Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Internacional

Tres periodistas de la BBC son ultrajados en Libia

Tres miembros del servicio árabe de la cadena británica BBC fueron detenidos y golpeados en Trípoli, capital de Libia, país nor...

Tres miembros del servicio árabe de la cadena británica BBC fueron detenidos y golpeados en Trípoli, capital de Libia, país norafricano que vive una insurrección desde el 25 de febrero pasado, por las fuerzas leales al líder libio, Muamar Gadafi.

La agencia noticia, a través de su portal digital, informó que sus informadores fueron golpeados en el ejercicio de su trabajo al momento de contar acerca del conflicto que se lleva a cabo en Libia.

Los tres comunicadores, el palestino Feras Killani, el británico Chris Cobb-Smith y el turco Goktay Koraltan, fueron puestos en libertad después de pasar 21 horas detenidos.

Los periodistas fueron arrestados en las afueras de la ciudad de Zawiya, una ciudad costera a 40 kilómetros de Trípoli, donde los rebeldes eran atacados por las fuerzas de Gadafi- y detenidos en celdas durante casi un día que mostraban evidencias de torturas anteriores.

El reporte indica que el pasado lunes sufrieron repetidos ataques, mientras se encontraban esposados y con los ojos vendados.

Cobb-Smith contó al redactor jefe de la BBC para Oriente Medio, Jeremy Bowen, que los tres fueron "alineados contra una pared" para un simulacro de ejecución donde oían los disparos.

"Vi a un hombre de paisano con una pistola-metralleta. Nos la puso en la nuca a cada uno de nosotros y accionó el gatillo, dos veces, las balas me pasaron muy cerca de la oreja. Los soldados se rieron", dijo Cobb-Smith en declaraciones recogidas por la agencia AFP.

El equipo abandonó Libia, luego de las disculpas de un funcionario del Gobierno de Gadafi, cuyo nombre no se mencionó.

El cerco de Gadafi

Gadafi, de 69 años de edad, lidera una monarquía en Libia en medio del conflicto árabe que estremece Medio Oriente. Sus 41 años de poder tiemblan con el cerco de la comunidad internacional y las presiones de Estados Unidos, que ha pedido que deje el derramamiento de sangre. La Corte Penal Internacional lo investiga por crímenes.

Al tomar un mapa, Libia limita el este con Egipto donde el pasado 11 de febrero y tras 18 días de revueltas derribaron al faraón, el expresidente egipcio, Hosni Mubarak, con 30 años de Gobierno.

Al noroeste está Túnez donde al expresidente tunecino, Zine el Abidine Ben Alí, las manifestaciones antipopulares tomaron fuerza y lo hicieron huir a Arabia Saudita y fue destituido el 14 de enero pasado tras 24 años de gobierno.

Pero al oeste, está Argelia, un país que exige un giro de timón y que comienza a despertar para reclamar más libertad y cambios sociales al presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika, que acumula 12 años en el poder y ha logrado ser reelegido.

Gadafi, usando los medios estatales, ha dicho que no correrá la suerte de Egipto y Túnez y que morirá en su tierra.