Panamá,25º

08 de Dec de 2019

Economía

"Alimentos con ayaju", productos de la madre Tierra para evitar enfermedades

Expertos proponen consumir alimentos orgánicos para alcanzar el bienestar y prevenir enfermedades.

Cocineras sirven este miércoles alimentos orgánicos que aparecen en el libro "Alimentos con ayaju" del viceministro de Descolonización de Bolivia, Cancio Mamani, durante su presentación en La Paz (Bolivia).

Sopa de verduras kurmi, ceviche de trucha o charque de llama son algunos de los platos que aparecen en "Alimentos con ayaju", un libro que propone consumir productos orgánicos cultivados en Bolivia para alcanzar el bienestar y prevenir enfermedades.

"Son alimentos orgánicos que contienen nutrientes vitales para el ser humano", explicó este miércoles Cancio Mamani, autor de la obra y viceministro de Descolonización de Bolivia, durante la presentación del libro en La Paz.

Mamani, antropólogo de profesión, invita en su obra a "consumir todos aquellos alimentos con colores que procedan del arco iris, sin discriminar ninguna gama", como medio para prevenir enfermedades "como el cáncer, la diabetes o dolencias cerebrales".

"Los alimentos con ayaju no solo sirven para estar sano, funcionan también para vivir largos años y para trabajar de forma óptima en cualquier trabajo físico e intelectual", aseguró Mamani.

"Alimentos con ayaju", más que un libro de recetas, es un decálogo en el que Mamani asocia nutrientes a determinados alimentos en función de su color y en el que reivindica la dieta boliviana frente a la occidental.

Los alimentos verdes, morados y azules "son fuente de minerales", según el experto, mientras que los amarillos, rojos y anaranjados "son ricos en vitaminas".

"Ayaju" significa "espíritu" o "fuerza interna" en aimara, un concepto que hay que potenciar a través de la comida, a juicio de Mamani.

"Sopa de coco, acelgas, tomates... Hay que consumir esta dieta ancestral de manera cotidiana, de manera sistemática e integral", defendió el viceministro.

Estos alimentos que deben consumirse crudos o semicocidos, preferiblemente, "para potenciar su naturaleza saludable", concluyó el antropólogo.