Panamá,25º

14 de Dec de 2019

Economía

La vulnerabilidad de la economía global, ¿camino a la recesión?

Hoy día, la conducta de los mercados financieros es reflejo de la ansiedad de los inversionistas por localizar su capital en alternativas que compensen su aversión al riesgo y otorguen mayor rendimiento al corto plazo

La vulnerabilidad de la economía global, ¿camino a la recesión?

Con la intensificación de los riesgos a la baja del crecimiento mundial, se exacerban las incertidumbres en cuanto a la materialización de las proyecciones globales. Hoy día, la conducta de los mercados financieros es reflejo de la ansiedad de los inversionistas por localizar su capital en alternativas que compensen su aversión al riesgo y otorguen mayor rendimiento al corto plazo.

A partir del 2016 la estabilidad de los mercados globales se ha visto menoscabada una vez más, esta vez resultado de una intensificación del riesgo geopolítico. Y es que el no cese de las tensiones entre Estados Unidos (EE. UU) y sus socios comerciales, primordialmente China, exacerban los retos convencionales al ser estas contraproducentes a la cooperación multilateral que requiere la liberación de los mercados con miras a la expansión y por ende estabilidad económica mundial.

Así lo reflejan las actualizaciones de perspectiva mundial 2019-2020 con respecto a las potenciales bajas para las expectativas de crecimiento dictadas en períodos previos. En reciente informe (julio 2019), las proyecciones del producto mundial continúan reportando potencial desaceleración al 3.2% equivalente a 0.3 puntos porcentuales por debajo de las cifras dictadas para enero 2019 (3.5%).

El camino a la desaceleración económica ilustrado en estos reportes se torna más relevante a partir de una serie de reacciones que para muchos en la materia se consideran como prevenciones a una futura recesión. Tal como lo son la aplicación de herramientas de política monetaria expansionaría por parte de Bancos Centrales y una mayor diferencia en las tasas de rendimiento o costos de instrumentos soberanos emitidos por el gobierno de EE.UU.

¿Qué acontece?

Si bien es cierto que los ciclos económicos se caracterizan por altas y bajas, equivalentes a períodos de bonanza y crisis, lo que se está experimentando actualmente en el ámbito mundial escapa de una típica conducta de estos ciclos. Hoy día, la intensificación de las tensiones entre EE. UU y sus socios comerciales, principalmente China, la disminución del consumo de bienes de inversión y bienes duraderos, y un debilitamiento en el desenvolvimiento de los mercados financieros, se diría que son más bien el resultado de acciones premeditadas en lugar de simples causales.

Este panorama, no exhaustivo de los temas geopolíticos, económicos y financieros que se manifiestan en el entorno mundial, toma mayor relevancia frente a recientes hechos suscitados en la economía estadounidense. Entre estas, actualización del rango de referencia de las tasas de interés por parte del Comité de la Reserva Federal de EE. UU quien para el 31 de julio 2019 dicta 2.00-2.25 ubicándose así la nueva referencia a 0.25 puntos porcentuales por debajo del rango con miras a los esfuerzos de normalización en cuanto a política monetaria (2.25-2.50).

¿Cómo esto es reflejo de advertencia? retomando la materia, la acción con objeto a la disminución de las tasas es una herramienta de política monetaria expansionaría con miras a la promoción económica por medio de la relajación de costos de dinero y motivación al consumo, primordialmente en períodos de ralentización económica. Por lo tanto, sino se percibiera una potencial desaceleración con altas afectaciones, por qué se buscaría aplicar un método de reactivación.

FICHA

La autora conduce el segmento ‘Su ventana financiera' en @Estrellaonline

Nombre completo: Laritza del Rosario Lezcano Navarro

Ocupación: Consultora Financiera

Resumen de su carrera: Master en Inversiones y Finanzas y Diplomado de Economía y Finanzas de la Universidad Queen Mary University of London. Licenciatura en Contabilidad, Banca y Finanzas de la Universidad Santa María La Antigua de Panamá. Experiencia laboral en auditoría comercial, análisis financiero e implementación de análisis cuantitativo.

