Temas Especiales

13 de Aug de 2020

Economía

Población de concha negra merma en Montijo y David

El tema es abordado en la nueva Ley de Pesca que prepara la Autoridad de los Recursos Pesqueros.

Población de concha negra merma en Montijo y David
La explotación de la concha negra constituye fuente de proteínas e ingresos para comunidades costeras.

En la última década, la alta demanda de la concha negra o prieta ( Anadara tuberculosa ), la sobreexplotación y el deterioro de su hábitat ha mermado el recurso en las zonas protegidas de los manglares de Montijo y David, revelan los primeros resultados de un estudio desarrollado desde 2016 por el Centro Regional Universitario (CRU) de la Universidad de Panamá en Veraguas, financiado por la Senacyt.

En esas áreas de país, donde la explotación del recurso es alta, las densidades del molusco están por debajo de 0.6 individuos por metro cuadrado, cuando en 2004 en los manglares de Montijo, la densidad era de 1.82 individuos por metro cuadrado, explica Yolani Robles, investigadora del CRU.

El estudio también arrojó cambios en la proporción sexual de los moluscos, que pasó de igualitaria (un macho por una hembra) a una proporción de más de tres hembras por cada macho en ambos manglares.

Otro dato que reveló fue la aparición de tasas altas de hermafroditismo, 13% en manglares de David y 4% en Montijo, de los más altos para Latinoamérica.

‘Sin duda estos datos mandan un mensaje claro de desbalances en los indicadores poblacionales para la concha negra, los que pueden ser ocasionados por la presión pesquera, contaminación y su efecto en los estadios tempranos del desarrollo (fase larvaria), afectando el reclutamiento en la fase adulta o cambios ambientales que alteran los procesos reproductivos y de reclutamiento', alerta Robles.

Se estima que entre los manglares de David y Montijo, de 300 a 400 ‘concheros' dependen directamente de la explotación de este recurso. Por ello, afirma Robles, ‘es necesario ponerle atención a este recurso, debe organizarse y reglamentarse su explotación'.

Lo alentador, apunta, es que las tallas que se extraen en esa región están por encima de los 50 milímetros. La talla recomendada por la FAO es de 47 milímetros. Pero advierte que en Panamá no existe una talla mínima legal de extracción, ni tampoco una normativa para su explotación ni registros confiables sobre las cantidades de concha que se extraen y se comercializan; ni un plan de manejo.

El tema es abordado en la nueva Ley de Pesca que prepara la Autoridad de los Recursos Pesqueros.

Robles destacó que David y Montijo son áreas protegidas, cuya explotación debe estar regulada por los planes de manejo.