Temas Especiales

25 de May de 2020

Internacional

Presidente Ecuador sostiene que pobreza en A. Latina es una vergüenza

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, manifestó hoy que "la pobreza es una vergüenza" en América Latina, al exponer en Chile la expe...

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, manifestó hoy que "la pobreza es una vergüenza" en América Latina, al exponer en Chile la experiencia de la Revolución Ciudadana que su gobierno lleva a cabo para terminar con ese flagelo en su país.

El mandatario argumentó que "el gran desafío para nuestra América, el imperativo moral, es vencer la miseria, la pobreza, (es) una vergüenza para América Latina, un continente que tuvo y tiene todo para ser el más próspero del planeta".

"El problema es político: la relación de poderes. Quienes han mandado en Ecuador, en América Latina y en el mundo. Por eso, el punto de partida del desarrollo es un proceso político", resaltó el mandatario, un economista formado en Bélgica y en Estados Unidos.

En una conferencia magistral, titulada "Desafíos de América Latina", en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el mandatario explicó que para vencer la miseria y pobreza en la región tiene que haber un cambio en las relaciones de poder en los países.

Correa realiza una visita de trabajo a Chile, y este viernes visitó la mina Gabriela Mistral en el norte del país; participó en la inauguración de la Feria del Libro, donde Ecuador es el país invitado, y sostuvo un encuentro con empresarios chilenos.

Asimismo, asistió a una cena que ofreció en su honor el presidente de Chile, Sebastián Piñera y, finalmente, visitó la tumba del ex presidente Salvador Allende.

Al presentar a Correa, la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, afirmó que el mandatario ecuatoriano "no es un economista convencional", y al frente de su país "constituyó una identidad que tuvo siempre anclas firmes en una sensibilidad comprometida por los postergados, por los excluidos, por los discriminados".

Bárcena citó que hace ocho años Ecuador dedicaba el 4,3 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) a inversión social, y en el más reciente presupuesto este renglón llegó al 11 por ciento.

La funcionaria de la CEPAL mencionó que Ecuador ha multiplicado en cinco veces su inversión en educación; 4,5 veces en salud, y 5 veces su gasto en políticas públicas de bienestar social.

En su conferencia, Correa explicó que para vencer la miseria en América Latina debe producirse un cambio en las relaciones de poder, y criticó que Europa tenga dinero para rescatar a los bancos y no para apoyar a las familias.

Por ello, Correa se preguntó "¿qué sentido tiene que haya millones de dólares para salvar a los bancos pero no existan esos mismos millones para salvar las casas de las familias?".

También subrayó que "esos procesos políticos son los que felizmente estamos viendo en América Latina con gobiernos progresistas, patriotas, que realmente están buscando la igualdad, la justicia y la dignidad para nuestros pueblos".

En su opinión, "el mundo entero está sufriendo la falta de control en los mercados financieros", y está inmerso en una crisis debido a que la vida se trata "como mercancía", el gran desafío es que "manden los seres humanos y no el capital financiero".

También, Correa sugirió que se debía convertir los Estados burgueses, cimentados al servicio del capital, en Estados populares, "inspirados en la doctrina social de la Iglesia (católica)".

A su juicio, la existencia de la pobreza, por primera vez en la historia, "no es fruto de la escasez de recursos, sino de sistemas perversos y excluyentes".

En Ecuador -dijo- bastaría con una mejor distribución del ingreso para erradicar la miseria.

Reiteró que la batalla contra la pobreza en la región pasa por revertir las relaciones de poder, en las que hasta ahora el capital primaba sobre el trabajo y los seres humanos y los intereses de los países hegemónicos sobre los de los menos desarrollados.

Correa planteó que esos mecanismos políticos deben basarse en cuatro pilares: un sistema tributario progresivo para que los ricos paguen más impuestos; que esos impuestos permitan financiar políticas sociales; que la política "gobierne" el mercado; y que se lleve a cabo una adecuada distribución del acervo social, entendido como los recursos naturales del país.

Entre los asistentes a la conferencia, estuvieron el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y el ex mandatario chileno Patricio Aylwin (1990-1994), además de los embajadores acreditados en Chile.

En su penúltima actividad en Santiago, Correa visitó la tumba del ex mandatario socialista Salvador Allende, donde prometió continuar su lucha, indicando que el derrocado presidente chileno en 1973, por un golpe militar, es un ejemplo para los líderes políticos de su generación.

"Inspiración, ejemplo, coherencia. Seguiremos con la lucha del presidente Salvador Allende", destacó, recordando su último discurso en el Palacio de La Moneda antes de quitarse la vida de un disparo en la cabeza durante el bombardeo que perpetraron los militares sublevados que lideró Augusto Pinochet.

Acompañado por las hijas de Allende, Isabel y Carmen Paz, Correa citó un fragmento de ese discurso: "Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor".

Más tarde, agregó: "Presidente, sus hombres libres están viniendo en nuestra América. Gracias por su ejemplo y su sacrificio".

La senadora Isabel Allende agradeció el homenaje que Correa brindó a su padre y le deseó suerte en los comicios presidenciales de Ecuador previstos para febrero de 2013.

Finalmente, el mandatario presentó su libro, "Ecuador: De Banana Republic a la No República", en la Feria del Libro de Santiago.