27 de Feb de 2020

Economía

Telefónica pierde mil 400 millones de dólares

ESPAÑA. Los medios locales españoles le dieron nombre a la megadevaluación en Venezuela. El “viernes negro” ya causó perjuicios millonar...

ESPAÑA. Los medios locales españoles le dieron nombre a la megadevaluación en Venezuela. El “viernes negro” ya causó perjuicios millonarios en España. BBVA, Repsol o Mapfre tienen intereses en el país, pero la más afectada por la decisión de Hugo Chávez de devaluar un 50% el bolívar es Telefónica. En una sola noche, la operadora vio cómo se le esfumaban unos 1,400 millones de dólares en dividendos de su filial.

En España la noticia comenzó a correr como la pólvora en la mañana del sábado. Y fue entonces cuando los responsables financieros de las empresas comenzaron a hacer cuentas. A la cabeza de ellos, los de Telefónica. Su filial en Venezuela no sólo se ha convertido en una de las joyas de la corona de la operadora en Latinoamérica por su buena marcha operativa, sino que es dueña de miles de millones de euros en dividendos que ha sido imposible repatriar.

¿El resultado directo? La mitad de esa cifra, simplemente, se ha esfumado. Telefónica lleva tiempo advirtiendo del peligro de devaluación a los inversores e intentó repatriar el máximo de beneficios desde su filial venezolana en previsión de la medida anunciada el viernes. Hace unos dos años que Telefónica no obtiene autorización para sacar fondos en el país.

La encargada de dar el visto bueno es la Comisión de Administración de Divisas, el Cadivi, que a la vez es la que se encarga de entregar los dólares que corresponden a cambio de los bolívares generados.

Y ahí es donde ha estado el problema.

Venezuela ha agotado sus dólares con este sistema que, además, obliga al país a pagar a las compañías a un tipo de cambio que es mucho mejor que el real. En el fondo, es el propio Estado el que está enriqueciendo a las compañías extranjeras. Y por eso dejó de hacerlo.

Entonces el peligro se disparó y más en un país donde es casi imposible hacer una cobertura de tipo de cambio, porque el bolívar no se negocia en los mercados.

La consecuencia es que los dividendos que la filial local paga a Telefónica llevan meses retenidos y han aumentado de cuantía. La cantidad reconocida es de 2,000 millones de dólares. Tras la devaluación del viernes, esta cantidad se ha quedado reducida a la mitad.

En una sola noche, se han perdido 1,000 millones.

Y eso sin contar el efecto en los fondos propios, que tendrán que ajustarse al nuevo cambio.

También los ingresos se reducirán, por mucho que suban los precios, y lo mismo sucederá con los beneficios.