Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Economía

Investigadores científicos discuten sobre la ruta del arroz en Veraguas

La Senacyt organizó un Café Científico donde expertos en el rubro arroz explicaron los retos y oportunidades que tiene el país la producir su grano de mayor consumo

En Panamá el grano de mayor consumo es el arroz con una ingesta anual per cápita de unos 132.54 libras. Ante esa realidad y que la misma sea sostenible en el tiempo, la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt) en conjuto con la Asociación de Productores de Arroz y Granos Básicos de Veraguas (APAVE), realizó el Café Científico "La Ruta del Arroz".

Benjamín Name, investigador y productor de arroz explicó que cada Panamá aún enfrenta retos agrícolas con el rubro arroz. "Para una producción sostenible y de calidad se requiere la adopción de tecnologías conocidas, pero no aplicadas para que permitan la conservación de los suelos y aguas.

De está manera -dijo- se puede aumentar la fertilidad del suelo y reduciendo al máximo del uso de agroquímicos en general. Lo anterio dijo Name es en la búsqueda de una producción agroecológica.

No obstante ante la compleja gestión sostenible del suelo surge el cambio climático, la Senacyt propuso un intercambio entre técnicos, productores y estudiantes. "El Cambio climático es un tema que nos trae la necesidad de adaptar mecanismos a largo plazo, ligado a Políticas de Estado que nos permitan la seguridad alimentaria, zonificando áreas, adecuando suelos para permitir la cosecha de agua, la reducción de la erosión y el aumento de la productividad por unidad de área, de manera que nos permitan el autoabastecimiento de este rubro", destacó la entidad a través de un comunicado de prensa.

Desde esa óptica, el representante del Instituto de Investigación Agropecuaria de Panamá (IDIAP) José Ezequiel Villarreal comentó que los resultados de las investigaciones realizadas sobre los nutrientes en el suelo, determinaron la extracción de nutrientes en raíz, follaje y granos. "Los resultados revelaron que no existió diferencia significativa en rendimiento entre ambas variedades, mientras que existió diferencia significativa en la extracción de nutrientes entre ellas".

En tanto, Evelyn Quirós, también investigadora del IDIAP es de la postura que "para una producción rentable en el cultivo del arroz, se debe tener claro conocimiento de los factores que se deben considerar dentro de un manejo del cultivo". Muchos de estos factores son de índole biótico y abióticos, culturales, sociales, económicos, de preferencia por parte de los productores, y todos centrados en  qué manera afectan la planta de arroz o variedad seleccionada. En el país se cuenta con programas de mejoramiento genético de arroz que generan y han generado tecnologías varietales adaptadas a las zonas arroceras, algunas con uso comercial y otras recién en registro ante el  Comité Nacional de Semilla (CNS).

Según Quirós en la actividad arrocera se han detectado algunas prácticas que afectan los rendimientos y la rentabilidad. Entre algunas podemos mencionar las altas densidades de siembra, preparaciones de terreno tardías, abonamientos tardíos y con excesos de N, control de malezas tardías, fumigaciones innecesarias y cosechas tardías.

La especialista es de la opinión que "el factor más importante que debe tener el productor presente es que una parcela nunca es igual a otra, por ende, debe organizar y analizar el manejo y practicas precisas en cada una de ellas y no copiar recomendaciones de otras fincas arbitrariamente. Además de tener presente las visitas periódicas al cultivo y sus monitoreos de plagas y enfermedades que sustenten una intervención con un producto químico".

Por su parte, Acher Melamed, productor y miembro de la Asociación  de Arroceros de Veraguas, explicó los productores, son al mismo tiempo empresarios, y por eso deben considerar la rentabilidad de la producción. "Algunos productores desechan semillas si no logran rendimientos de 100 quintales de arroz por parcela, sin conocer bien la zona donde esta ubicado el cultivo. Considera que los productores deben dar seguimiento y tener información sobre el clima, las características del suelo, de los equipos y colaboradores en el campo de trabajo y la variedad de semilla que utiliza para adaptarse a sus requerimientos", aclaró.