01 de Dic de 2021

Economía

Perspectiva crediticia soberana para América Latina y el Caribe será estable en 2022, pronostica Moody's

La perspectiva 'estable' refleja el balance de una recuperación económica relativamente rápida y una estabilización de la deuda en un contexto de crecientes riesgos políticos

Panorámica Panamá
Para el próximo año 2022, se esperan tasas de crecimiento económico más moderadas en las principales economías de América Latina.Aris Martínez | La Estrella de Panamá

Durante el 2022, la perspectiva crediticia soberana para América Latina y el Caribe será "estable" en términos generales, señala un nuevo informe de Moody's Investors Service.

Según la calificadora, su expectativa se refleja sobre condiciones fundamentales que determinarán la calidad crediticia soberana en los próximos 12 a 18 meses. 

La perspectiva "estable" refleja además el balance de una recuperación económica relativamente rápida y una estabilización de la deuda en un contexto de crecientes riesgos políticos, y representa un cambio favorable con respecto a la perspectiva negativa en 2021.

"Tras una fuerte recuperación en 2021, esperamos tasas de crecimiento económico más moderadas en las principales economías de América Latina para el próximo año, con el nivel del PIB en la mayoría de los países alcanzando niveles similares a los observados antes de la pandemia durante 2022", afirma la vicepresidente de Moody's, Samar Samar Maziad,.

"Proyectamos una disminución de los déficits fiscales y una estabilización gradual de los ratios de deuda al tiempo que se vayan retirando las medidas fiscales implementadas para contrarrestar los efectos de la pandemia y mejore el desempeño de los ingresos gubernamentales", añade Maziad. 

Pese a un aumento notorio de la deuda en la mayoría de los soberanos de la región, Moody's espera que la carga de intereses se mantenga en niveles similares a los observados antes de la pandemia. Las excepciones corresponderán solo a países que enfrenten elevadas presiones financieras de corto plazo, o bien fuertes desequilibrios fiscales.

"La pandemia vino a aumentar las tensiones sociales y los riesgos políticos en la región generando presiones que complicarán la gestión fiscal. Los países que cuenten con amplias redes de seguridad social y adopten políticas públicas más eficaces estarán mejor posicionados para manejar estas condiciones y abordar eficazmente los desafíos que se les presenten", puntualizó.