Temas Especiales

28 de Mar de 2020

Economía

Pérdida de privacidad, cambia el cibercrimen

PANAMÁ. En materia de seguridad informática, el 2014 estará signado por la preocupación de la pérdida de privacidad en interne, según de...

PANAMÁ. En materia de seguridad informática, el 2014 estará signado por la preocupación de la pérdida de privacidad en interne, según detalla el informe ‘Tendencias 2014 en Seguridad Informática’ elaborado por los especialistas de ESET Latinoamérica.

El documento destaca la evolución del cibercrimen y la diversificación del malware hacia otro tipo de dispositivos.

PÉRDIDA DE PRIVACIDAD EN INTERNET

A partir de la masificación de internet la privacidad de la información comenzó a adquirir mayor trascendencia para la comunidad en general y no sólo para los expertos del área de seguridad informática o las empresas. Entre las estadísticas que corroboran ese aumento, es posible mencionar:

El incremento del tráfico web del buscador DuckDuckGo —sitio que ofrece privacidad del contenido para el internauta— aumentó considerablemente durante mayo y septiembre de 2013.

Una encuesta realizada por la consultoría ComRes arrojó que de un total de 10,354 entrevistados que residen en nueve países distintos (Brasil, Reino Unido, Alemania, Francia, España, India, Japón, Corea del Sur y Australia), el 79% aseveró estar preocupado por su privacidad en la red.

‘La falta de concientización sigue siendo uno de los principales obstáculos al momento de proteger adecuadamente la información y privacidad del usuario en internet. En una primera instancia es la propia persona quien decide qué información publicar y qué no, por ende, también puede aumentar o disminuir el nivel de su privacidad en internet’, dijo Raphael Labaca Castro, coordinador de Awareness & Research de ESET Latinoamérica.

CIBERCRIMEN

Del informe desarrollado por ESET Latinoamérica se desprende que amenazas informáticas como códigos maliciosos continúan siendo una de las principales causas de robo de información y pérdida de privacidad.

La cantidad de detecciones continúan crecen rápidamente. El incremento se explica por la rápida evolución tecnológica que han experimentado los dispositivos móviles y la información que es posible almacenar y procesar con ellos. Sin embargo, esa evolución técnica también lo han tenido los códigos maliciosos.

La primera categoría tiene relación con las amenazas diseñadas para formar botnets, es decir, redes de equipos comprometidos (zombis) que son manipulados por un atacante.

En segundo lugar, el malware diseñado para plataformas de 64 bits que se ha complejizado.

Y finalmente, detalla el informe, la extorsión utilizando malware (ransomware) como método de obtención de rédito económico se ha vuelto cada vez más frecuente en América Latina, dejando de ser una técnica que se aplicaba casi exclusivamente en países como Rusia y Estados Unidos.