Temas Especiales

07 de Jul de 2020

Economía

Impuestos provisionales para la madera

El Consejo Municipal de Darién fijó en $15 el pago de impuesto por la tala de especies nativas bálsamo, caoba, espavé, quira, almendro; y entre $3.00 a $5.00 por metro cúbico el costo para su movilización

Miambiente realiza operativos constantes en Darién y Panamá Este contra la tala ilegal.Archivo | La Estrella de Panamá

El Consejo Municipal de Santa Fe, en la provincia de Darién, fijó en $15 el pago de impuesto por la tala de especies nativas bálsamo, caoba, espavé, quira, almendro, de manera provisional, mientras que otros se muestran en contra por la extracción maderera, en cualquiera de sus formas, dentro de este "pulmón" tropical panameño.

El Consejo también estableció el cobro por movilización dentro de las guías de traslado de las especies ya descritas, incluyendo teca, cuyo monto de pago será por volumen, a razón de $3.00 a $5.00 por metro cúbico.

Además, concedió el permiso para comercialización y movilización por parte de la Tesorería Municipal, siempre y cuando se tenga el permiso del Ministerio de Ambiente (MiAmbiente).Así quedó establecido en el Acuerdo Municipal N°010-20 del 20 de febrero de 2020, publicado en la Gaceta Oficial Digital No. 28974 publicada el pasado 6 de marzo del presente año.La Ley 106 del 7 de octubre de 1973 establece como competencia privativa de los Consejos Municipales, emitir acuerdo que impongan tasas e impuestos para las actividades comerciales que se desarrollen dentro del distrito.

Clelia Mezúa, de la Organización de Mujeres en Defensa de los Bosques de Cémaco, de la comarca Emberá, expresó que están en desacuerdo con la extracción de madera en todas sus formas, pues recordó que “Darién es Patrimonio de la Humanidad declarado en el año de 1981 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y da vida a los pueblos indígenas y al país”.

“Queremos mantener vivos nuestros ríos 
nuestros bosques porque de ellos nosotros vivimos”
CLELIA MEZÚA, DIRIGENTE DE LA ORGANIZACIÓN 
DE MUJERES EN DEFENSA DE LOS BOSQUES DE CÉMACO

Exigió al Ministerio de Ambiente que suspenda y revoque todo los permisos de tala ya entregados y pendientes por entregar, principalmente de las áreas de Cémaco de los ríos Tupiza, Bajo Chiquito y Maragantí, porque aseguró “se están secado, llenándose de lama y contaminándose” debido a la deforestación.

“Queremos mantener vivos nuestros ríos nuestros bosques porque de ellos nosotros vivimos”, señaló Mezúa, quien a su vez advirtió medidas de presión por la extracción de madera en Darién, sin la aprobación de los congresos indígenas respectivos.

El Artículo 10 de la Ley 22 del 8 noviembre de 1983 y Decreto Ejecutivo N°84 de 9 de abril de 1999, destacó Mezúa.De acuerdo con datos del Ministerio de Ambiente, Panamá perdió en siete años 56,369.49 hectáreas de bosques, a razón de 8,050 hectáreas por año.

El 90% de la deforestación es por tala ilegal (los que no tienen permiso), ha afirmado el ministro de Ambiente Milciades Concepción.Veraguas, Panamá y Darién son las provincias con mayor cantidad de bosques perdieron en los últimos siete años; y aún así se sigue talando para su comercialización.

El año pasado el Ministerio de Ambiente emitió una medida de regulación temporal sobre aprovechamiento forestal a nivel nacional.

Se trata de la Resolución No DM-0395-2019 de 13 de septiembre de 2019 para suspender provisionalmente el otorgamiento de nuevos permisos especiales de aprovechamiento forestal con carácter de subsistencia y sus modalidades, permisos comunitarios de aprovechamiento forestal y concesiones de aprovechamiento forestal, en bosques naturales por un término no menor de un año, a excepción de aquellas solicitudes de dichos permisos en trámite al momento que entre a regir este artículo.

La Resolución No DM-0395-2019 de 13 de septiembre de 2019 deja sin efecto la Resolución No DM-0379-2019 de 6 de septiembre de 2019, tras una evaluación técnica.

Solo en el último trimestre de 2019, que va de octubre a diciembre, Panamá exportó 13,170,570 kilos de productos madereros, incluso maderas tropicales descortezadas, desalburadas o escuadradas, según cifras de la Contraloría General de la República.