05 de Dic de 2021

Economía

El rol de la banca en la reactivación económica

La representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Panamá, Verónica Zavala, habló del tema y expuso su visión y los planes de reactivación que tiene para Panamá

La representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Panamá y gerente para Centroamérica, México, República Dominicana y Haití, Verónica Zavala, destacó en entrevista con La Estrella de Panamá el rol que juega la banca en la reactivación económica del país, los financiamientos que mantiene el banco en su agenda, los desafíos y el potencial que tiene para diversificar su economía en el camino hacia la reactivación, en medio de una crisis marcada por la pandemia de la covid-19 y que ha puesto en jaque muchos de sus proyectos.

Verónica ZavalaCedida

Zavala es representante del banco en Panamá desde enero de 2018, después de haber servido por dos años como representante en México en 2016 y 2017. En su trayectoria en el BID ha sido gerente de Planeación Estratégica y Desarrollo Efectivo; gerente del Departamento de Países del Grupo Andino, y directora Ejecutiva por Perú. Antes de su ingreso al banco, fue gerente sectorial en el Banco Mundial en el área de sector público para América Latina. Previo a su carrera en organismos multilaterales fue ministra de Transportes y Comunicaciones en Perú y secretaria de Gestión Pública de la Presidencia del Consejo de Ministros del Perú, entre otros cargos vinculados a la reforma del estado y la promoción de la inversión privada.

Ciudadana peruana, Zavala es abogada por la Pontificia Universidad Católica del Perú y tiene una maestría en administración pública por la escuela de gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard.

¿Cuál es el papel de la banca en la reactivación económica?

Es muy claro que esta pandemia tiene por un lado todos los efectos sanitarios y la necesidad del confinamiento por las razones sanitarias, los costos para las familias y para el Estado para cuidar la situación sanitaria, pero el correlato de esos en la economía es muy importante también. El confinamiento hace que la actividad económica se contraiga y con esto se generan situaciones complicadas para las empresas de todo tamaño y a su vez tienen deudas y necesidades de recursos con la banca; y esto genera una situación de tensión entre la necesidad de que el sistema financiero sea lo más robusto posible y por otro lado el financiamiento a las empresas. Lo que se trata aquí es encontrar ese equilibrio para no dañar al sistema financiero que es tan importante para salir de la crisis. No pedirle más de lo que puede dar, pero que también se pueda dar el acompañamiento para que las empresas que eran solventes antes de la pandemia, no dejen de existir, porque la reactivación necesita de estas empresas justamente para que la economía pueda ponerse en marcha nuevamente.

¿Cómo lograr ese equilibrio para no dañar el sistema financiero?

Panamá definitivamente ha tenido un sector financiero que ha sido muy competitivo. Hay que decir que los últimos años no han sido los mejores, se redujo en parte el sector. Algunas entidades financieras internacionales se fueron del país. Entonces, es un sector robusto, pero que no está en el top que tenía antes. Ahora, es importante tener en cuenta que el sector financiero en Panamá se ha concentrado en ciertos sectores, muy concentrado en carteras hipotecarias, el tema de construcción, de consumo y comercial, y muy alejado, por ejemplo, de la industria y no tan cerca a las pymes. En todo caso, muy cerca a Panamá y no precisamente en una presencia en todo el territorio. Hay un desafío para que el sector financiero en su conjunto pueda atender las necesidades financieras de más sectores en todo el territorio, pero tiene que balancearse... con mejoras a lo interno de la banca, modernización, modernización de Fintech, de datos, pero también en algunos segmentos...

Dentro de esos desafíos, a su juicio, Panamá tendría la necesidad de diversificar su economía. ¿Qué sectores en específico?

En el BID estamos convencidos de que para Panamá poder seguir creciendo de una manera dinámica como lo había estado haciendo en la primera década [de 2000] hasta el año 2015 muy dinámicamente, tiene que diversificar su economía. Es decir, la economía de Panamá tiene una altísima concentración en construcción, en inmobiliario y no tiene otros sectores importantes. Y esto es algo de lo que el gobierno era muy consciente. Por ejemplo, por eso había tanto incentivo por desarrollar el sector turismo, por redinamizar el sector agro, y eso es bien importante. Ya había una conciencia. Hoy esto debe continuar. Es decir, que saliendo de la crisis tenemos que hacer todo lo posible para que el turismo vuelva a tener protagonismo, para que la logística más sofisticada sea otro motor para la economía. Turismo, agro, logística está desarrollándose, ahora incluso todo el tema del hub digital. Compartimos esta visión de que tenemos que diversificar la economía panameña.

“Estamos convencidos de que para Panamá poder seguir creciendo de una manera dinámica como lo había estado haciendo en la primera década [de 2000] hasta el año 2015 muy dinámicamente, tiene que diversificar su economía”.

¿Qué financiamientos está haciendo el BID o tiene destinado en temas de turismo, logística y agro?

