Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Economía

ITBMS de julio se trasladó al consumidor

PANAMÁ. Aunque a inicios del año el Gobierno sostenía que con la reforma fiscal el Impuesto de Transferencia de Bienes, Muebles y Servic...

PANAMÁ. Aunque a inicios del año el Gobierno sostenía que con la reforma fiscal el Impuesto de Transferencia de Bienes, Muebles y Servicios (ITBMS) no sería trasladado a los consumidores, cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censo de la Contraloría General de la República revelan lo contrario.

Según el INEC, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de julio con respecto a junio de este año subió en 1,1% en los distritos de Panamá y San Miguelito de 1,3%, lo que es un indicativo para los economistas de que el ITBMS se le transfirió a los consumidores.

En el renglón de bienes y servicios diversos, se registró una variación a julio de 2,3%, seguido del renglón de vestido y calzados con 2,0% y vivienda, agua, electricidad y gas 1,9%. Ver recuadro: Índice de Precios al Consumidor

Economistas consultados coinciden en que los comercios empezaron a ajustar sus precios de ventas antes de que entrara en vigencia el nuevo impuesto en julio.

OPINIONES

El economista Aristides Hernández, de la firma Latin Consulting, explicó que ‘si el IPC que subió 1,1% en julio se multiplica por el Producto Interno Bruto (PIB) que se estima en unos 25 mil millones de dólares, el resultado es un efecto inflacionario que se estima en unos 275 millones de dólares’.

Este monto —dijo— es lo que están pagando de más los consumidores desde julio debido a la entrada en vigencia del ITMBS al 7%, en lugar del 5%.

Aclaró que es algo preocupante el hecho de que el IPC se eleve a 1,1% en julio, mientras que en junio llegó a 0,1%, ya que de aumentar a un 1% cada mes, al final del 2010 la inflación cerraría en un 12% en lugar del 4% que se había estimado.

Por su parte, el economista Rolando Gordon estima que la inflación cerrará entre un 3,4% a un posible 4%.

Raúl Moreira, presidente del Colegio de Economistas, señaló que ‘tomando en cuenta que estamos acostumbrados a índices no superiores al 2,0%, sí es de preocuparse un incremento en el mismo, ya esto limita la capacidad de adquisición de bienes y servicios por parte de los consumidores, que ven cómo sus ingresos pierden valor adquisitivo’.

Agregó que el efecto es peor aún sobre aquellas personas que o no tienen ingresos fijos o carecen del mismo en absoluto por lo que no pueden adquirir ni siquiera los bienes y servicios básicos para su subsistencia, aumentando los niveles de pobreza en nuestro país’.

Al contario de Hernández y Moreira, el profesor Gordon, sostiene que el incremento que registró el IPC se encuentra dentro de las estimaciones que se habían hecho y que por el mismo no hay que alarmarse.

Según Moreira, en las cifras de julio con relación a junio de este año los sectores que han registrado un mayor incremento son vestidos, bienes y servicios diversos, ya que se puede considerar que como estos son sectores que pagan directamente el impuesto al consumo, el incremento del ITBMS puede explicar de buena manera el incremento del IPC, tanto en estos como en general.

Datos del INEC revelan que en los seis primeros meses del año el IPC alcanzó un máximo de 0,8% en enero, ya que estaba influenciado por las ventas que se generan en diciembre, pues de febrero a junio el IPC rondaba entre 0,1% a 0,4%.

Se trató de conseguir una opinión del Ministerio de Economía y Finanzas a través de Relaciones Públicas, pero no fue posible.