15 de Oct de 2021

Economía

El hub logístico panameño a la defensiva

Según los transportistas, las empresas extranjeras intentan acaparar toda la cadena de servicios logísticos y esto causa graves enfrentamientos en varios mercados

Mientras que los transportistas panameños denuncian prácticas abusivas y desleales por parte de algunas navieras, como Maersk y MSC, acaparando el negocio e impactando negativamente toda la cadena de logística de nuestro país, según afirmó la Coordinadora Nacional de Transporte Terrestre de Carga Contenerizada de Panamá.

Por su lado, el sector de la Industria Marítima Auxiliar lucha por una ley que intenta poner alto a los abusos similares, protagonizados por empresas extranjeras, según sectores de la industria marítima auxiliar.

El enfrentamiento se centra en el acaparamiento de servicios de transporte y de aduana por parte de las transnacionales y la negativa de acabar con esta práctica. Para los transportistas hay un claro incumplimiento del artículo 13 de la ley 51, que indica que el Estado no permitirá la concentración y control de dicha actividad a favor de ninguna organización empresarial, sindical o gremial, incluyendo navieras, puertos y ferrocarriles en ninguna modalidad de carga, para evitar condiciones monopolísticas. Las dos transnacionales reseñadas entienden que sí pueden operar toda su cadena logística puerta a puerta, excluyendo a transportistas y agentes de aduana.

Para José Digerónimo, director ejecutivo de la Asociación Armadores Panameños (ARPA), el evitar que empresas con naves extranjeras den servicio, cobren y se retiren de aguas panameñas, sin ninguna responsabilidad, ni siquiera ha podido ser respaldado por ninguna ley, debido a que Panamá no tiene tal legislación, a pesar de que es un país que cuenta con el Canal de Panamá y que más del 80% de las naciones con negocios marítimos, sí la poseen.

Mientras que para los transportistas “hay navieras que llevan a cabo una estrategia global para tomar el control de toda la actividad en tierra del manejo de la carga”, de acuerdo con su manifiesto, para la industria marítima auxiliar la situación escala con naves foráneas que no pagan impuestos, no contratan panameños, no son supervisadas por la Autoridad Marítima Panamá, pero sí realizan la actividad en detrimento de los nacionales, dijo el vocero; y que además, atentan contra el medio ambiente, agregó.

"Las empresas extranjeras intentan acaparar toda la cadena de servicios logísticos y eso está causando graves enfrentamientos en varios mercados como Chile y Australia" , afirmaron los dirigentes con diferencias profundizadas a partir de la crisis pandémica. Un tema que califican de abusivo y en el que coinciden igualmente ambos sectores de cabotaje en la tierra y el mar.El clima de opinión empresarial, laboral y de negocios en torno a las distorsiones del mercado debe ser regulado, estamos hablando de una industria auxiliar que mueve billones de dólares alrededor de las ventajas de nuestra posición geográfica. Panamá y el mundo deben asociarse en la prosperidad, sin exclusiones, afirma Digerónimo.

La lógica es que sean los panameños los que puedan tener la oportunidad de desarrollar sus industrias en torno al sector logístico en conjunto con las empresas internacionales, sin exclusiones que no podemos aceptar pasivamente los panameños; ni en mar, ni en la tierra por una simple, pero vital, cuestión de supervivencia, razonó Digerónimo.

El llamado de los transportistas es urgente y en pie de guerra: “no es un juego quedarán más de 200 mil desempleados, no es legal, no es humano y agregan un no rotundo al monopolio”. Por otro lado, el sector marítimo enfrenta graves distorsiones de mercado, dijo Digerónimo. “Defendamos nuestro hub logístico”, afirmó el dirigente transportista, Gilberto Soto.