La idea sobre una potencial contracción que termine en recesión se exacerba con el debilitamiento de los mercados financieros, la cual ha sido atribuida a un aumento en los niveles de aversión al riesgo por parte de inversionistas con mayor percepción pesimista frente a mercados que no parecen reflejar señal de mejora. Este debilitamiento de los mercados financieros se intensifica en instrumentos soberanos o de gobierno, principalmente de los del Tesoro de EE.UU. Acorde a las recientes variaciones de las curvas de rendimiento, en los últimos 5 meses, las tasas de los bonos a corto plazo han sido mayores versus aquellos a largo plazo. A la actualidad, los bonos de 1 año reportan una tasa de 1.72% equivalente a 0.22 puntos porcentuales por arriba de los bonos a 10 años cuyo rendimiento oscila 1.52% (15 agosto, 2019). Por otro lado, los bonos a 30 años han alcanzado el mínimo de su rendimiento histórico, ubicándose por debajo del 2.0%.

Para comprender como esto exacerba el pesimismo sobre la estabilidad, es necesario que se consideren qué es lo que transmite las diferencias de las tasas ilustradas por la curva de rendimiento instrumentos soberanos a corto versus largo plazo.

¿Qué es la curva de rendimiento? De forma sencilla es la representación de la diferencia entre las tasas de interés de los bonos soberanos a corto versus largo plazo. Las tasas varían porque a mayor plazo se percibe mayor incertidumbre sobre los resultados. Por ende, el inversionista demanda una tasa de rendimiento más atractiva para bonos a largo plazo -10, 20, 30 años- versus aquellos de menor plazo -1, 2 años-.

Siendo esta la expectativa, bajo condiciones normales se espera observar una curva de rendimiento ascendente. Esto transmite confianza en el desenvolvimiento actual de los mercados financieros.

Sin embargo, en períodos de incertidumbre como los que atraviesa hoy día la economía mundial, el inversionista exacerba su aversión dando lugar a la demanda de mayor rendimiento en el corto plazo. En este contexto, cuando existe una fuerte presión por parte de los inversionistas la curva de rendimiento pasa de ascendente a plana y probablemente llegue a ser invertida.

Tal como se cita en esta nota, los bonos del tesoro de EE. UU a corto plazo hoy día pagan más que los bonos a largo plazo. La situación alarma porque dicha conducta se ha venido reportando en los últimos 5 meses, y acorde a cifras históricas las últimas recesiones - como la burbuja del dotcom 2000 y la crisis inmobiliaria 2007-2008- han estado precedidas por curvas invertidas a 10 meses previos a dichos eventos.

Pero como en todo debate existe una objeción, hay quienes se inclinan a que la conducta del mercado de deuda soberana de EE. UU no es de alarmarse alegándose que las tasas de desempleo del país se encuentran en un mínimo (3.7%) y se reporta un crecimiento (2.85%) que supera muchas de las otras economías avanzadas. Sin embargo, la alegación es cuestionable bajo el hecho de que antes de la crisis 2007-2008 se abogaba por esta misma posición. Para el período 2007 la tasa nacional de desempleo de EE. UU reportaba 5.0% y la economía crecimiento de 1.87%.

¿Estamos al borde de una recesión?

Sin duda, las curvas de rendimiento invertidas han demostrado ser indicadores de potenciales recesiones de la economía global, primordialmente si se trata de la curva de instrumentos soberanos de economías que determinan el desenvolvimiento de los mercados en el ámbito mundial. Sin embargo, lo que estas curvas proyecten esta significativamente correlacionado a las próximas acciones que se implementen en materia comercial internacional y política. Por lo que no se observará mejora alguna mientras no se logre un dialogo en el cual se concreten acuerdos entre los principales participantes del comercio internacional y las medidas proteccionistas cesen de ser utilizadas con objeto de afectación a socios comerciales. Si bien cierto existen otros eventos que agravan la situación, el comercio internacional y su crecimiento moderado podrían considerarse como los de mayor implicación.