Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Economía

JP Morgan negocia con el Gobierno para construir una sede en Nueva York

El proyecto, que prevé dos torres que alojarían a unos 16 mil empleados, está valorado en unos 6,500 millones de dólares

JP Morgan negocia con el Gobierno para construir una sede en Nueva York
Edificio de 75 pisos de JP Morgan Chase, la más alta edificación en el estado de Texas.

El banco JP Morgan Chase, el mayor de Estados Unidos, está negociando con las autoridades de Nueva York posibles incentivos para construir una enorme nueva sede en una zona en desarrollo del oeste de Manhattan.

El proyecto, que prevé dos torres que alojarían a unos 16 mil empleados, está valorado en unos 6,500 millones de dólares y sería uno de los mayores desarrollos inmobiliarios para una única compañía llevados a cabo en la historia de la ciudad.

Las negociaciones entre el banco y las autoridades públicas se han desarrollado hasta ahora con total discreción, pero esta semana The New York Times hizo públicos algunos detalles de las discusiones, que en las últimas horas han despertado numerosas quejas por parte de los ciudadanos a través de internet.

Según el diario, JP Morgan Chase solicitó de entrada más de 1,000 millones de dólares en incentivos por parte de la ciudad y del estado, a través de subsidios y exenciones que facilitarían la construcción del nuevo complejo.

El banco asegura que los beneficios que su nueva sede ofrecería a Nueva York compensarían esas ayudas, señala The New York Times, pero las autoridades no parecen por la labor de ceder fácilmente.

‘De ninguna forma la ciudad aceptaría una demanda por 1,000 millones de dólares en incentivos adicionales’, dijo al periódico la vicealcaldesa para Desarrollo Económico, Alicia Glen.

Para el alcalde, Bill de Blasio, sería a priori difícil justificar ayudas de ese tipo a un banco, pues uno de los ejes de su campaña electoral fue su oposición a los subsidios a grandes empresas.

Al mismo tiempo, de oponerse frontalmente, podría dar alas a los críticos que le acusan de no cuidar a algunos de los mayores generadores de empleo de la ciudad.