15 de Oct de 2021

Economía

Nadia Benaissa: 'El desafío de los bancos está en pensar más en los clientes y menos en sus propios intereses'

La directora de Marketing Global de BPC Banking Technologies analiza la urgencia de promover la inclusión financiera en Latinoamérica, ya que tanto empresas como negocios requieren de financiamiento para subsistir tras la pandemia

Nadia Benaissa: 'El desafío de los bancos está en pensar más en los clientes y menos en sus propios intereses'
Nadia Benaissa, directora global de mecadeo de BPC Banking Technologies.Cedida

“Para que los países generen un aparato productivo más dinámico, la banca debe enfocarse en otorgar créditos más rápidos, instantáneos y económicos que tengan tiempos y tasas de pagos más flexibles. El desafío de los bancos hoy está puesto en pensar más en los clientes y menos en sus propios intereses”, así lo explica Nadia Benaissa, directora de Marketing Global de BPC Banking Technologies, que nos recibe desde París para analizar el estatus de la bancarización en la región y el rol de la tecnología en el balance de una relación satisfactoria entre los clientes y la banca.

El concepto de 'fintech' agrupa a las empresas financieras tecnológicas que aportan nuevas ideas y reformulan el ecosistema con las nuevas tecnologías de la información, las aplicaciones móviles o la 'big data' y transforman la manera de prestar los servicios financieros. ¿Qué tanto mueven hoy la economía este tipo de compañías en Latinoamérica?

Las fintech no son algo nuevo; las empresas de la industria de tecnología financiera han existido durante décadas, pero en los últimos años han cobrado mayor relevancia. En Latinoamérica, por ejemplo, las fintech están entregando soluciones innovadoras para atender a la población y creando poco a poco un sistema financiero más inclusivo. Como contexto, la región representa uno de los mercados globales de más rápida evolución en cuanto a la penetración del internet y de los smartphones; por ejemplo, la adopción ha aumentado a casi un 72% en comparación con el 60% en el mundo; esto sumado a una población joven y conocedora de lo digital, exigente, y a una región que representa un alto potencial de crecimiento económico y una continua falta de acceso a los servicios financieros... esto hace que América Latina acceda a un mercado muy fértil para las empresas fintech. Debemos entender que, durante la pandemia, la demanda de servicios financieros digitales aumentó y aceleró la inclusión financiera. Según Americas Market Intelligence, la población bancarizada creció en un 24% en 2020, sin embargo, muchos millones de personas en América Latina todavía no tienen acceso a servicios financieros, por lo que no podemos esperar que la industria fintech continúe creciendo.

Entiendo que BPC ha venido trabajando con Telered desde hace siete años; fue su primer cliente en la región cuando la empresa comenzó su período de expansión. ¿De qué manera esta alianza ha permitido responder a la evolución del mercado de pagos en Panamá?

BPC es una empresa especializada en sistemas financieros que comienzan su actividad con los pagos a nivel nacional. Telered es la compañía de procesamiento más grande de Panamá y muy importante en la infraestructura del país. Hace unos años descubrió que su tecnología heredada estaba frenando sus ambiciones comerciales, ante esto la empresa decidió incorporar la Suite Smart Vista de BPC, que es nuestra plataforma de pagos para los sistemas nacionales, para los bancos y Telered la selecciona para que su estrategia de crecimiento se hiciera realidad, incluyendo la actualización de su red para permitir el procesamiento y para obtener más seguridad y un sistema que funcione con todos los bancos. Hemos trabajado con Telered durante más de siete años; conectamos todos sus cajeros automáticos, los bancos, hacemos tarjeta management y continuamos colaborando en iniciativas comerciales que generan valor estratégico. Estamos muy orgullosos de decir que somos el aliado estratégico de Telered y sin duda esta alianza ha permitido a la organización responder de manera muy rápida a la evolución del mercado de pagos del país.

Panamá dispone de un 'hub' financiero robusto. ¿Qué crees que debería considerar la banca en sus estrategias de comunicación y 'marketing' para mantener una relación estrecha con los clientes?

Desde BPC consideramos que uno de los mensajes más claros que ha dejado la realidad vivida en estos últimos meses es que, los clientes son quienes definen la forma como hacen sus operaciones financieras; no son los bancos, son los clientes quienes deciden, donde la adopción de los teléfonos inteligentes y la conectividad a internet han promovido el acceso digital a los servicios financieros. Hoy, las expectativas de los usuarios se concentran en la forma como la organización los trata, cómo maneja su dinero, sus productos, bienes, y los servicios que reciben y las herramientas informativas para realizar sus transacciones de pagos, de las que disponen. El día a día de los consumidores debe estar integrado perfectamente con el mundo digital y hoy en este mundo, en el que hay un cambio, los usuarios prefieren obtener un servicio financiero cuando se compra un producto en un mercado, hotel, en un website... los bancos tienen que aumentar su colaboración con estos mercados y con las fintech que crean nuevas experiencias directamente al usuario.

Hace casi un año, Santiago Egas, vicepresidente senior de BPC Banking Techonologies me comentaba en una entrevista que “la banca, las empresas, los gobiernos, las compañías de telecomunicaciones tienen que comenzar a buscar una interoperabilidad, cooperación”, ¿crees que esto ha cambiado con la pandemia?

