Temas Especiales

23 de Oct de 2020

Economía

América Latina y el Caribe desperdicia el 11% de los alimentos que produce anualmente

El porcentaje equivale a 220 millones de toneladas de alimentos que se pierden al año con un valor económico aproximado de $150 mil millones

América Latina y Caribe quieren reducir desperdicio de alimentos
La reducción de la pérdida y desperdicio de alimentos es crucial en un mundo en el que el número de personas afectadas por el hambre ha ido lentamente en aumento desde 2014.Archivo / La Estrella de Panamá

Mientras millones de personas en el mundo se enfrentan a graves niveles de inseguridad alimentaria y desnutrición, en América Latina y el Caribe se desperdicia el  11% de los alimentos que  se producen, sólo desde la etapa posterior a la cosecha hasta la venta al por menor, alertó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Según el organismo, ese porcentaje  equivale a 220 millones de toneladas de alimentos que se pierden al año con un valor económico aproximado de $150 mil millones, lo que demuestra la enorme magnitud del problema, especialmente considerando que más de 62 millones de personas viven en inseguridad alimentaria severa en la región.

La FAO difundió estas cifras este martes, 29 de septiembre, en el marco de la celebración, por primera vez, del Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, en medio de la pandemia mundial de la covid-19, que ha provocado un despertar global sobre la necesidad de transformar y reequilibrar la forma de producir y consumir nuestros alimentos.

Manuel Otero

La crisis sanitaria aumenta la presión mundial por las garantías de los alimentos seguros

Lee más

 “El proceso de recuperación de la crisis global por el coronavirus debe ser con trasformación, y la reducción de las perdidas y desperdicios de alimentos es un tema que debe estar presente en la agenda gubernamental de los países”, expresó la Oficial Principal de políticas de la FAO,  Maya Takagi, en un publicación del organismo que cuelga en su página web.

Pero, ¿por qué es importante reducir la pérdida y desperdicio de alimentos?

De acuerdo con la FAO, la reducción de la pérdida y desperdicio de alimentos es crucial en un mundo en el que el número de personas afectadas por el hambre ha ido lentamente en aumento desde 2014 y donde cada día se pierden o desperdician toneladas, y toneladas de alimentos comestibles. 

En su informe precisó que a escala mundial se pierde alrededor del 14% de los alimentos producidos entre la cosecha y la venta al por menor. También se desperdician cantidades significativas en la venta al por menor y en la esfera del consumo.

A su vez señaló que la pérdida y desperdicio de alimentos también ejerce una presión innecesaria sobre la base de recursos naturales y el medio ambiente agotándolos. Se pierden o se desperdician los alimentos, se desperdician todos los recursos utilizados para producirlos, incluidos el agua, la tierra, la energía, la mano de obra y el capital. Además, el desecho en vertederos de la pérdida y desperdicio de alimentos produce emisiones de gases de efecto invernadero, lo que contribuye al cambio climático.

Frente a este panorama, la FAO destacó que está trabajando con los países de la región para reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos mediante la innovación, con iniciativas como las aplicaciones tecnológicas que facilitan la distribución de alimentos, optimizan la recolección de datos y permitan una mejor trazabilidad de las pérdidas y desperdicio de alimentos.

También ayuda a los países apoyar a la agricultura familiar con programas de innovación e infraestructura en post-cosecha y procesamiento, para evitar las pérdidas durante esos eslabones de la cadena productiva.

Otra medida importante que está implementando es fomentar la compra de productos agrícolas locales y crear campañas de sensibilización para informar y persuadir a las personas de los beneficios que implican reducir las pérdidas y el desperdicio alimentario.

Igualmente trabaja con legisladores de la región para impulsar marcos legales integrales que permitan la prevención de las pérdidas y desperdicios de alimentos, desde los primeros eslabones de la cadena de suministro, y que prohíban la destrucción de alimentos que alcanzan su fecha de vencimiento.

Para impulsar este tipo de cambios, el organismo ha desarrollado alianzas estratégicas, con socios como la Red de Bancos de Alimentos, los mercados mayoristas, la industria alimentaria, la academia, y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“No se me ocurre mejor forma de celebrar este día tan importante que comprometiéndonos a trabajar todos juntos. Porque reducir el desperdicio de alimentos es una tarea de todos. Cada sector por más pequeño que sea, tiene un rol importante que cumplir”, expresó en este marco el representante del BID, Germán Sturzenegger.