medidas contra la crisis adoptadas en el último año, Lula está aprovechando la oportunidad para buscar un mayor rol estatal en la economía.

La mayor intervención ha provocado preocupaciones sobre las finanzas públicas y está generando incertidumbre para los inversores, dado que lo que resta del mandato de Lula hasta diciembre de 2010 podría ser menos predecible que sus siete años previos en el cargo.

El mes pasado, el gobierno de Lula gravó el ingreso de capitales extranjeros para ayudar a estabilizar la moneda local, el real, y circuló una propuesta para que una empresa estatal expanda la cobertura de banda ancha en competencia con el sector privado.

IMPUESTOS

Lula también amenazó con cargar un impuesto a la exportación de mineral de hierro a fin de presionar a la minera Vale a construir acerías en Brasil.

Lula está tratando de que el Congreso apruebe un proyecto que aumentaría el control del gobierno sobre el sector de hidrocarburos, capitalizaría a la petrolera estatal Petrobras y le otorgaría una parte mínima en cualquier asociación en campos de crudo descubiertos recientemente.

También reforzó al Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) $56.600 millones del Tesoro Nacional e instruyó a otros bancos estatales a competir más agresivamente con sus contrapartes privados por el liderazgo del mercado.

"Estas señales no son buenas. Estoy muy preocupado y también lo están todos en la industria", dijo Pedro Passos, presidente de IEDI, una consultora de Sao Paulo que recibe recursos de la industria.

"Cuando el gobierno comienza a hablar sobre poderosas empresas estatales y grandes planes de desarrollo, tenemos mucha cautela, porque ha fracasado antes", agregó.

Nadie espera que Lula, un ex líder sindical que ha gobernado casi como un centrista, abandone los pilares de la estabilidad económica de Brasil o adopte políticas económicas de izquierda más radicales, a ejemplo de otros países sudamericanos, como Venezuela, Ecuador y Bolivia.

Pero una ola de exenciones impositivas para industrias clave, grandes préstamos a empresas estatales y un aumento del gasto para financiar un creciente aparato estatal han profundizado el impacto de menguantes ingresos impositivos.