25 de Sep de 2022

América

Piden revisar formación ética

EEUU. Leon Panetta, el secretario de Defensa de Estados Unidos, aseguró que hay que revisar la formación ética de los altos mandos del e...

EEUU. Leon Panetta, el secretario de Defensa de Estados Unidos, aseguró que hay que revisar la formación ética de los altos mandos del ejército tras el escándalo que costó su cargo al jefe de la CIA, David Petraeus.

Los escándalos que sacuden a la jerarquía ‘pueden minar potencialmente la confianza en nuestro liderazgo y en nuestro sistema para reforzar nuestros altos estándares éticos’, escribió Panetta en un informe destinado al jefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas, el general Martin Dempsey.

‘Aún peor [los casos de mala conducta] pueden ir en detrimento de nuestra misión de defender al pueblo americano’, añadió.

Leon Panetta se encuentra en Bangkok para realizar —junto a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el presidente Barack Obama— una gira por el sudeste asiático.

El secretario de Defensa pidió a Dempsey que revise ‘los programas existentes de formación ética para determinar si son adecuados’ y que le envíe luego sus conclusiones, antes de enviar un informe preliminar al presidente Obama antes del 1 de diciembre.

Este anuncio llega tras el escándalo que desembocó en la renuncia del ex general de cuatro estrellas y director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) David Petraeus, al que siguieron una serie de acusaciones y acciones disciplinarias contra otros altos mandos militares.

Petraeus, un general retirado, tuvo que dimitir el viernes pasado como director de la CIA tras haber reconocido una relación adúltera con su biógrafa, Paula Broadwell.

El escándalo se reforzó con nuevas revelaciones sobre el general John Allen, comandante de las fuerzas de la coalición en Afganistán, que llevaron al presidente Obama a suspender su nominación al mando supremo de la OTAN al conocerse su intercambio de correos electrónicos con una mujer, amiga del matrimonio Petraeus.

Preguntado sobre el contenido de los correos electrónicos del general Allen, Panetta dijo que no quería interferir en el caso.

‘No quiero hacer nada que pueda tener consecuencias en la capacidad [de los responsables] de llevar a cabo una investigación objetiva sobre el contenido de los mensajes’, explicó, aunque subrayó su ‘inmensa confianza’ en el general.

CONSECUENCIAS

El escándalo empezó con las acusaciones y recriminaciones contra altos responsables militares estadounidenses.

El general Ward, ex jefe de las fuerzas estadounidenses en África, tuvo que devolver 82 mil dólares por gastos de transporte abusivos.

Otro general fue despedido en Afganistán después de haber sido acusado de agresiones sexuales.

Panetta aseguró sin embargo que la ‘mayoría’ de los generales estadounidenses tienen un comportamiento meritorio y valiente.

No obstante, insistió en que los altos mandos tienen que acatar las ‘más altas normas éticas’.