Sí, los gobiernos están cambiando poco a poco y la colaboración se está acelerando con los bancos, con las fintech, con las empresas que necesitaban moverse a lo digital durante la pandemia. Lo veo en la industria de smart cities; por ejemplo, los gobiernos están trabajando con VISA, Mastercard, Diners para cambiar la manera en la que pagamos en el metro y en el autobús, porque no queremos contactos jamás. Así que comenzamos a ver un cambio en los servicios financieros en diferentes industrias con los pagos en el transporte, el comercio, y la ley está cambiando también para más open banking; comenzó en México, Brasil y otros países que entran en estas conversaciones sobre la banca abierta, los temas fintech; es el inicio del cambio.

Aunque Panamá cuenta con una importante exposición al sistema financiero, desde BPC mencionaban hace un año que el nivel de transaccionalidad en el país demoraría en recuperarse tras la pandemia, porque el país depende de factores externos y del ecosistema internacional. ¿Cuál es el reto de los bancos para generar un aparato productivo más dinámico?

Con la llegada de la covid-19 al mundo entero se ha podido vivir el avance tecnológico más grande de la historia; ganamos cinco años en un año. En la compañía hemos venido atendiendo a clientes de manera remota sin ninguna dificultad y con la inteligencia artificial, el machine learning y otras tecnologías hemos podido avanzar de manera más rápida, estratégica y diferente. En BPC creemos que para que los países generen un aparato productivo más dinámico, la banca debe enfocarse en otorgar créditos más rápidos, instantáneos y económicos que tengan tiempos y tasas de pagos más flexibles. El desafío de los bancos hoy está puesto en pensar más en los clientes y menos en sus propios intereses.

¿Cómo podemos desde las 'fintech' propiciar una mayor transparencia financiera en nuestros países?

El panorama general en Latinoamérica es que dos de cada cinco trabajadores aún no tienen una cuenta de ahorros o una cuenta bancaria para hacer transacciones, esto según datos del Banco Mundial. Además gran parte de la población no se encuentra bancarizada y muchas personas tienen un acceso limitado a los servicios financieros o dificultad para obtener un préstamo o créditos; esto deja en evidencia que se debe trabajar por la inclusión financiera de la región, ya que hoy más que nunca no solo las personas, sino también los negocios, requieren de acceso a financiamiento para subsistir. Los bancos tradicionales carecen muchas veces de transparencia suficiente en lo relacionado con las condiciones de préstamos o cálculos de riesgos; eso ha sido tomado en cuenta por empresas fintech, cómo los bancos que han optado por ofrecer a sus clientes transparencia en cuanto al cálculo de precios y calificación crediticia, generan un sentimiento de confianza con sus usuarios.

Desde muy joven has estado vinculada a la labor gerencial en diferentes compañías internacionales. Quisiera que nos comentaras sobre la importancia de la visión femenina en estos sectores.

El mercado es una mezcla de mujeres y hombres, así que las empresas fintech y los bancos tienen que reflejar el mundo real. Es muy importante que creemos y diseñemos soluciones y productos financieros que respondan a las necesidades de las mujeres, de los jóvenes, y los menos jóvenes, con el usuario, de acuerdo con la estrategia. Las empresas de hoy necesitan ser la reflexión del mundo, y el mundo no es de hombres, es una mezcla, esa es mi respuesta. Soy una mujer muy activa en el sector fintech, me gusta mucho ser una mentora para otras mujeres.

“El mercado es una mezcla de mujeres y hombres, así que las empresas 'fintech' y los bancos tienen que reflejar el mundo real. Es muy importante que creemos y diseñemos soluciones y productos financieros que respondan a las necesidades de las mujeres, de los jóvenes, y los menos jóvenes, con el usuario, de acuerdo con la estrategia”.

Me gustaría cerrar comentando sobre el proyecto 'Safal Fasal', un mercado de pymes dedicado a ayudar a los agricultores de la India a obtener acceso a financiación, herramientas y compradores. ¿Qué tipo de infraestructura requieren para implementar iniciativas de este tipo en países de Centroamérica?

Los agricultores se ven regularmente afectados por el cambio climático, por la covid-19 y otros problemas. La covid-19 sumó un nuevo desafío y en medio de la pandemia decidimos lanzar nuestro primer mercado agrotech, que nace con la misión de poder usar la tecnología para servir a los agricultores y resolver sus desafíos en cuanto a la obtención de acceso a insumos, financiamiento, seguros o servicios de asesoramiento. Lo que hemos podido ver es que la pandemia ha acelerado la transformación digital de muchas industrias, y la agroindustria es un ejemplo, incluso el sector agrícola, por lo que si vamos a implementar una iniciativa para 'Safal Fasal' en Latinoamérica, es primordial tener agricultores equipados con teléfonos para realizar esta transición digital. En este proyecto es muy importante trabajar con gobiernos, bancos y todas las empresas que van a proveer valor a los agricultores. Con este mercado tenemos mujeres agricultoras también y trabajamos con ellas para desarrollar sus empresas. Este proyecto es muy interesante, importante y estratégico para cada país que tiene agro.