Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Economía

Índice Big Mac desmiente a Abe

BOGOTÁ. La creciente cantidad de asociados comerciales de Japón que dicen que la campaña del primer ministro Shinzo Abe para depreciar e...

BOGOTÁ. La creciente cantidad de asociados comerciales de Japón que dicen que la campaña del primer ministro Shinzo Abe para depreciar el yen ha ido demasiado lejos gana argumentos con mediciones destinadas a evaluar los costos relativos de los productos.

La paridad nominal del yen de 90,40 de hoy es un 16% más baja que el nivel que toma en cuenta las diferencias en los precios al consumidor en Japón y los Estados Unidos, según el índice Big Mac de la revista The Economist. Se trata de la mayor disparidad desde 2009 y hace del yen la moneda más subvaluada del Grupo de los 10, según la medición, que registra los precios de la clásica hamburguesa de McDonald’s Corp. en el mundo.

Koichi Hamada, asesor económico de Abe, dijo que 100 por dólar es un ‘buen nivel’ para el yen en momentos en que crece la crítica global a las medidas del país en apoyo de los exportadores.

No es probable que el primer ministro obtenga solidaridad entre los ministros de Hacienda del Grupo de los 20 que se reunirán el mes próximo en Rusia, donde un banquero central advirtió sobre una ‘guerra cambiaria’ de devaluación competitiva.

‘Es probable que los gobiernos extranjeros manifiesten sus objeciones al hecho de que Japón dependa de un yen más débil para su recuperación económica’, dijo el 23 de enero Hiroshi Morikawa, un economista en Tokio del Instituto de Asuntos Monetarios Internacionales, que hace investigación para el gobierno.

‘Los países desarrollados parecían compartir la opinión de que el yen estaba sobrevaluado cuando se encontraba en el nivel de 70, pero es probable que esa opinión disminuya’.

Michael Meister, el vocero legislativo de finanzas del partido de la canciller alemana Angela Merkel, dijo esta semana que Japón corre el riesgo de ser objeto de represalias por parte de los países del G-20. Jens Weidmann, miembro del consejo gobernante del Banco Central Europeo, advirtió esta semana sobre una ‘politización’ de la paridad cambiaria del yen.

El índice de The Economist usa el precio local de la famosa hamburguesa como barómetro de los costos de materiales y mano de obra en los distintos países del mundo.

El precio era de $4,33 en los Estados Unidos, según la última encuesta, mientras que el costo en yenes en Japón equivalía a $4,09. La teoría de la paridad de poder adquisitivo sostiene que las monedas subvaluadas se apreciarán con el tiempo para cerrar la brecha, y viceversa en el caso de las monedas sobrevaluadas.

Cuando el yen tocó el punto más bajo en cuatro años y medio —124,14 por dólar— el 22 de junio de 2007, estaba subvaluado un 35%, según el índice Big Mac, la mayor cantidad entre las monedas del G-10.

A partir de ese punto se apreció 65%, a un récord del período posterior a la Segunda Guerra Mundial: 75,35 el 31 de octubre de 2011.