La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

Inversión no mejoró la movilidad urbana

Las administraciones de Martinelli y Varela triplicaron en un decenio la inversión en movilidad urbana que sugiere el BID para 30 años, y el problema continúa

Según el Banco Interamericano de Desarrollo, para que en 2050 Panamá llegue a ser una capital desarrollada y apta para todos los tipos de movilidad, se requerirá una inversión de $3 mil millones.

Sin embargo, Panamá ya ha invertido más del triple en solo un decenio y los resultados aún no marcan. El congestionamiento vial, la tasa de motorización y el gasto/tiempo de traslado es uno de los más altos de la región, a pesar de los más de $10 mil millones invertidos desde 2009 en el sistema de Metrobús, el Metro y corredores Norte y Sur, sin contar los millones invertidos en carreteras, reparaciones viales y aceras.

Con base en el Plan de Movilidad Urbana presentado en octubre de 2017 por el presidente de la República, Juan Carlos Varela, en la capital reside 1.5 millones de personas, aparte de otro millón que viene a trabajar diariamente procedente de los sectores este y oeste del país, engrosando el parque vehicular que circula en la ciudad y que genera un congestionamiento que impacta en la economía y la calidad de vida de las personas.

Sobre el parque vehicular, según la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), hasta el 13 de abril de 2018, en todo el país habían 1.3 millones de carros, de los cuales 813,841 contaban con una póliza de seguro vigente, lo que indica que hay una gran cantidad de vehículos sin seguro o que no han sido dados de baja en el Municipio.

Por su parte, la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe, en su informe ‘La ineficiencia de la desigualdad', destaca que la tasa de motorización en Panamá es de 150, índice que va aumentando en proporción al aumento del poder adquisitivo; sin embargo, el índice de motorización de Panamá es más alto que el de Noruega, que aún teniendo un PIB per cápita mucho mayor ($70,812), su tasa de motorización es mucho más baja, en gran parte por la eficiencia de las inversiones en movilidad urbana.

El informe destaca que hay un amplio espacio para aumentar la participación de modos más limpios de transporte público.

Según el Observatorio de Movilidad Urbana del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) (2015), el 56.4% de los viajes diarios se realizan en transporte colectivo, y de estos, los metros y trenes eléctricos cubren aproximadamente el 16%.

Lo anterior se refuerza con el más reciente Reporte de Economía y Desarrollo (RED), elaborado por el CAF, que destaca que los panameños tardan una hora y 52 minutos para trasladarse desde su residencia hasta su lugar de trabajo en cada trayecto, una cifra que se eleva hasta 67 minutos si se desplazan en transporte público y hasta 56 minutos, en vehículo particular.

Este tema ha sido bandera de las administraciones gubernamentales, especialmente la del quinquenio pasado y el actual.

INVERSIONES

En 2010, la administración de Ricardo Martinelli gestionó la compra de los corredores Norte y Sur por $1,070 millones, con la promesa de que los mismos fueran gratis en diez años, es decir, a partir de 2020.

Ese mismo año, el Ejecutivo invirtió cerca de $270 millones en una concesión para reemplazar 1,200 buses ‘diablos rojos' por las ‘neveras' de metrobús.

En abril de 2014, un mes antes de las elecciones presidenciales, Panamá se convirtió en el primer país de Centroamérica con un metro, al inaugurar la Línea 1 del Metro de Panamá con un costo de $2,009 millones, iniciativa que venía casada con dos líneas adicionales en proyecto a futuro.

La Línea 2, licitada en la administración del presidente Juan carlos Varela, se estima que entrará parcialmente en operación antes de la Jornada Mundial de la Juventud, que tendrá lugar en enero de 2019 y que costará, hasta el momento, unos $1,857 millones.

La Línea 3 del Metro y el cuarto puente sobre el Canal de Panamá, obras también programadas en la actual administración, costarán en conjunto unos $4,000 millones más y se prevé que estén listas para el año 2022.

Otra transacción de la larga lista de intentos por mejorar la movilidad urbana del panameño fue la compra del sistema de metrobuses que operaba la empresa Transporte Masivo de Panamá, S.A. con la promesa de mantener el pasaje de las rutas troncales en $0.25. No obstante, no fue hasta el año 2017 que la tarifa de los pasajes de los buses que pasan por los corredores disminuyera de $1.25 a $0.75.

A pesar de toda la inversión comprometida, el congestionamiento vial no cesará por falta de una planificación vial acorde al desarrollo de la urbe capitalina, donde converge la mayoría de la población.

Y ocho años después, la queja de la ciudadanía es la misma, las frecuencias son esporádicas y los tiempos de viaje no se han reducido, o al menos, no para la mayoría.