De alguna manera, la pandemia ha puesto un paréntesis a muchos planes del BID. Por ejemplo, teníamos dos proyectos, que no han parado totalmente, pero sí han perdido fuerza porque se ha tenido que atender otras cosas, pero lo vamos a continuar después con más fuerza. Tenemos un proyecto en todo el tema de turismo, cómo desarrollar las ciudades que tienen vocación turística, de manera tal que puedan ser polos para un desarrollo turístico más amplio que el que ha tenido Panamá, muy concentrado en turismo de shopping y algunos destinos de playa, con otras cosas adicionales. Estamos trabajando con otras ciudades, como Portobelo, Boquete, y otras, para darle una mirada más amplia al Casco, a toda esa zona no solamente de Santa Ana, Santa Felipe y El Chorrillo. Tenemos muchos otros proyectos para desarrollar más el turismo. También tenemos acordado para el año 2020 y 2021 un proyecto para acompañar al sector agro, más específicamente, ayudarlo a modernizarse y vamos a seguir en esa línea. Tenemos un proyecto vivo actual en todo el tema digital, probablemente vamos a continuar en esa línea acompañando. Consideramos, y eso lo trabajamos con el MEF (Ministerio de Economía y Finanzas), muy claramente que tenemos que acompañar la diversificación productiva de Panamá; y es un desafío para la reactivación económica.

¿Cuáles serían los financiamientos a corto plazo que tiene previsto hacer el BID en Panamá?

Todo depende de cómo contemos el corto plazo. Por ejemplo, estamos con un proyecto de $300 millones a través del Banco Nacional para acompañar a las pymes y también a empresas del sector agro. Este es un proyecto de $150 millones este 2020 y los otros $150 millones el próximo año (2021) , para totalizar los $300 millones, a través del Banco Nacional. De los primero $150 millones, más de $90 ya han sido desembolsados y esperamos que en diciembre terminemos. Con el aprendizaje de cómo nos ha ido con esto, vamos incluso a hacerle mejoras para el segundo tramo que viene en el primer trimestre de 2021. Esto es a corto plazo. Nuestro proyecto de agro lo hemos venido desarrollando y diseñando, y esperamos aprobarlo también el próximo año, bien pronto. También tenemos otro proyecto para acompañar a Panamá en más liquidez, un préstamo programático para acompañar al país en sus necesidades de financiamiento externo. Cuando digo programático, son préstamos que hemos estado acompañando con temas técnicos a sectores y eso de alguna manera da lugar a un desembolso que va al MEF. Y aquí hemos estado trabajando muy fuertemente acompañando todo el tema organizativo de paridad de género y el próximo año también estaremos trabajando en el tema de competitividad, de economía naranja, que es parte de la diversificación y competitividad y otros temas. Panamá tiene una industria creativa muy importante que de alguna manera necesitamos seguir promoviendo, generar la institucionalidad para que además complemente no solamente el desarrollo natural de los panameños, sino que también sean parte de un complemento de toda la oferta turística, porque la gente viene a un país también por su riqueza cultural y diversidad que tiene.

¿Cómo califica el BID el potencial que tiene Panamá para el desarrollo turístico?

Panamá es una joya subutilizada. Soy representante del BID en Panamá y aprovechaba, cuando se podía, los fines de semana para conocer más de este país. Si vas a Portobelo, por ejemplo, tiene una historia interesantísima. Todo lo que tiene que ver con el oro, cómo se iba, las fortalezas; y eso se puede combinar con una comida afroantillana. Y si vas a Boquete se puede disfrutar de ver quetzales, ver la naturaleza, conocer sobre el café y hacer unas caminatas realmente increíbles. Y si uno está aquí en la ciudad y va al Casco, se puede ver mucha historia, en un ambiente realmente espectacular desde el punto de vista cultural y gastronómico. Pero si le gusta más el buceo, Coiba es otro espacio donde uno puede tener otro tipo de viaje y ver a unos mamíferos gigantescos en su ambiente natural, en una zona donde había una prisión que ha sido preservada, realmente prístino para poder verlo. Estoy hablando un poco de memoria, pero hay mucho más que eso. El propio volcán Barú da la oportunidad de ver dos océanos en una misma mirada, es realmente algo único y que no se conoce tanto. El turismo de Panamá es totalmente posible; y si uno mira un país vecino como Costa Rica, tiene un desarrollo turístico que no tiene por qué ser tan distinto de lo que puede lograr Panamá. Simplemente Panamá ha tenido un crecimiento por otras áreas, pero no significa que no tenga las condiciones para turismo.

¿Cuánto en específico financia el BID al país para proyectos turísticos?

Tenemos dos proyectos aprobados, por el orden de los $100 millones cada uno, pero solamente uno ha estado desarrollándose con mucha velocidad. El otro está para comenzar y la pandemia nos ha agarrado allí, pero hay los recursos. Aquí lo importante es que el MEF está teniendo que hacer algunos ajustes que entendemos para el momento de la crisis. La crisis sanitaria viene con necesidades de inversión en el sector salud y de acompañamiento a los más vulnerables con el bono solidario, etc. Entonces, eso hace que aún tenga una política contracíclica. El MEF no puede atender el mismo nivel de inversión que había tenido previsto si no se hubiese dado la pandemia. Nos vamos ajustando, pero la visión sí la compartimos. La visión que nosotros planteamos está muy encajada con la visión que tiene el MEF, simplemente que esa visión de alguna manera hoy tiene una emergencia y vamos a retomar eso pasada la emergencia, cuando las necesidades de atención a la pandemia, a los más vulnerables y a sacar del hoyo a las empresas, pase. Por ejemplo, no teníamos en nuestra programación esos $300 millones para las pymes, pero surgió con la pandemia, entonces hemos cambiado un poco un proyecto por otro, pero ya van a venir. Estamos en total comunicación con el ministro de Turismo, Iván Eskildsen, estamos muy alineados con lo que se va a hacer y estamos muy satisfechos de cómo se está utilizando este tiempo para preparar mejor a Panamá para la reactivación.