30 de Nov de 2022

Economía

Unos $1.100 millones en créditos modificados tienen riesgo de impago

Los créditos con riesgo de impago se concentran en las tarjetas de crédito, préstamos personales, hipotecario y turismo, afirmó el superintendente de Bancos de Panamá, Amauri Castillo

Unos $1.100 millones en créditos modificados tienen riesgo de impago
El sector bancario panameño marcha firme hacia la recuperación.Archivo | La Estrella de Panamá

Hasta la fecha, la mayor parte de los créditos modificados ya fueron negociados con acuerdos de pago por la banca panameña y sus clientes.

Al cierre del mes de julio de 2022, el total de préstamos del sistema financiero registró un saldo de $56.849 millones, de los cuales $3.850 millones corresponden a la cartera de créditos modificados, cifra que representó una reducción de $10 mil millones o un 72% con respecto al mismo periodo del año anterior (2021), arrojan las cifras de la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP).

De los $3.850 millones en saldo de créditos modificados, unos $1.100 millones entrarían en la categoría de “un mayor riesgo de crédito”, y podrían caer en “impago”, dijo el superintendente de Bancos, Amauri Castillo.

“Esta es una cifra que si la comparamos a lo que originalmente teníamos registrado en los préstamos modificados, desde nuestra perspectiva es una cifra manejable para el tamaño del sistema bancario panameño”, manifestó Castillo.

El superintendente explicó que los $1.100 millones en “préstamos modificados incobrables” o que están en “un mayor riesgo de crédito” representan un porcentaje relativamente bajo, de menos del 2%, “muy manejable”, si se compara con el total de la cartera de créditos. Sin embargo, reconoció que dicho porcentaje probablemente está concentrado en un número reducido de bancos..

Los créditos con riesgo de impago, particularmente, están concentrados en tarjetas de crédito, préstamos personales (excepto aquellos que cuentan con el sistema de descuento directo), hipotecario y turismo, detalló.

Con respecto al sector turismo, comentó que este se ha ido reactivando, pero de una forma “lenta”, por lo que están trabajando para incentivar el crédito a través de programas de garantías compartidas, como por ejemplo con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “Son cifras y sectores que de alguna manera no generan una preocupación importante”, dijo Castillo, destacando que los bancos todavía están proporcionando facilidades de pago a los clientes, no obstante, es relevante que los clientes se acerquen a sus entidades bancarias, porque todavía existe una bolsa de créditos que desafortunadamente el cliente no ha dado la cara o no se ha acercado al banco.

“Aún cuando no tenga en estos momentos una posibilidad de cumplir con sus obligaciones, lo más importante es dar la cara”, insistió Castillo, subrayando que en marzo del próximo año (2023) se cumplen tres años de que la Superintendencia de Bancos flexibilizó las normas de gestión de riesgo de crédito.

El pasado 2 de septiembre, en el marco de la VII Cumbre Financiera Internacional Panamá 2022, el presidente de la Asociación Bancaria, Carlos Berguido, dijo a este diario que ante la dificultad que se está viendo en la recuperación de préstamos impago por moratoria "los bancos se han visto obligados a realizar provisiones de crédito para absorber las posibles pérdidas que se dimanen de esas carteras, pero es un problema ampliamente resuelto”.

Marco legal para pagos

Castillo, además, expresó que está muy interesado y enfocado en lograr un marco legal moderno que establezca un sistema de pago, aunque la Superintendencia no tiene iniciativa legislativa. Señaló que este es un tema que le corresponde al Ministerio de Economía y Finanzas, entendiendo el rol que tiene como rector de políticas públicas particularmente en materia económica.

“Esto tiene un componente importante para impulsar inclusive la economía del país. Nosotros aspiraríamos –obviamente no está en nuestras manos el control de eso– a que para antes de que termine el año se pueda presentar una iniciativa”, apuntó Castillo.

No obstante, mencionó que eso lleva un procedimiento de presentarlo al Consejo de Gabinete, luego a la Asamblea Nacional, pero que en este momento hay también el interés del Banco Nacional de darle una mirada integral al proyecto y hacer incorporaciones que realmente puedan darle valor, ya que lo que se quiere es tener un instrumento, una ley con todos los elementos que puedan atender la liquidación bruta en tiempo real, la posibilidad de la revocabilidad de los pagos, la insolvencia de un participante en el sistema de pago.

“Todos esos son elementos supremamente importantes que deben estar consignados en un marco legal, no son cosas que se pueden determinar a través de un acuerdo bancario o un acuerdo de la autoridad que de alguna manera se vaya a definir”, enfatizó Castillo, para quien otro elemento, desde su perspectiva, es que tiene que haber un banco operador, una autoridad de pagos y claridad de los participantes de un sistema de pagos que pueden ser participantes directos o indirectos.

El superintendente de Bancos se refirió al respecto durante el lanzamiento del nuevo servicio ACH Xpress, que permite a los cuentahabientes a través de su banca en línea y banca móvil realizar transferencias instantáneas, de banco a banco, de hasta $500 con disponibilidad de fondos de forma inmediata.