Temas Especiales

30 de May de 2020

Economía

Fitch Rating afirma calificación de 'BBB' para el BNP en tiempos de COVID-19

La revisión surge por la recesión provocada por el Estado de Emergencia Nacional derivada de la pandemia continúan apuntalando la perspectiva negativa

BNP y Caja de Ahorros se acogen al FATCA
El Banco Nacional de Panamá (BNP) funciona como Banco Central en Panamá.Archivo |  La Estrella de Panamá

La calificadora de riesgo Fitch Ratings afirmó las calificaciones internacionales del Banco Nacional de Panamá (BNP) en ‘BBB’, con perspectiva negativa y la calificación de viabilidad en ‘bbb’. La empresa también afirmó las calificaciones nacionales del BNP en ‘AA+(pan)’, con perspectiva estable. 

La afirmación de la calificadora surge luego de dos meses de haber dado el resultado y una posterior revisión; sin embargo, en esta oportunidad analiza las expectativas de recesión provocadas por el Estado de Emergencia Nacional sanitaria derivada de COVID-19 continúan apuntalando la perspectiva negativa.

Según la calificadora en general, la disrupción de la actividad económica está ocasionando un aumento en el desempleo y una disminución en la capacidad de pago de las empresas, lo que presionará la calidad de la cartera y rentabilidad de BNP. 

En el reporte, la calificadora de riesgo destacó que la incertidumbre que rodea el impacto real de la pandemia COVID-19 sobre el sistema bancario es alta y dependerá en gran medida de la duración de esta crisis sin precedentes.

Las calificaciones internacionales (IDR por sus siglas en inglés) y en escala nacional de BNP derivan del soporte potencial que recibiría de su propietario, la República de Panamá (calificado en ‘BBB’ por Fitch, también con perspectiva negativa) y refleja la garantía estatal sobre todas sus obligaciones.

Las calificaciones internacionales de BNP están alineadas con las del soberano panameño, ya que Fitch considera los importantes incentivos para proveer soporte oportuno al banco, considerando su importancia sistémica y su estructura de depósitos, la cual incluye 49% proveniente de entidades públicas y 30% de la Caja de Seguro Social (CSS). Asimismo, BNP provee servicios relevantes y facilidades de liquidez a un sistema bancario que carece de Banco Central.

Por su parte, la calificación de viabilidad (VR) del BNP está influenciada altamente por la evaluación de Fitch sobre el entorno operativo, el cual tiene una perspectiva negativa dado el empeoramiento de las condiciones económicas para 2020 y la recuperación económica que podría darse hasta 2021. 

En su evaluación, Fitch también consideró altamente importante el perfil de la compañía y su relevancia sistémica en Panamá. El BNP se favorece de un costo de fondeo bajo, ya que las entidades públicas están requeridas por ley a mantener sus depósitos dentro del banco. Con una proporción elevada de activos líquidos, el BNP es la segundad entidad financiera en términos de activos (diciembre 2019: $10,823 millones) y la cuarta en términos de préstamos (8%) con participaciones entre moderadas y bajas en los principales segmentos crediticios.

El Banco parte esta recesión con niveles de morosidad bajos, no obstante, Fitch espera un cierto deterioro de la calidad de activos debido a la disrupción económica ocasionada por COVID-19. A diciembre de 2019, los préstamos con vencimiento mayor de 90 días representaron 0.9% de los préstamos y la cobertura de reservas para pérdidas crediticias 159%.

Además la calificadora espera un retraso en el reconocimiento de préstamos deteriorados, ya que las medidas temporales del regulador panameño permitirán al BNP extender los períodos de gracia de tres meses a los préstamos afectados por la pandemia de coronavirus sin necesidad de reclasificarlos y, por ende, sin requerir constitución de reservas adicionales. Aunque esto aliviará algunas presiones sobre las métricas de calidad de los activos, reconoció Fitch Raitings, los riesgos asociados al menor flujo de efectivo y los efectos retardados de la mora una vez que finalice la prórroga permanecerán.

Fitch estima que las utilidades se verán presionadas en 2020. A diciembre de 2019, las utilidades operativas a activos ponderados por riesgo fueron 3.1% y las utilidades operativas antes de gastos por provisiones representaron 4% de los préstamos brutos. 

El impacto del incremento en gasto por provisiones, los menores ingresos por intereses y menor eficiencia operativa asociada a la disminución en el volumen de negocios, podrían compensarse parcialmente por el menor costo de fondeo asociado al sector público, sin embargo, la rentabilidad probablemente se reducirá.