Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Economía

Panamá frente al auge logístico

PANAMÁ. Una de las características de la globalización ha sido la creciente caída de las barreras arancelarias que ha abaratado el preci...

PANAMÁ. Una de las características de la globalización ha sido la creciente caída de las barreras arancelarias que ha abaratado el precio final de las mercancías en los mercados internacionales.

Igual impacto han tenido las sustantivas mejoras tecnológicas registradas por la industria naviera, ferroviaria, aeronáutica y terrestre que ha redundado en más eficiencia, velocidad y seguridad de estos medios que han generado importantes reducciones en los costos logísticos.

Sin embargo, en la práctica todo lo anterior ha implicado que el costo de mover y re distribuir las mercancías haya adquirido un mayor peso en cuanto al costo final de la misma. Visto en términos relativos, el valor final de los artículos se ha hecho ahora más sensible a las variaciones en el costo de transportación, esto ha llevado a crear un incentivo de parte del gobierno y agentes económicos para mejorar la competitividad de la logística y del transporte internacional, lo cual evidentemente ha estimulado mayor inversión en la infraestructura del sector.

Panamá es un ejemplo claro de cómo se ha expandido esta actividad sobre todo a partir de 1997 cuando se da la privatización de los principales puertos y el nuevo puerto de Evergreen, fecha a partir de la cual se ha registrado un aumento constante tanto de las inversiones como del flujo de carga y pasajeros.

RETOS

A pesar de ello, también es cierto que Panamá aún requiere mejoras significativas en cuanto a ampliar su estructura física (puertos, grúas porta-contenedores, patios entre otros) pero sobre todo en cuanto a mejorar aspectos logísticos (que atañe la dinámica del sistema en general).

En efecto durante diversas presentaciones formuladas por expertos en el marco del llamado ‘World Business Forum’ celebrado en Panamá en abril pasado, se destacó que nuestro sector marítimo enfrenta una curiosa dualidad.

En primer lugar está en el número 5 en el ranking a nivel mundial en cuanto a disponibilidad de infraestructura; sin embargo en competitividad logística ocupa el nivel 51.

Esto es el resultado de varios aspectos. Primero, persisten ‘cuellos de botellas’ asociados a la capacidad institucional y manejo administrativo particularmente en temas aduanales.

Además, y así lo reconoce el propio Plan Estratégico de Gobierno 2010-2014, en Panamá los costos (o tarifas) de transportación interna son en promedio entre un 30% a 40% más alto que en otros países de la región.

Algunos sostendrían que por su alta competitividad marítima Panamá puede ‘darse el lujo’ de que transportistas mantengan restricciones a nuevos ofertas.